Cómo cuidar el hígado: evita bebidas dañinas y fortalece la alimentación


El organismo humano es uno de los mecanismos autónomos más inteligentes de todo el planeta. Capaz de defenderse a sí mismo activando un sinfín de acciones para asegurar el bienestar del cuerpo. Por ello, queda de nuestra parte ayudarlo despejando dudas simples, entre ellas cómo cuidar el hígado.  

Cada uno de los órganos con los que contamos, no importa su tamaño o su función, requiere de nuestra atención. Sin embargo, en esta oportunidad nos centraremos exclusivamente en el hígado, ya que se trata de una pieza tan fundamental para nuestro organismo como el cerebro o el corazón.

Sin importar si tienes afecciones relacionadas con el hígado o no, te traemos un artículo que te será útil para favorecer el bienestar de este órgano.

Conoce cómo cuidar el hígado
Imagínate que las funciones del hígado son tan vitales para el cuerpo.

Organismo como sistema integral

Cuidar nuestra salud general involucra tomar diversas medidas que nos beneficien. El organismo es un sistema que  se caracteriza porque el bienestar de cada una de sus partes beneficia a las otras. A la inversa pasa exactamente lo mismo, se perjudica.

Sin embargo, en todo sistema siempre existen partes que juegan roles más determinantes que otras,  debido a su cantidad de conexiones con las demás funciones. Para el cuerpo humano, uno de los órganos que desempeña un papel de vital importancia es el hígado. Tiene funciones de carácter metabólico, desintoxicante y excretor.

¿Qué es el hígado?

Antes de hablar de cómo cuidar el hígado es necesario saber qué es y a qué se debe su importancia. Se trata de un órgano que se ubica en la parte superior derecha del abdomen y que interviene en varios procesos orgánicos.

¿Por qué es tan importante? La respuesta es tan simple y determinante como que nuestra vida depende en gran medida de él, tanto como depende del corazón y del cerebro.

Imagínate que las funciones del hígado son tan vitales para el cuerpo que sin su existencia no lograríamos sobrevivir por más de tres horas. En primer lugar, si el hígado deja de funcionar no tiene un órgano gemelo que lo reemplace, como en caso los riñones o los pulmones.

Además, una situación en la que el hígado no funcione es extrema. Debido a que nuestro cuerpo quedaría expuesto a una gigantesca cantidad de toxinas que, sin duda alguna, nos producirían la muerte. Para que te hagas una idea de la gravedad de esto debemos describir cuáles son las funciones del hígado.

Filtra y purifica el torrente sanguíneo

El hígado se encarga, literalmente, de filtrar la sangre limpiándola de las toxinas que puedan estar presentes.

Podrías llegar a pensar que si eres una persona que se cuida mucho no debes tener toxinas en la sangre. Pues, en realidad, no es así. Las toxinas no solo se producen por dietas inadecuadas, sino que también son originadas de manera natural.

Esto se convierte, entonces, en una razón vital para que aprendas cómo cuidar el hígado y mejorar tu salud.

Produce bilis

Parte del proceso digestivo requiere la presencia de niveles adecuados de bilis. Debido a que cuando comemos el organismo absorbe los nutrientes que necesita y desecha todo lo que no le hace falta.

Esa sustancia que llamamos bilis ayuda a la absorción de la grasa. En realidad, una vez que el hígado la produce, la bilis se aloja en la vesícula y se libera cuando ingieres alimentos.

¿Cómo? La vesícula vacía la bilis hacia el intestino, donde cumple la función de ayudar a digerir las grasas.

Además de esto, la bilis funciona como un vehículo que carga consigo los elementos que el cuerpo no necesita. Los lleva hasta el intestino para que sean excretados por la orina o por las heces. Esto incluye tanto a los restos alimenticios no absorbidos, como cualquier sustancia nociva que hayamos podido ingerir accidentalmente.

Almacena nutrientes

El hígado es el responsable de convertir los carbohidratos que comemos en glucosa. Posteriormente, toma parte de esa glucosa y la transforma en glucógeno para poder almacenarla.

Esta sustancia es inteligentemente reservada para ocasiones en que el cuerpo tenga una carencia de glucosa. En esa circunstancia, el hígado toma rápidamente el glucógeno almacenado, lo descompone y lo envía a la sangre convertido de nuevo en glucosa.

Produce colesterol

Usualmente la palabra colesterol se asocia con algo nocivo. No obstante, existe un tipo de colesterol que se considera bueno y el hígado tiene la capacidad de producirlo.

Lee también: TRATAMIENTO PARA LA INFLAMACIÓN DEL HÍGADO

Ayuda a la coagulación

En el hígado se sintetizan los factores de coagulación, por medio de proteínas. Por lo tanto, entre sus funciones está la de evitar hematomas y hemorragias.

Ayuda a absorber y depurar los medicamentos

Cuando tomamos medicamentos para tratar alguna afección, es el hígado quien se encarga de descomponerlos. Esto con el fin de absorber el principio activo que nos ayuda a sanar o a tratar el padecimiento. Posteriormente, el mismo órgano se encarga de limpiar los restos.

Cómo cuidar el hígado

La peor enemiga del hígado es una vida de excesos y sedentarismo. Por lo tanto, la recomendación general que te damos para cuidar el hígado es que lleves un estilo de vida saludable.

De inmediato, te explicaremos de manera más específica las acciones que debes tomar para mantener tu hígado en el mejor estado posible.

Claves sobre cómo cuidar el hígado
El hígado es el responsable de convertir los carbohidratos que comemos en glucosa.

¿Qué debes evitar?

Ingesta de alcohol

Las sustancias etílicas son particularmente dañinas para el hígado. Este órgano absorbe las sustancias alcohólicas para procesarlas y depurar el organismo, lo cual es una de sus funciones normales. ¿El problema? Ese proceso es demasiado lento, por lo que el hígado está expuesto por mucho tiempo a esas sustancias.

Reduce el consumo de comida rápida

Estos alimentos tienden a contener una gran cantidad de toxinas y elementos que son difíciles de procesar. Si bien el hígado se encarga de limpiar las toxinas, cuando es una gran cantidad el órgano se desgasta.

Elimina las bebidas gaseosas y los edulcorantes artificiales

Sucede más o menos lo mismo que con el alcohol. El hígado absorbe dichos productos para procesarlos, pero se trata de un proceso lento y que supone un gran esfuerzo para el órgano hepático.

Cómo cuidar el hígado, lo que sí debes hacer

Ya te dijimos lo que debes evitar. Ahora, es el momento de contarte lo que puedes hacer  para cuidar tu hígado.

Desintoxícate periódicamente

No importa si tienes un estilo de vida saludable, tu cuerpo necesita que le eches una mano en cuanto a desintoxicación. Para tal fin, periódicamente puedes practicar, por un día, comer solo vegetales.

Duerme bien

Uno de los problemas de la vida moderna tiene que ver con los trastornos del sueño. Procura por todos los medios lograr un descanso oportuno. Cuando estás dormido tu hígado funciona mejor porque genera más enzimas.

Cuida tu alimentación

Como es lógico, si le aportas a tu cuerpo los mejores alimentos tu hígado se esforzará menos y trabajará mejor. Por ello, lleva una dieta balanceada en la que abunden los alimentos no refinados, preferiblemente que sean orgánicos.

Haz ejercicio físico

Al hacer actividad física aumenta significativamente la fluidez de la sangre. Por ende, el hígado podrá eliminar las toxinas con mayor rapidez.

Come arándanos, semillas de lino, aceite de coco y alimentos con omega 3

Estos productos alimenticios te aportan antioxidantes que protegen el hígado ante infecciones y patologías, como la cirrosis.

Cómo cuidar el hígado
si le aportas a tu cuerpo los mejores alimentos tu hígado se esforzará menos y trabajará mejor.

¿Quiénes deben cuidarse más?

Todas las personas debemos cuidar nuestro hígado. Sin embargo, existen quienes deberían prestarle aún más atención a este órgano.

Es el caso de aquellos individuos que hayan sufrido alguna enfermedad de carácter hepático. Entre ellos los trasplantados, pacientes de insuficiencia renal, con hepatitis, cirrosis o cualquier tipo de afección en el hígado.

Así mismo, deben tener mucho cuidado y saber cómo cuidar el hígado los pacientes de diabetes, pues esta enfermedad tiende a afectar paulatinamente otros órganos. Además de que tiene implicaciones digestivas y metabólicas.

Por último, también deben prestar especial atención a cómo cuidar el hígado las personas que se medican constantemente. Esto puede terminar por afectar el órgano, tanto por efectos secundarios que generan dichas medicinas, como por el constante proceso de absorción y depuración de esos compuestos químicos.