Cómo escapar de la rutina, ser más feliz y recuperarte a ti mismo


Cuando hablamos de rutina, solemos relacionarlo con el trabajo o incluso las relaciones de pareja. Pero nos equivocamos de lleno. Y es que la rutina también nos puede afectar a nosotros, como personas individuales, y hacer que nos perdamos en este inmenso y complicado camino que es la vida. Pero ojo, no es tan difícil como a veces pensamos.

Si crees que la monotonía ha tocado de lleno a tu puerta, si por más que mires a tu alrededor ya podrías cronometrar con exactitud dónde vas a estar a cada momento, con quién y haciendo qué, en ese caso tenemos que contarte que sí, que en el tiempo presente tienes un «problema» que solucionar, pero que afortunadamente tiene solución y, lo mejor de todo, que depende exclusivamente de ti en un porcentaje muy alto.

Por ello, hoy te damos algunas claves y consejos para escapar de la rutina y ser más feliz. Porque, al final, este es el objetivo de todo en la vida: ser feliz. Ni las relaciones, ni el éxito, ni el dinero, ni el descanso te servirán de nada si no eres feliz. Y en la felicidad tiene mucho que decir la monotonía.

¡Qué no te cace a ti!

Otros artículos de interés: 10 cosas gratis que te van a ayudar a ser más feliz

Consejos para evitar caer tú mismo en la rutina

Introduce pequeños cambios en tus responsabilidades:

 

vuelta a la rutina

El problema principal está en que en nuestros días vivimos con el piloto automático puesto. No somos conscientes de ello muchas veces y otras, aunque reparemos en esta situación, no sabemos cómo resolverlo porque pensamos que el trabajo, los estudios, las cosas de la casa, etcétera, simplemente son así, tenemos que hacerlas de ese modo, cumplir nuestro horario y todos tan felices.

Pero no. Incluso en el trabajo más aburrido del mundo puedes meter pequeños cambios. ¿Por ejemplo? Desde cambiar el camino por el que vas a trabajar hasta poner algo diferente en tu mesa de trabajo o tomarte el café a otra hora. Son pequeñas tonterías que, ahora, leyéndolas desde tu pc o tu móvil, te parece que no te van a funcionar. Pero nada más lejos de la realidad. No vas a notar un cambio radical de un día para otro, pero poco a poco irás viendo que algo está cambiando en ti.

Conoce gente nueva:

No hay nada más efectivo para salir de la monotonía que conocer gente nueva. ¿Por qué? Estas personas te darán un punto de vista diferente a todo lo que estás viendo hasta ahora. Tener a tus amigos de toda la vida está muy bien, al final seguramente que serán ellos los que estén cuando todo vaya mal, pero ábrete al mundo, porque puede que te estés perdiendo personas maravillosas.

Conoce gente nueva, no hace falta que vayas con el propósito de que se conviertan en un ligue o un romance. Simplemente una amistad, pero sobre todo déjate llevar por su mundo. Descubrirás nuevas formas de hacer las cosas, de pensar, nuevos lugares, desde un bar en el que nunca habías estado hasta quizás alguna ciudad cercana donde a esos nuevos amigos les gusta pasar el fin de semana.

Además, el tener nuevos ángulos de visión de las cosas no solo te va a ayudar a salir de la monotonía de estar con la gente de siempre, si no que además te va a dar nueva visión del mundo. Por todo ello, conocer gente nueva es una de las cosas que no deberías dejar de hacer nunca.

Una vez a la semana, haz algo que nunca hayas hecho:

rutinas matutinas para la juventud.

Y hablando de cosas que nunca debemos dejar de hacer. La clave para salir de la rutina está en innovar. Por ello, te recomendamos que, al menos una vez a la semana, hagas algo que hasta ahora no has hecho o que llevas años sin hacer.

No hace falta que sean grandes cosas, ni siquiera que gastes dinero. Por ejemplo, si nunca has visto una película de terror, puedes ponértelo como objetivo para esta semana. Si nunca has comido en ese restaurante que te llama la atención, cambia la apuesta segura de cada sábado por él. Puede que no te guste, es un riesgo que debemos correr, pero tanto si descubres tu nuevo lugar favorito como si no, te ayudará a pasar un día o un rato diferente y a que tu mente se distraiga de tanta monotonía.

Si quieres ir un poco allá y meter cambios más grandes en tu vida, puedes apuntarte a alguna actividad, hacer una escapada cada mes si el presupuesto lo permite o incluso cambiar de trabajo. ¿Por qué no? Simplemente recuerda que nunca es tarde para hacer lo que siempre hayas soñado… o para cumplir los nuevos sueños que ni siquiera sabías que existen.

Cambia de ambientes:

Relacionado con todo lo que te hemos dicho hasta ahora (conocer gente nueva, hacer pequeños cambios, probar cosas que nunca has hecho…) está lo de cambiar de ambientes. Y es que es muy importante que no veamos siempre lo mismo, que nuestros pies no conozcan a la perfección cada paso que van a andar, cada camino que van a coger.

De nuevo, puedes hacerlo en pequeño o a lo grande. Puedes cambiar el camino para ir a trabajar, aunque sea un poquito más largo, quién sabe, a lo mejor al final descubres que hay menos tráfico o que las vistas merecen la pena, o comer en un restaurante nuevo, cambiar de gimnasio, cambiar de sitio donde tomas clases de alguna actividad o hacer un viaje a un sitio donde nunca has estado.

Lo importante es que tus ojos recuerden lo grande que es el mundo y todo lo que te queda por descubrir. Uno de los peores efectos de la rutina es pensar que ya lo hemos visto todo, conocer al dedillo como serán los próximos 10, 20 o incluso 50 años de nuestra vida. Habremos perdido nuestra capacidad de emocionarnos llegados a este punto. Y esa es una de las peores cosas que le puede pasar a una persona.

Dedícate tiempo:

Por último, no hay nada mejor para salir de la rutina que dedicarse tiempo a uno mismo. ¿Por qué? Porque de este modo te escucharás y sabrás qué quieres hacer, dentro de las obligaciones y responsabilidades que queremos cada uno, tenemos que trabajar por eliminar a doña monotonía de nuestra vida, la causante de romper personas, acabar con amistades e incluso de hacernos más infelices.

Para ello, no tengas miedo en hacer cambios en tu vida, en probar cosas nuevas, ¿qué es lo peor que puede pasar? Si no te gusta, siempre podrás volver a elegir un nuevo camino.

Muchas personas huyen de la incertidumbre, de lo desconocido, pero amigos, muchas veces ahí se encuentra precisamente la felicidad.

No te conformes con poco, no sigas siempre el camino que tú mismo te has marcado como el que debes a seguir. Prueba, experimenta, innova, disfruta… y vive, sobre todo vive.

Y tú, ¿qué vas a hacer para escapar de la rutina? ¿Tienes algún truco o consejo que puedas compartir con nuestra comunidad? Te invitamos a contárnoslo en los comentarios o compartirlo en las redes sociales para que todos podamos mejorar nuestra vida.

Sigue leyendo: Cómo escapar de la monotonía en la pareja