Cómo bajar las pulsaciones rápidamente luego de hacer ejercicios


La cantidad de pulsaciones normal cuando te encuentras en reposo puede variar de 50 a 100 latidos en un minuto. Aunque existen situaciones que pueden alterar dicha cantidad, como la práctica de ejercicios o pasar por un estado de estrés. En dichas situaciones es necesario conocer cómo bajar las pulsaciones.

Qué son las pulsaciones

Las pulsaciones indican la cantidad de pulsos que el corazón realiza durante 60 segundos. Cada vez que tu corazón bombea para enviar la sangre al resto del cuerpo sientes un pulso. Cuando estamos en reposo, la cantidad de pulsaciones bajan llegando a valores en el rango de 50 a 100 pulsos por minuto.

Cómo se miden las pulsaciones

Los pulsos se sienten al tacto, especialmente en lugares estratégicos de nuestro cuerpo, tales como el cuello o la muñeca. Tu mismo puedes tomarte tu frecuencia cardíaca, para ello puedes buscar con tus dedos índice y mayor, el recorrido de la arteria que se encuentra en la parte baja de tu mandíbula.

Cuando comienzas a ubicar los latidos, toma un reloj y comienza a contar cuántos pulsos sientes dentro de un minuto. Otra opción es contarlos por 15 segundos y luego multiplicarlos por 4.

Cómo bajar las pulsaciones

También puedes tomar el pulso en la parte anterior de la muñeca, por donde pasa la arteria. Para tomar la frecuencia cardíaca, mira un reloj y cuenta cuántos pulsos sientes en un minuto.

Puedes sentir el pulso también en tu cuello, contando cuántos pulsos sientes en medio minuto y luego multiplicarlos por dos. Lo mejor es medir las pulsaciones luego de pasar un tiempo de reposo o realizar un ejercicio de relajación.

Una buena recomendación, es medir la frecuencia cardíaca antes de levantarte por la mañana.

La cantidad normal de pulsaciones

Una vez que ya sabes cómo medir tus pulsaciones, seguramente deseas saber si se encuentran dentro de un rango normal. Para los adultos y en estado de reposo es normal tener una cantidad de pulsaciones dentro del rango de unos 60 a 80 pulsos por minuto.

Específicamente las mujeres adultas pueden tener las más altas, de 70 a 75, mientras que los hombres adultos suelen tener de 60 a 65. Mientras que los niños suelen tener una frecuencia cardíaca más alta.

Todos estos valores son normales en reposo, en cambio cuando estamos en pleno entrenamiento las pulsaciones pueden llegar a subir hasta los 200 pulsos por minuto. Sin embargo, si realizas ejercicios frecuentemente, los latidos tendrían que encontrarse dentro del rango de 150 a 160 latidos en un minuto.

Cómo bajar las pulsaciones

Cuando realizas una rutina de ejercicios cardiovasculares, el objetivo es justamente aumentar tu frecuencia cardíaca. Pero luego todo debe volver a su normalidad, por lo tanto, se debe realizar un ejercicio de relajación.

Cuando nuestra frecuencia cardíaca es menor a los 60 pulsos por minuto, suele estar acompañado de otros síntomas, tales como debilidad y palpitaciones.

Cómo bajar las pulsaciones naturalmente

Si notamos que las pulsaciones están muy elevadas podemos realizar algunas acciones para bajarla rápidamente.

Cuando intentas bajar la cantidad de pulsos al terminar de hacer una rutina de ejercicios, puedes comenzar a desacelerar la velocidad de los ejercicios, dando pasos largos o realizando zancadas.

Luego puedes comenzar a estirar tus tobillos y tu cadera con movimientos suaves hacia adelante. Luego da un paso hacia un costado, alejando el pie para luego juntarlos.

Todos estos movimientos necesitan que se realicen con los brazos hacia abajo, porque si los mantenemos hacia arriba podemos tener el efecto contrario.

Yoga para bajar las pulsaciones

La práctica de yoga es una forma muy eficiente de bajar las pulsaciones y activar la circulación sanguínea. Para comenzar tienes que buscar un lugar que te ayude a la relajación. Una vez allí elige una posición, lo más cómoda para que el ejercicio realmente sea eficiente.

La posición puede ser recostada o sentada y comienza cerrando los ojos y respirando de manera lenta y profunda por la nariz hasta sentir que los pulmones están llenos de aire.

Cómo bajar las pulsaciones

Mientras respiras enfócate en relajar cada músculo de tu cuerpo, especialmente en tu rostro y cuello. Repite las respiraciones por uno a cinco minutos.

Otra postura muy efectiva para bajar la cantidad de pulsos se llama cadáver. La misma consiste en acostarse apoyándote completamente en tu espalda. Además, debes separar y relajar completamente las dos piernas y los brazos.

En esa posición trata de relajarte y realizar respiraciones profundas, relajando aún más las extremidades y cada músculo de la cabeza. Para potenciar aún más la liberación de la tensión en la columna vertebral puedes bajar la pelvis hacia atrás, logrando que la columna vertebral se estire un poco más.

Pulsaciones y palpitaciones son lo mismo

No, definitivamente no es lo mismo un pulso que una palpitación. El corazón realiza pulsaciones continuamente, son las contracciones que permiten que la sangre llegue a todo nuestro cuerpo.

En cambio, las palpitaciones, son pulsos que se sienten. Es decir, que tienes conciencia de cada latido. Las palpitaciones son una sensación desagradable que te hace sentir que el corazón saldrá de tu cuerpo.

Estos simples consejos de cómo bajar las pulsaciones te sirven para eliminar el estrés del día o bajar las revoluciones luego de un ejercicio muy fuerte.

Aquí puedes encontrar: Más información de taquicardia o palpitaciones