¿Conoces las propiedades del té blanco?


¿Escuchaste hablar alguna vez de las propiedades del té blanco? ¿Lo has probado? Este té es originario del oriente, más específicamente de China, de la provincia de Fujian. También se cultiva en otros países de oriente como Japón. En este artículo te enterarás de sus increíbles beneficios para la salud, así que te invito a que sigas leyendo.

propiedades del té blanco
La infusión que se obtiene del té blanco es muy suave y agradable, ideal para acompañar la merienda.

¿De dónde y como se obtiene el té blanco?

La planta de la cual se obtienen los diversos tipos de té se denomina Camelia Sinensis. Cuando se trata del té blanco la cosecha es realizada a mano, de esta forma se pueden obtener las hojas y yemas más frescas y jóvenes de dicha planta, que luego se dejan marchitar ligeramente para después ser secadas al sol.
Una vez secas son procesadas para prevenir la fermentación, esta característica es lo que lo diferencia al té blanco de otras clases de té, en su proceso de elaboración se evita la fermentación, esto le da las propiedades características de las que hablaremos a continuación.

cosecha del te blanco
Para la elaboración del té blanco se utilizan las hojas y yemas más jóvenes, esto le confiere características particulares .

Propiedades del té blanco

Las propiedades del té blanco le están dadas, gracias a que posee una buena cantidad de polifenoles, un grupo de sustancias químicas que se cree generan beneficios para la salud. Una de estas sustancias son las catequinas, quienes tienen la propiedad de reducir la placa de ateroma, prevenir accidentes cardiovasculares y determinados tipos de cáncer.

Podría interesarte también: Arterioesclerosis, el fantasma oculto de la enfermedad cardiovascular

Antioxidante natural

Gracias a su contenido en polifenoles, una de las propiedades del té blanco es la de prevenir enfermedades, como por ejemplo determinados tipos de cáncer, como el de mama, próstata y colon.
Posee sustancias antioxidantes que bloquean el accionar de los radicales libres, los cuales producen daños en las células del organismo.

Salud bucal

Otra de las propiedades del té blanco que te sorprenderá es que mejora la salud bucal, debido a que posee una buena cantidad de flúor, por lo cual evita la aparición de caries. Por lo tanto si quieres visitar menos al odontólogo consume té blanco periódicamente.

Previene patologías cardiovasculares

Como se menciono más adelante una de las propiedades del té blanco es la de disminuir la placa de ateroma, esto ocurre debido a que el consumo habitual de té blanco acompañado de una dieta sana, disminuyen los niveles de colesterol. De esta manera se previene que los lípidos  se depositen en las paredes arteriales pudiendo luego provocar un infarto.

colesterol y ateroma
El exceso de grasas y colesterol se va acumulando en las arterias formando una placa, llamada placa de ateroma, esto puede provocar taponamiento y como consecuencia un infarto. El té blanco disminuye los niveles de colesterol.

Frena el envejecimiento

Otra propiedad maravillosa del té blanco es la de hacernos lucir más jóvenes. ¿Como es esto? Posee enzimas que previenen la degradación del colágeno y elastina, dos proteínas estructurales.
Con el paso de los años los niveles de colágeno y elastina disminuyen, esta es una de las cosas que provocan la pérdida de elasticidad de la piel y arrugas, por lo tanto si el té blanco previene la degradación de estas proteínas nos ayuda a lucir una piel más joven.

Potente diurético

Este té posee cualidades diuréticas por lo que combate efectivamente la retención de líquidos. Si padeces de artritis o gota puede ser muy beneficioso que consumas una o dos tazas al día de té blanco.

Descenso de peso

Una de las propiedades del té blanco que van a gustarte si estas buscando perder unos kilos es esta. Al ser una infusión natural que no posee azúcar o grasas puedes consumirlo diariamente entre comidas para disminuir la ansiedad.
Las infusiones o líquidos calientes envían un mensaje al cerebro diciéndole que te encuentras saciado y no quieres comer más, por lo tanto tomarte una taza de té blanco a media mañana o media tarde cuando apremia el hambre te ayudara a que manejes mejor la ansiedad y llegues con menos apetito a la comida principal.

Lee también: La importancia de comer despacio

¿Cómo prepararlo?

Su preparación es semejante a la de cualquier otro té. Tienes que tener en cuenta a temperatura del agua, esto es importante para aprovechar mejor todas sus cualidades. El agua debe estar a una temperatura de 75° centígrados y debes dejar la infusión 5 minutos en ella.
Comúnmente se lo utiliza en saquitos, es más cómodo y práctico, pero si eres de los que les gusta utilizar las hojas necesitarás aproximadamente 8 gramos de éstas por litro de infusión. Lo que equivale a unas dos cucharadas.

Algunas personas más intrépidas se animan a utilizarlo en la preparación de diversos platos. Al ser una infusión muy suave va bien con vainilla, frutas frescas y chocolate blanco.
De la forma que prefieras, frío o caliente, como infusión o en una comida; incluye el té blanco en tu alimentación diaria y benefíciate de sus magníficas propiedades.