Beneficios de la cerveza


Salir a tomar unas cañas o acompañar los partidos de fútbol con una cerveza en la mano convierten a esta bebida en un elemento social presente en nuestro día a día. El igual que ocurre con el vino, la cerveza tiene más beneficios que contraindicaciones si se toma siempre con moderación.

Sin embargo, el hecho de ser una bebida alcohólica y los dramáticos efectos asociados al alcoholismo hace que aún muchas personas se muestren reticentes a consumir bebidas con algo de graduación. Para ellos, las opciones de cerveza sin alcohol ya están al alcance de todos en supermercados y bares, para que el alcohol ya no sea una excusa para no disfrutar de las ventajas de beber cerveza.

Por otra parte, en los últimos años está cobrando cada vez más protagonismo la cerveza artesanal, con un proceso de elaboración cuidado desde el primer paso, consumir esta variedad de cerveza es una experiencia inigualable.

Proceso de elaboración de la cerveza artesanal Tyris
Proceso de elaboración de la cerveza artesanal Tyris

Hoy te queremos hablar de cinco beneficios que esta popular bebida nos puede aportar, tomándola siempre con moderación. Porque una buena alimentación no se basa solo en lo que comemos, también es importante cuidar lo que bebemos.

Beneficios de la cerveza

Buena para el corazón:

Numerosos estudios han demostrado que beber cerveza, siempre de forma moderada, puede reducir considerablemente las posibilidades de sufrir un ataque al corazón, así como mejorar la vida de nuestras arterias gracias a que eleva los niveles del colesterol bueno, muy importante tenerlo en unos niveles correctos para que las arterias conserven su elasticidad y no sufran “tapones”.

Buena para los riñones:

Consumir cerveza diariamente en pequeñas cantidades puede ayudar a reducir la posibilidad de tener cálculos renales hasta en un 40%, ya que previene de la formación de piedras y hace que los riñones trabajen a un ritmo adecuado. Aunque el alcohol suele ser enemigo directo de estos órganos, esta bebida a base de malta puede convertirse en su aliado si la tomamos en las dosis justas, sin abusar de ella.

Buena como anticoagulante:

Gracias a la cerveza podemos prevenir los coágulos de la sangre y otros percances derivados de una mala circulación, un aspecto muy importante para mantener una esperanza de vida alta y evitar problemas relacionados con accidentes cardiovasculares o cerebrovasculares.

Buena para las personas hipertensas:

Este punto está muy relacionado con los ya mencionados beneficios sobre el corazón y el riego sanguíneo. Si sufres de hipertensión, seguro que tu médico te habrá recomendado un vaso de cerveza diario, en este caso mejor recurrir a fórmulas sin alcohol o cervezas artesanales, como la cerveza Tyris que se fabrica en Valencia.

Buena para reducir el estrés:

Aunque este punto no está demostrado científicamente, lo cierto es que los sujetos que toman esta bebida con moderación se encuentran mejor anímicamente que quienes no lo hacen. Esto puede deberse a la llamada “causalidad”: nuestro cerebro relaciona cerveza con momentos de ocio con amigos o de descanso en solitario, consumimos cerveza cuando nuestra jornada laboral ha llegado a su fin y por fin encontramos un momento para nosotros.