Beneficios de un coworking, ¿es más saludable o mejor trabajar en casa?


Cuando el teletrabajo es una forma de vida, llega un momento en el que es bastante habitual plantearse diferentes alternativas, como, por ejemplo, si quedarnos en casa aprovechando los beneficios de trabajar sin movernos del sitio o si deberíamos ir a uno de los famosos coworkings que cada vez están ganando más usuarios. De hecho, incluso si pasamos por alguna cafetería tipo Starbucks, es bastante habitual encontrar gente tecleando en su portátil, mirando presentaciones en el iPad o incluso dando clases particulares en una de las mesas más retiradas. Es el boom de la era del trabajo a distancia y a veces trabajar en un coworking o desde casa puede suponer un dilema para la persona que tiene que lidiar con esta modalidad que, poco a poco y por fortuna, está empezando a estar más considerada.

Por eso, si estás en esa situación, pero tienes dudas, hoy queremos asesorarte y guiarte en el camino de si es mejor trabajar en un coworking o si debes seguir desde casa. Incluso, un término medio podría ser combinar ambas opciones o incluso optar por otras fórmulas, como cafeterías, bibliotecas o similares.

Lo mejor de todo es que hay opciones para todos los gustos, aunque no todas son muy saludables. Te explicamos lo mejor y lo peor de cada una para que puedas decidir por ti mismo.

Otros artículos de interés: Ventajas e inconvenientes de trabajar desde casa

Pero, ¿qué es un coworking?

Antes de entrar en materia, queremos explicarte qué es un coworking y cómo puedes aprovecharlo.

Se trata de espacios de trabajo compartidos, equipados con mesas, sillas, enchufes, WiFi y zonas comunes como aseos o cafetería. Suelen tener una suscripción mensual, con diferentes precios según lo que quieras que te incluya (hay quienes necesitan un despacho privado, otros buscan poder acceder a salas de reunión y algunos solo quieren una mesa). También existen algunos coworking gratuitos, del Ayuntamiento o incluso de empresas como, por ejemplo, el Banco Santander, quien ha abierto hace poquito algunos Work Café en Madrid, de acceso libre para todas las personas que necesiten trabajar en él y con ventajas especiales para sus clientes (por ejemplo, poder reservar una sala de reuniones o disfrutar de un descuento del 30% en su comida).

¿Por qué deberíamos quedarnos a trabajar en casa?

beneficios de un coworking

El primer punto que te debes plantear es analizarte a ti mismo. Tus hábitos, tus necesidades, tus rutinas… todo esto influye a la hora de elegir una u otra opción. Hay quien no consigue concentrarse en casa de ningún modo, mientras que otros necesitan el silencio sepulcral que reina en una vivienda personal y, por el contrario, no se concentran estando a la vista de otras personas.

Una vez detectado esto, te invitamos a analizar cuáles son tus hábitos. ¿En qué horario te viene mejor trabajar? Si necesitas hacerlo por la noche, obviamente las posibilidades se reducen y necesitarás trabajar desde casa. Si, por otro lado, necesitas algún tipo de material específico que no puedes transportar contigo, el coworking tampoco es para ti.

Lo mismo sucede si tienes a tu cargo alguna persona dependiente, ya sea un menor, una persona con movilidad reducida o un mayor. Obviamente hay que tratar de buscar una solución alternativa, ya que si estamos trabajando no podemos estar pendientes de otros o veremos cómo nuestra productividad desciende a niveles mínimos. Sin embargo, si no queda otra opción, es evidente que no puedes llevar a tu bebé a trabajar en un coworking y necesitarás quedarte en casa.

Los grandes beneficios de trabajar en un coworking para la salud

trabajar a distancia

Trabajar desde casa puede tener muchas ventajas, pero a nivel de salud (física y mental) también tiene suficientes motivos en contra como para que nos planteemos que no es una solución definitiva para muchas personas. Sabemos que es lo más cómodo, pero a medio – largo plazo tiene consecuencias negativas para la salud, por tanto, en la mayoría de los casos, es preferible trabajar en un coworking.

¿Por qué? Te lo explicamos brevemente. A nivel de salud física, el hecho de tener que desplazarnos (lo ideal es buscar algo cerca de casa para no perder tiempo) nos va a ayudar a estar algo más activos. Pasar años y años de la cama al escritorio, pasando por la cocina y el baño, es malísimo para tu salud física. Conlleva problemas como atrofia muscular, subida del colesterol, aumento de peso, hipertensión, falta de energía… El ser humano necesita movimiento, mayor o menor, pero tenemos que movernos, no lo olvides.

Por otro lado, el hecho de trabajar en un coworking te ayudará a sociabilizar. Tal vez no hagas amigos y simplemente vengas a concentrarte con tus auriculares y la pantalla de tu ordenador. Pero verás gente a tu alrededor, saludarás al portero o a tu vecino de mesa y pedirás un café al barista. Estos pequeños gestos te van a ayudar a no convertirte en una persona solitaria y aislada del mundo. Trata, además, de introducir alguna rutina saludable, como entablar una conversación con esa persona que cada mañana se sienta frente a ti o con quien te vende el periódico. Los pequeños gestos marcan la diferencia.

A nivel psicológico, salir de casa para trabajar en un coworking también te va a aportar ventajas. El simple hecho de vestirte y ver la luz del sol, dar un pequeño paseo y salir de casa, puede ayudarte a no caer en depresiones, sentimiento de soledad, excesiva preocupación por los problemas… Piénsalo.

No me viene bien la opción del coworking, ¿cómo puedo buscar una solución intermedia?

trabajar en un coworking

Existen muchos casos en los que el coworking no es una solución. Bien porque sean demasiado caros en tu ciudad, porque no queden plazas disponibles, porque te coja demasiado lejos o, simplemente, porque en tu ciudad no haya ninguno. Están muy de moda en las capitales, pero es cierto que en ciudades más pequeñitas o incluso en pueblos todavía no es algo que sea habitual ver.

En estos casos y si has decidido que te gustaría trabajar a distancia, pero fuera de casa, una buena opción para las personas que teletrabajan es localizar algún espacio público donde puedas trabajar sin problemas. Por ejemplo, cafeterías o locales de comida rápida, tipo VIPS o McDonalds no suelen poner ningún problema si una persona ocupa la mesa durante varias horas. Por supuesto, utiliza el sentido común. Evita los locales pequeños, pide una consumición y busca aquellos que sean lo suficientemente grandes tanto para que tú estés tranquilo como para que tu presencia estática durante horas no moleste ni evite que otros clientes puedan entrar en el lugar.

Otro sitio de este estilo son las bibliotecas. Son silenciosas y están enfocadas al trabajo y al estudio, aunque es cierto que al ser un ambiente más hermético puede saturarte la mente antes que una cafetería que tenga un nivel de concurrencia bajo.

Lo bueno de optar por este tipo de espacios y no por un coworking es que puedes romper la rutina yendo cada día de la semana a trabajar a un sitio diferente. No solo te harás especialista en conocer dónde sirven el mejor café de tu ciudad, si no que sentirás esa libertad que tan asociada va al teletrabajo y que a veces se termina olvidando porque, a fin de cuentas, es una modalidad más de trabajo.

Sigue leyendo: CÓMO SER MÁS PRODUCTIVO