Como evitar los cortes de digestión


Cuando somos pequeños, nuestros mayores nos vigilan constantemente para evitar que suframos esos problemas asociados al verano: quemaduras solares, picaduras de medusa o cortes de digestión son los percances más comunes que miles de personas sufren en cada estación estival.

Al llegar a la edad adulta dejamos de preocuparnos por estos aspectos en los que tanto empeño pusieron nuestros padres y abuelos, sin ser conscientes de que la edad no es ningún factor excluyente de riesgo y que bajar la guardia nos puede arruinar las vacaciones… e incluso la vida.

No queremos ser tremendistas ni asustarte, pero nunca debemos jugar con la salud ni exponernos a riesgos innecesarios. Es mejor prevenir que curar, siempre.

Hoy te queremos hablar de los cortes de digestión, cómo se producen y sobre todo cómo evitarlos para que nunca tengas que enfrentarte a este problema que puede ir desde un pequeño susto hasta algo mucho más grave.

como evitar cortes de digestión
Nadar es una actividad muy placentera con fantásticos beneficios, pero debemos tener cuidado con los cortes de digestión para evitar consecuencias que podrían ser fatales

¿Qué son los cortes de digestión?

Se denomina corte de digestión al shock provocado por cambios bruscos de temperatura y que suele ir asociado a la pérdida de conocimiento en el agua, lo que puede provocar problemas tan serios como la muerte. Su nombre popular siempre nos ha llevado a pensar que está directamente ligada a la digestión y, aunque es uno de los factores de riesgo, puede producirse por otros motivos. Otro nombre por el que quizás lo has oído mencionar alguna vez es el de hidrocución.

Tomar el sol durante demasiado tiempo (llegando o no a la insolación), hacer ejercicio antes del baño, sufrir cambios bruscos de temperatura del agua o no haber realizado correctamente la digestión son los cuatro motivos que propician la aparición de los cortes de digestión.

Si estando en la playa o piscina experimentas alguno de los siguientes síntomas, deberías pedir ayuda inmediatamente, ya que podrías estar a punto de sufrir uno de los temidos cortes de digestión. Sal del agua inmediatamente y pide a algún familia o amigo que te vigile; si estás solo, alerta a los Servicios de Emergencias. Igualmente es aconsejable tener su teléfono a mano aunque estés acompañado, ya que el corte de digestión puede cogeros desprevenidos y no saber cómo actuar.

Síntomas de los cortes de digestión

cortes de digestión
Cuidar a los más pequeños es especialmente importante para evitar problemas realmente graves

Como ya hemos dicho, identificar la etapa previa a los cortes de digestión es fundamental para evitar males mayores. Por ello, si has comido hace poco tiempo, te estás bañando en agua muy fría, has tomado mucho el sol o acabas de hacer ejercicio intenso y presentas estos síntomas, es probable que estés a punto de sufrir un corte de digestión:

  • Palidez
  • Temblores
  • Náuseas o vómitos
  • Escalofríos
  • Pérdida de visión o audición

¿Cómo podemos evitar los cortes de digestión?

Para evitar los cortes de digestión, debes evitar caer en alguno de los cuatro factores de riesgo que hemos comentado anteriormente:

cortes de digestión
Las comidas copiosas justo antes de bañarte en el mar o la piscina pueden ser responsables de los cortes de digestión
  • Espera un tiempo razonable después de comer: Las madres siempre tienen la razón, aunque a veces no queramos reconocerlo. Cuando nos decían que teníamos que esperar a hacer la digestión, no era ningún cuento chino para obligarnos a dormir la siesta o hacer los deberes. De hecho, los médicos recomiendan esperar en torno a 2 horas y media después de haber comido antes de sumergirnos en el agua.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura: Si el agua del mar o la piscina está muy fría, no te metas. Puedes ir remojándote poco a poco las zonas clave (nuca, hombros, muñecas y vientre) para que tu cuerpo se vaya acostumbrando. Si aún así sigues teniendo mucho frío, descarta la idea de bañarte y busca planes en la orilla.
  • Toma el sol con moderación: En Alimentos Ricos ya te dimos algunos consejos para tomar el sol con precaución, y en este artículo volvemos a recordar la importancia de no abusar del Astro Rey, ya que entre sus riesgos también se encuentran el de provocarnos cortes de digestión si tomamos el sol durante mucho tiempo y a continuación nos bañamos.
  • Evita el ejercicio físico intenso, especialmente si el agua está fría: Esta recomendación está relacionada con el punto anterior debido al aumento de temperatura que experimente nuestro cuerpo tras hacer deporte.