Cáncer de útero y sus síntomas ¿Cómo sospecharlo?


Cuando nos referimos al cáncer de útero y sus síntomas solo estamos incluyendo las lesiones malignas en el cuerpo del útero y no a las localizadas en el cuello o cérvix del útero.

El sangramiento es el síntoma más común del cáncer de endometrio
El cáncer de endometrio es uno de los más frecuentes en las mujeres y sus síntomas pueden aparecer desde las etapas iniciales

El cáncer de útero es una enfermedad que afecta a numerosas mujeres, sobre todo en los años posteriores a la menopausia. Detectar los síntomas a tiempo es el primer paso para enfrentar un tratamiento adecuado y evitar males mayores. Su pronóstico estará muy relacionado con el estadio en el cual se efectúa el diagnóstico.

Más sobre el: CÁNCER: QUÉ SE DEBE SABER SOBRE ESTE ENORME RETO…

El útero y la menstruación

La anatomía del aparato reproductor femenino está dotada para desarrollar su función fundamental: la procreación y desarrollo de una nueva vida. Sus componentes fundamentales son: la vulva, vagina, los ovarios, las trompas de Falopio y el útero. Es a este último al que nos vamos a referir.

La matriz o útero es un órgano hueco y está constituido por tres capas: la más interna llamada endometrio. Esta capa todos los meses se prepara para recibir a un óvulo fecundado y cuando no se produce este acontecimiento se elimina mediante el flujo menstrual, menstruación, regla o el periodo.

En la medicina francesa se decía que la menstruación es “el llanto de un óvulo no fecundado”. Estos cambios se producen todos los meses, en la mayoría de las mujeres a intervalos regulares hasta que la mujer queda gestada o pierde definitivamente la capacidad para la reproducción posterior a la menopausia.

La otra capa es muscular denominada miometrio, aquí es donde se producen los frecuentes miomas uterinos. La tercera capa es externa y es denominada perimetrio.

En condiciones normales el útero mide unos 7 centímetros y tiene forma de pera invertida. Tiene dos partes fundamentales el cérvix o cuello uterino y el cuerpo uterino.

Tipos de cáncer del útero

El cáncer de útero puede presentarse de varias formas. El mismo puede afectar el endometrio o la musculatura uterina.

El cáncer de endometrio es el más común, representa el 96% de lesiones malignas del cuerpo del útero. Es el cáncer más frecuente entre los tumores genitales femeninos y afecta el revestimiento interior del útero.

Ocurre con mayor frecuencia alrededor, durante o  varios años después de la menopausia, y está asociado a algunos factores de riesgo entre ellos la excesiva exposición a los estrógenos.

Por otro lado, el sarcoma uterino surge en el músculo liso, o en el tejido conjuntivo que reviste el aparato uterino. Es bastante raro: solo el 4% de los casos de cáncer de útero se tratan de sarcoma uterino.

Este tipo de cáncer también se presenta después de la menopausia y se puede presentar en dos formas: cuando comienza en las células musculares lisas se denomina leiomiosarcoma y si nace en las células del tejido conectivo sarcoma endometrial estromal.

Un sangramiento anormal puede ser la primera manifestación de un cáncer de útero

En el 90% de los cánceres de útero el primer síntoma es el sangrado vaginal anormal. Como generalmente este tipo de cáncer se presenta después de la menopausia cuando ya no hay menstruaciones, la aparición de un sangramiento es altamente indicativa de una lesión en el endometrio.

Otros síntomas que pueden ser manifestaciones de cáncer de útero pueden ser:

Aumento en el flujo vaginal

Se acompaña de cambios de coloración, consistencia y olor, así como la presencia de sangre, aunque esto también puede ser señal de enfermedades de transmisión sexual.

Dolores

Sobre todo en la zona pélvica. Dificultad o dolor al orinar o dolor durante las relaciones sexuales.

En estadios avanzados el cáncer uterino  y sus síntomas pueden ser…

El cáncer de endometrio genera otros síntomas como pérdida de peso y señales de anemia como debilidad, fatiga, palidez, falta de aire y otros. Si encuentras alguno de los síntomas mencionados, debes acudir de inmediato a un especialista.

¿Por qué se produce el cáncer de útero?

Como se ha explicado en ocasiones anteriores el cáncer se produce por un crecimiento celular descontrolado, pero los mecanismos que desencadenan esa respuesta no se conocen completamente. En este tipo de cáncer se involucran factores genéticos y hormonales.

Se postula que la presencia elevada de estrógenos asociada a una insuficiente producción de progesterona pudieran ser factores de riesgo para la aparición del cáncer de útero.

Entre las situaciones que pudieran propiciar este comportamiento, se encuentran:

  • Obesidad
  • Antecedentes de infertilidad o no haber quedado gestada
  • Primera menstruación a edades muy tempranas
  • Menopausia tardía
  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Tumores ováricos productores de estrógenos
  • Terapia sustitutiva a base de estrógenos sin progesterona

A estas situaciones se suman otros factores de riesgo como:

  • Tratamiento con radiación del área de la pelvis
  • Presencia simultánea de hipertensión, diabetes y obesidad
  • Haber presentado con anterioridad cáncer de mama, ovario y colon
  • El tratamiento con tamoxifeno para el cáncer de mama
  • Susceptibilidad genética a padecer diferentes enfermedades malignas

¿Puedo hacer algo para prevenir el cáncer de útero?

Para reducir el riesgo hay varias alternativas asociadas a los hábitos de vida saludables que han demostrado disminuir el riesgo de cualquier tipo de cáncer como son:

  • Control del peso corporal y actividad física sistemática.
  • Alimentación saludable con productos frescos, frutas, vegetales y bajo contenido de grasa animal y sal.
  • Aprender a manejar el estrés y controlar las enfermedades crónicas.
  • Si consume estrógenos, hacerlo de forma combinada con la progesterona.
  • Mantener un chequeo periódico de su estado de salud y acudir al médico de inmediato si detecta alguno de los síntomas previamente mencionados.

¿Cuán frecuente es el cáncer de útero las mujeres españolas?

En las mujeres españolas en el 2015 los tumores que más frecuentemente se diagnosticaron fueron: el cáncer de mama, colo-recto, cuerpo uterino, pulmón, vejiga, ovario, páncreas y estómago. Como se puede observar el útero ocupa la tercera posición.

Sobre los fallecimientos de mujeres según los datos del Instituto Nacional de Epidemiología, en el 2014 el que mayor número de muertes produjo fue el de mama, colon, pulmón, páncreas, estómago, útero y ovarios.

El cáncer de útero da manifestaciones de sangramiento
El cáncer de cuerpo de útero es uno de los más frecuentes en la mujer y ante sus primeros síntomas debes de acudir al médico

La supervivencia del cáncer de útero dependerá del estadio en el momento del diagnóstico

La mayoría de las veces el cáncer de útero da síntomas desde el inicio de la enfermedad por lo que es frecuente que los tumores se detecten en los estadios iniciales (I y II) cuando están localizados y no han invadido los órganos cercanos.

El estadio I significa que el tumor está confinado al cuerpo del útero, el estadio II quiere decir que está afectado el cuerpo y el cuello del útero. La mayoría de estos tumores se diagnostican en mujeres postmenopáusicas entre 50-70 años.

De acuerdo al estadio, así será la terapia indicada, la que podría ser quirúrgica, radioterapia o quimioterapia  de acuerdo a la situación particular de cada caso. En algunos casos se combinan.

En el cáncer de útero la supervivencia a los 5 años es muy buena con resultados que oscilan entre un 83 y un 90%.

Entre las alternativas terapéuticas del cáncer de útero está la quimioterapia
La quimioterapia dependerá del estadio de desarrollo del cáncer de útero y la evaluación médica de cada paciente

Y siempre recuerda…

No te desesperes… antes de sufrir por padecer una enfermedad grave, espera el resultado de las pruebas. En muchas ocasiones los síntomas se pueden confundir con enfermedades benignas.

Cuando hay un sangrado no habitual, no le restes importancia puede ser la primera manifestación de un cáncer de útero. No se lo achaques a la menopausia, chequéate a tiempo.

Tu médico te hará preguntas sobre los síntomas, factores de riesgo y otros problemas de salud, te realizará un examen físico y ginecológico y te indicará las pruebas diagnósticas requeridas de acuerdo a tu caso.  Una detección temprana puede salvar tu vida.

Te interesará leer: ¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE CÁNCER MÁS FRECUENTES?