¿Cómo puedes saber si padeces de asma bronquial?


El asma es una de las enfermedades alérgicas más comunes. Es muy heterogénea en sus formas de presentación, las que pueden ser solo con escasos síntomas, hasta otros muy serios. Cuando  no es diagnosticada, tratada y controlada oportunamente puede poner en riesgo la vida de la persona.

El asma está caracterizada en la mayoría de las ocasiones, por un proceso inflamatorio crónico en las vías respiratorias, fundamentalmente de los bronquios. Otra de sus peculiaridades es que presenta crisis de exacerbación.

La obstrucción bronquial se caracteriza por ser reversible, total y parcialmente, cuando utilizamos un broncodilatador o, en algunas ocasiones ocasiones, espontáneamente sin ningún tratamiento.

No dejes de leer: Remedios caseros contra las alergias

¿Factores desencadenantes del asma bronquial?

Los asmáticos tienen  pulmones muy sensibles y reaccionan ante determinados alérgenos de forma muy manifiesta. Entre estos factores que actúan como estímulos externos o desencadenantes se encuentran la exposición al polen, humo, polvo, frío y otros que provocan reacciones alérgicas intensas en los pulmones.

Todo lo anterior, provoca una reducción del calibre de las vías respiratorias y dificulta la capacidad de inspiración y de espiración del aire. Pero esto puede ser un proceso reversible, lo que la diferencia de otras enfermedades pulmonares.

El asma bronquial es más frecuente en niños
El asma se produce como consecuencia de una inflamación de los bronquios siendo más frecuente en niños

¿Qué tan frecuente es el asma?

El asma está considerada como una de las enfermedades crónicas más frecuentes  y se estima que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo y se espera que esta cifra ascienda a 400 millones en el 2025.  Se reporta que 250 000 personas mueren anualmente por esta enfermedad.

Los datos más actuales indican que el asma puede afectar entre un 1 y un 18% de la población, dependiendo del país. La prevalencia del asma no está relacionada con el nivel de ingresos en una sociedad y puede afectar a cualquier persona con independencia de su profesión u oficio.

En España se estima que entre un 3 y un 7% de la población tiene asma. Las cifras son superiores en menores de 6 años (5-10%). Es más frecuente en las zonas costeras y en las islas que en las zonas del interior. Canarias es la comunidad con más asmáticos.

¿Cómo sospechar que padeces de asma?

Entre las causas que determinan que una persona sea asmática hay factores genéticos, es conocido que si uno de los padres padece de asma,  el niño tendrá un 25-50 %,  de probabilidades de también tenerla y si son ambos padres este porciento se elevará a 75 %. También es común la relación entre otros procesos alérgicos y el asma entre ellos la rinitis alérgica, dermatitis atópica y urticaria. y del 75% si ambos son asmáticos

Los bebés con bajo peso al nacer, los adolescentes y adultos fumadores, las personas con reflujo gastroesofágico, madres que han fumado durante el embarazo, la exposición a productos químicos y otros factores irritantes son factores de riesgo para desarrollar el asma o el síndrome asmático como algunos autores lo consideran.

¿Por qué se producen las manifestaciones de asma bronquial?

Las manifestaciones clínicas del asma bronquial son muy heterogéneas y eso hace que sea una entidad con un espectro clínico muy variable, pero con independencia de su sintomatología, el hecho más característico en su etiopatogenia es la inflamación de las vías respiratorias.

La etiopatogenia del asma se relaciona con complejos mecanismos de respuesta inflamatoria. El mecanismo de la inflamación es el detonante inicial, que conduce al resto de los signos y síntomas, esta inflamación puede ser aguda, subaguda o crónica.

La inflamación se relaciona  con una hiperreactividad bronquial con presencia de edema y secreción mucosa en las vías respiratorias. Lo anterior conduce a una  disminución del calibre bronquial, dificultad para el tránsito del aire y todo ello trae como consecuencia la aparición de una sintomatología clínica diversa pero muy característica de este sindrome.

Los síntomas del asma son muy heterogéneos
Entre los síntomas más frecuentes del asma se encuentra la sibilancia, la tos, la falta de aire y la opresión en el pecho

¿Cuáles son los síntomas más comunes del asma bronquial?

No todas las personas que sufren de asma tienen los mismos síntomas. Por otra parte los síntomas pueden variar en su intensidad, frecuencia y modificarse con el tiempo. Entre los fundamentales se encuentran:

  • La sibilancia es el signo más típico
  • Dificultad para respirar
  • Opresión en el pecho
  • Tos intermitente o permanente
  • Poca tolerancia al ejercicio
  • Retracción del tórax

En la medida que exista un mayor estrechamiento de los bronquios, existirá una mayor dificultad para la salida del aire de los pulmones, el diámetro se estrechará y habrá un incremento del mucus. Todo ello conduce a una mayor acumulación de aire en los alveolos porque el aire inspirado, no puede ser espirado.

Los síntomas en muchas ocasiones empeoran durante la noche y al amanecer.  Otra característica de los mismos es que mejoran en la mayoría de los casos con el uso de broncodilatadores mediante inhalación.

Crisis asmáticas o asma exacerbada

Los denominados ataques de asma, exacerbaciones o crisis asmáticas es una de las características de esta enfermedad. Un ataque de asma se produce cuando los síntomas empeoran. Los episodios agudos pueden ser medios, moderadamente severos, severos y otros caracterizados por una detención inminente de la respiración.

Los ataques asmáticos graves  necesitan atención médica de emergencia. En los casos muy severos y sin la atención adecuada pueden ser fatales.

Los ataques de asma se pueden presentar cuando el asma no está bien controlada, en pacientes con alto riesgo y ante la presencia de factores desencadenantes.

Las crisis de asma pueden ser de variada intensidad
Una de las características del asma es que se presentan crisis asmáticas o periodos de exacerbación

El asma es más frecuente en niños y puede desaparecer o mejorar sustancialmente en la adolescencia. En otras ocasiones desaparece y recomienza en la vida adulta. Hay personas que presentarán por primera vez asma durante la adultez y otros en la tercera edad.

¿Cómo se comprueba la presencia de asma?

Tener síntomas de asma no es sinónimo de padecerla. Los datos de diferentes estudios demuestran que hasta el 50% de las personas que padecen asma no son diagnosticadas adecuadamente y en contraposición se valora que un 34% de personas son consideradas como asmáticas sin estar realmente afectadas por esta enfermedad.

Su médico es la persona indicada para hacer el diagnóstico basado en los exámenes para comprobar que efectivamente los pulmones están funcionando correctamente, un examen físico y revisando su historia médica. También es posible la necesidad de realizarse exámenes para la alergia.

Es posible que las evidencias soporten el diagnóstico de asma desde las primeras etapas. Ello es posible cuando existen las siguientes coinciden los siguientes características:

  • Antecedentes de repetición de los síntomas respiratorios previamente descritos.
  • Manifestar más de uno de los síntomas típicos.
  • Que los síntomas aparecen o empeoran con frecuencia por la noche o al amanecer.
  • Identificación de factores desencadenes como: el ejercicio, la risa, los alérgenos, infecciones virales o el aire frío.
  • Entre los exámenes que ayudan a evaluar la capacidad funcional de los pulmones y confirmar la presencia de asma se encuentran la Espirometría y el flujo espiratorio máximo.
  • La respuesta satisfactoria a los tratamientos broncodilatadores.
  • Otros exámenes complementarios, como radiografías de tórax, exámenes de sangre y pruebas de alergia, son útiles en pacientes seleccionados, pero no puede por sí mismo establecer o refutar el diagnóstico de esta  entidad.

En la mayoría de las ocasiones los síntomas y la historia evolutiva, así como la respuesta a los tratamientos broncodilatadores orienta marcadamente hacia el  diagnóstico confirmativo de esta afección.

La respuesta a los broncodilatadores es una de las características del asma
Otra de las características del asma es su rápida respuesta al efecto de los broncodilatadores inhalados

Importancia del asma

Tal es la importancia de esta enferemedad que es considerada como una de las  enfermedades que más afecta la asistencia escolar y la ausencia laboral. La Organización Mundial de la salud y el Global Initiative for Asthma (GINA), tienen programas dirigidos a promover el conocimiento sobre esta enfermedad y la colaboración internacional.

El asma impone grandes retos al paciente, a la familia, a la comunidad y a los servicios de atención sanitaria, aunque los síntomas son respiratorios puede provocar limitaciones para en las actividades cotidianas. Por su parte los ataques o crisis asmáticas en ocasiones requieren atención de urgencia porque podrían ser fatales sin las medidas terapéuticas adecuadas.

Pero todo no es malo…

En la mayoría de los pacientes el asma puede tratarse de manera efectiva y en una gran proporción de los casos se puede lograr un control adecuado de este síndrome.

Te interesará leer: Todo lo que nadie te cuenta sobre los antihistamínicos