Cómo aprender a tomar decisiones correctas en nuestra vida


Cómo aprender a tomar decisiones correctas es probablemente la asignatura más difícil con la que nos encontraremos en nuestra vida. Lo cierto es que nadie sabe lo que va a ocurrir, lo que se va a desencadenar el día de mañana o si nos arrepentiremos de una decisión tomada, de haber elegido uno u otro camino para seguir andando en el paseo (largo o corto) de nuestra vida.

Por ello, hoy queremos ayudarte y darte algunos consejos para aprender a tomar decisiones correctas. No nos malinterpretes, no tenemos la batuta mágica para decidirte cuál de los caminos que tienes ante ti es el mejor. Ni siquiera tú lo sabes en la mayoría de ocasiones. Por eso, tener las mejores herramientas para saber decidir es clave para el día de mañana mirar hacia atrás y saber que has elegido correctamente.

En este artículo te vamos a dar 5 consejos para aprender a tomar decisiones correctas. Son 5 pilares en los que, si asientas cada una de las decisiones que tomas en tu día a día, tienes todas las papeletas para no equivocarte.

Otros artículos de interés: Cosas gratis que te van a hacer muy feliz

Trucos sobre cómo aprender a tomar decisiones correctas

Escúchate a ti y no a los demás:

Reunión de amigas tomando té

Cuando tenemos un problema o cuando no sabemos qué camino tomar, solemos recurrir a los demás para que nos den su visión de la historia, nos digan qué harían ellos y nos aconsejen sobre qué es lo mejor para nosotros. Esto está muy bien, poder compartir nuestras preocupaciones con otra persona nos hará aliviarnos un poco e incluso poder ver lo que sucede desde otra perspectiva. Pero el error radica en dejarnos influir demasiado por los demás.

Recuerda siempre algo: quien va a vivir tu vida eres tú, no nadie más. Si le cuentas una duda a una persona que de verdad te quiere, te dará su mejor consejo, no hay duda, pero lo hará desde un punto de vista condicionado por sí mismo y por su propia vida, algo que no aplica a ti. Porque tú eres quien debe decidir finalmente qué hacer, qué querer y cómo llevarlo a cabo. Debes escuchar a los demás para tratar de tomar perspectiva, sí, pero sobre todo debes escucharte a ti. Siempre.

¿Te hace feliz?

vivir el momento Tal Ben Shahar felicidad

Un truco bastante eficaz para saber cómo aprender a tomar decisiones correctas es pensar si te hace feliz. Las personas que pones por delante de todo su felicidad tienen una alta probabilidad de triunfar en sus elecciones porque, al final, lo más importante de la vida es ser feliz.

Sin embargo, esto no puede nublarte si la decisión es realmente algo que te va a traer más problemas que beneficios. Te ponemos un ejemplo: quieres cambiar de trabajo y te ofrecen un ascenso. Esto te hace feliz. Sin embargo, el ascenso es en la otra punta del mundo, debes dejar a tu familia, pero además, el nuevo puesto a desempeñar es peor que el que tienes ahora y no te apetece nada llevarlo a cabo cada día de tu vida. Esto no te hace feliz.

Normalmente, toda decisión lleva consigo cosas buenas y cosas malas, cosas que nos suman felicidad por un lado y que nos la restan por otro. Por ello, debes valorar bien si de verdad es lo que quieres y si, cuando por fin lo tengas, te va a seguir haciendo igual de feliz que cuando simplemente lo imaginabas. Porque ten claro que las cosas, en la realidad, no son igual que en la ficción.

¿Te va a hacer feliz dentro de X tiempo?

parada del pensamiento

Y hablando de felicidad, también debes distinguir entre la felicidad temporal y la felicidad para toda la vida. Una cosa te puede hacer muy feliz hoy pero no ser lo que quieras para el día de mañana. Te volvemos a poner el ejemplo del trabajo en la otra punta del mundo. Aceptarlo te hará muy feliz hoy: ganarás más y podrás viajar. Sin embargo, no te ves trabajando en ello dentro de 5 años porque tu prioridad es estar en tu ciudad, con tu familia, y desempeñando unas labores diarias que sí te motivan.

Entonces, ¿qué debes hacer? Parece que la respuesta está clara. La felicidad es algo muy raro y es cierto que debemos perseguirla como sea, pero también debemos tener en cuenta que la vida es muy larga y que debemos buscar una felicidad permanente, no solo movernos por impulsos sobre aquellas cosas que nos van a dar ahora una felicidad temporal y transitoria pero que nos la van a robar el día de mañana.

No tomes decisiones precipitadas:

Qué es ser bipolar, descubre el motivo de esta enfermedad cerebral.

Este es otro punto importante a la hora de cómo aprender a tomar decisiones correctas y todo va relacionado entre los diferentes factores que estamos evaluando. Si tomas decisiones precipitadas, probablemente te arrepentirás porque no has podido madurarlo bien. No te decimos que lo pienses tanto que, cuando lo quieras tomar, ya no esté ahí ese camino. No nos malinterpretes ni te pases madurando la decisión, porque la decisión también se puede ir.

Pero no tomes decisiones precipitadas ante cuestiones importantes. Esto es muy importante a la hora de cómo aprender a tomar decisiones correctas. Muchas veces, la respuesta nos la da el tiempo y necesitamos que pase un poco de él para estar totalmente seguros de que es la decisión correcta.

No tienes que hacerlo de la noche a la mañana. Si de verdad lo quieres, medítalo, piensa bien los pros y los contras, evalúa todos los puntos de los que te hemos hablado a lo largo de este artículo (si es lo que te hace feliz, si te seguirá haciendo feliz mañana, si merece la pena, si es una decisión tomada por ti sin que los demás te hayan condicionado…).

Y sobre todo, cuando hayas tomado la decisión, síguela hasta el final. Esto parece un ejercicio tonto, pero hay quienes toman una decisión y no aceptan lo bueno y lo malo. Con lo que te quedes es con lo que debes tirar hacia adelante con todas las consecuencias. Las buenas, las malas y las regulares. Esto solo lo conseguirás si estás totalmente seguro. Y si el tiempo te demuestra que no, que al final te equivocaste y no era la decisión correcta, no te preocuparás si realmente has tomado el camino que de verdad querías en ese momento.

Asegúrate de no arrepentirte el día de mañana:

Tal Ben Shahar felicidad cómo aprender a tomar decisiones correctas

Efectivamente, una de las partes más importantes sobre cómo aprender a tomar decisiones correctas es tener claro que te puedes equivocar, por mucho que lo intentes hacer bien. Pero, si el día de mañana no te arrepientes, no contará como error ni como equivocación.

¿Cómo podemos alcanzar esto? Simplemente, estando seguros, en el aquí y en el ahora, de la decisión que estás tomando, de que esto es lo que quieres y de que seguirás hacia adelante con todas las consecuencias, asumiendo lo bueno y lo malo. De este modo, el día de mañana, cuando mires atrás, comprenderás que, aunque al final las cosas no hayan salido como esperabas, tomaste la decisión correcta porque, incluso sabiendo el desenlace, volverías a tomar el mismo camino.

Esto, al final, es lo único que determinará el día de mañana si te equivocaste o si lo hiciste bien. Por lo que, tomes el camino que tomes, síguelo hasta el final, sin atajos y sin rotondas que te hagan volver a un punto anterior.

Sigue leyendo: Cómo ser más productivo en el trabajo