¿Cómo hacer frente a la impotencia sexual?


La impotencia sexual, también llamada disfunción eréctil consiste en la incapacidad de conseguir o mantener la erección durante una relación sexual. Existen diferentes causas de la impotencia sexual, casi tantas como métodos eficaces de tratar la disfunción eréctil.

De ahí que resulta importante conocer respuestas a preguntas claves tales como: ¿qué puede afectar el desempeño íntimo en el hombre? ¿Cuáles son los métodos alternativos de tratamiento?

Y sin duda alguna hemos de repasar el poder de la mente en la sexualidad. Por algo la impotencia sexual está estrechamente relacionada a afecciones psicológicas y auto-perceptivas.

impotencia sexual
Despeja tus dudas sobre la impotencia sexual.

Confusiones al hablar de impotencia sexual

Ya sabemos que la impotencia sexual es la incapacidad del hombre en tener una relación sexual satisfactoria. Le es imposible sostener una erección, incluso de tan siquiera poder lograrla.

Ahora bien, hay que delimitar la disfunción eréctil de otros problemas que también afectan bajo las sábanas. Entre ellos: falta de deseo, alteraciones de la eyaculación, y trastornos del orgasmo. En el segundo caso están la prematura, la retrasada y la ausencia.

Lamentablemente la impotencia es un problema común del que poco se habla.Sin embargo, cuando no se trata adecuadamente puede afectar al individuo en su entorno íntimo, familiar, social y laboral.

A cualquier hombre le puede ocurrir, en cualquier etapa de su vida íntima. Sea joven o de mediana edad, existen diversos motivos que incurren como obstáculos en el proceso de una erección.

Síntomas de la disfunción eréctil

Es posible identificar la posible causa conociendo la sintomatología de cada clase de disfunción eréctil. Por ejemplo, cuando hay un cambio en la calidad de la erección, es decir, no es tan rígida como sería usualmente es posible indagar entre:

  • Causas físicas.
  • Motivos psicológicos.

En el primer grupo se identifica como síntoma principal el tener una erección al comienzo del día. Si nuestro cuerpo viene de un descanso continuo, no hay razón para que no reaccione como debería. A menos que exista un causal físico.

Ahora bien, si la disfunción eréctil tiene motivos psicológicos es posible que ocurra durante un escenario en concreto. Un ejemplo sería estando bajo estrés o complejos estadios de ansiedad.

Principales causas

  • Cansancio.
  • Estrés.
  • Enfermedad subyacente.
  • Alcohol.
  • Drogas.

Estas 5 son la base de las diferentes causas detrás de la disfunción sexual masculina. Cada una puede desarrollarse de forma extensa, en especial, aquellas que toman como eje el estado psicológico de una persona.

Problemas de circulación sanguínea

En el marco de los causales físicos de la impotencia sexual es necesario empezar por el básico: la circulación sanguínea. Cuando existen problemas vasculares es indudable que una de las primeras muestras será la capacidad de lograr una erección.

Los problemas de circulación son la forma más habitual del por qué el miembro viril no actúa como se debe, o, se quiere. Está imposibilitado de llenarse de la cantidad suficiente de sangre para erigirse.

También puede ser síntoma de otras afecciones generales vinculadas a la mala irrigación sanguínea. Algunas son: hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiacas, entre otras.

Impotencia como síntoma de una afección neurológica

Pero la impotencia sexual no solo se ve influenciada por la circulación sanguínea. Para lograr una erección también tiene participación nuestro cerebro. Esto se debe a que se requiere la transferencia de las conexiones nerviosas con el miembro viril.

Ahora bien, cuando no ocurre una erecciones posible percibir una interrupción en dicha transmisión neurológica. De ahí que junto a ser un síntoma de afecciones circulatorios, una disfunción eréctil también funciona de alerta para:

  • Lesiones de la médula espinal.
  • Esclerosis múltiple.
  • Afecciones a nivel pélvico.

Otros motivos de la impotencia sexual

A nivel físico existe un tercer integrante en el logro de una erección. Se tratan de las hormonas. Cuando existe una disminución de las mismas se tiene como efecto el impedimento de una relación satisfactoria.

También rondan las causas farmacológicas. Ciertos medicamentos tienen como efecto secundario la disfunción eréctil. Dentro de ese grupo hay que incluir a los tratamientos de hipertensión, enfermedades cardíacas y trastornos psiquiátricos.

Motivos psicológicos de la disfunción eréctil

Es posible tener una salud física de hierro y aun así pasar por el complejo momento en que el miembro masculino no logra la erección deseada.

Es ahí cuando se suponen diversos motivos psicológicos que generan la impotencia sexual. Uno de los primeros es la ansiedad, seguida de la depresión, y por último el estrés. Cualquiera de ellos repercute de igual forma en la insatisfacción íntima.

Al igual es posible señalar como causales de la disfunción eréctil a:

  • La fatiga.
  • El insomnio.
  • El sedentarismo.
  • La inapetencia.

Ahondarse en problemas laborales, sociales o familiares también incurre en el impedimento de una relación íntima. Cuando pasamos por momentos de alta tensión es posible sentir los efectos en diversas áreas, incluyendo, la sexual.

Diagnóstico de la impotencia sexual en el hombre

Salvo que ocurra por más de 3 meses, es necesario acudir en búsqueda de un urólogo. El mismo realizará una evaluación para dictaminar la causa específica, y decidir los posibles tratamientos para la impotencia íntima masculina.

Es necesario saber si la impotencia sexual es grave, leve o moderada. La examinación de impotencia sexual incluye un historial clínico con una entrevista. Se indagará sobre los posibles factores psicológicos, tales como depresión o estrés.

También es necesario realizar una entrevista a la pareja sexual de la persona a fin de concluir que la causa está ajena al ámbito más personal.

Con solo 5 preguntas es suficiente para ponderar hasta 21 puntos la limitación del caso de disfunción eréctil. Además de que la evaluación debe reseñar el consumo de medicamentos, alcohol o tabaco.

la impotencia sexual
Hablar sobre impotencia sexual es saludable.

Pruebas adicionales para disfunción eréctil

Si en ese punto, un especialista no encuentra motivo psicológico o físico aparente, entonces es necesaria la realización de pruebas avanzadas. Las mismas indagarán sobre la presunta deficiencia de testosterona, también asociada a la disfunción eréctil.

  • Función tiroidea, para medir la hormona luteínica.
  • Medición – monitorización nocturna del miembro.
  • Realización de una eco – Doppler.
  • Cálculo de la presión peneana – branquial.
  • Prueba de tumescencia nocturna viril.

Tratamientos contra la impotencia sexual

De acuerdo a información tomada de la Sociedad Americana de Urología y la Sociedad Europea de Urología, los tratamientos farmacológicos eficaces contra la impotencia sexual incluyen inhibidores, como la Fosfodiesterasa tipo 5.

Es la terapia en primera línea que mejora el desempeño íntimo en el hombre, erradicando la causa física detrás la disfunción. Sin embargo solo se recomienda el consumo bajo vigilancia médica, ya que es necesario complementarlo.

Complementos del Fosfodiesterasa tipo 5

Junto a Fosfodiesterasa tipo 5 es posible incluir la acción del Tadalafilo, Vardenafilo, Sildenafilo, y Avanafilo. El primero mejora el flujo de la sangre hacia el pene, en presencia de una estimulación.

Por su parte, el Vardenafilo aumenta el flujo sanguíneo pero tiene efectos secundarios, como dolor de cabeza, náuseas y rinitis. Mientras que el Sildenafilo también propicia una erección de calidad, pero incurre en otras consecuencias:

  • Sofocos.
  • Trastornos gastrointestinales.
  • Afecciones visuales.
  • Retinitis pigmentosa.

Por último está el avanafilo. Cada uno responde a ciertas indicaciones de ingesta. Por ejemplo, el avanafilo propicia una irrigación al pene adecuada, pero su efecto puede verse perjudicado por la ingesta de grasas.

Ayuda psicológica para la disfunción eréctil

Cuando el problema de disfunción es grave y tiene implicaciones psicológicas es probable que se requiera de ayuda de un especialista. Así podremos establecer una regulación de las emociones y sentimientos que afectan la vida sexual.

Callar no es la solución. Los hombres tienen el mismo nivel de riesgo que las mujeres de padecer de ansiedad o depresión. Por lo tanto, han de tener la misma oportunidad de sincerarse sobre lo que les afecta a nivel emocional.

Existen diferentes abordes a nivel psicológico. Están el mental y el sensorial. De ahí que resulte fundamental buscar ayuda para encontrar ese pensamiento o sensación que está generando la disfunción.

Alimentos contra la impotencia sexual masculina

Los alimentos están en la base fundamental de nuestro bienestar general, esto incluyendo, la intimidad. Algunos son especialistas en disminuir afecciones como la disfunción.

El ajo es fundamental. Mejora la circulación sanguínea por su contenido en alicina. Aumenta la irrigación hacia los órganos en general, pero tiene eficacia hacia los íntimos.

Otra aliada son las nueces. Los minerales y aminoácidos presentes en ellas logran aumentar el rendimiento sexual. Propician un estado óptimo de los vasos sanguíneos.

Las cebollas son amigas de elevar el sabor de los platillos y también de darnos una sexualidad óptima. Sirven como tratamiento contra la disfunción eréctil. Esto se debe al contenido en alicina que poseen.

Entre los alimentos que debemos incluir para una dieta contra la impotencia están:

  • Jengibre.
  • Semillas de sandía.
  • Zanahorias.
  • Pasas negras.
  • Granada.
SOS impotencia sexual
Conversa con tu pareja sobre lo que te sucede.

¿Es posible prevenir la impotencia sexual?

Sí. Teniendo una vida saludable, manejando el estrés y las preocupaciones de forma acorde. Así es posible prevenir la impotencia sexual y cualquier otro trastorno de la intimidad.

  • Evitando el consumo de alcohol y grasas saturadas.
  • Realizando ejercicios 3 veces por semana durante 1 hora.
  • Alimentándonos sanamente.
  • Obviando las adicciones como el cigarrillo.

Las anteriores conforman los pasos fundamentales para una vida sexual satisfactoria. Cada uno de ellos disminuye el riesgo de impotencia sexual y otras afecciones contra el bienestar general.

Lee: Estos son los errores de los hombres en el sexo