Autoexámenes que pueden salvarte la vida


Algunas enfermedades graves pueden detectarse a tiempo con autoexámenes que son muy simples. Siguiendo unos pasos sencillos se puede descubrirlas a tiempo teniendo la oportunidad de seguir tratamientos más eficientes.

Conoce cuáles son los autochequeos que puedes realizar en tu propio hogar y cómo puede salvarte la vida cuando las detectas a tiempo.

Autoexámenes que pueden salvarte la vida

Manchas, comezón o dolores suaves pueden ser una señal de un problema serio. Conoce cuáles son, conoce a tu cuerpo y disfruta de una mejor calidad de vida.

autoexámenes

Lunares

De acuerdo a la apariencia de los lunares puede indicar melanoma o cáncer de piel. Según un artículo de la revista British Journal of Dermatology la existencia de una cierta cantidad de lunares puede indicar un comienzo de esta enfermedad.

Cuenta los lunares que tienes y si son más de 11 en tu brazo derecho visita a un dermatólogo quien te podrá dar un diagnóstico preciso. Esta misma recomendación es válida cuando notamos un cambio en la forma o color de algún lunar, aunque se encuentre en otra parte del cuerpo.

En el siguiente artículo encontrarás: Características de los lunares peligrosos.

Nódulos debajo de una axila

Algunas personas pueden sufrir de un forúnculo o infección del bello debajo de la axila y puede causar molestias. Otras veces se trata de infecciones que se manifiestan con zonas rojas y descamaciones. Para tratarla se debe consultar con un médico para saber si se necesita un antibiótico.

Para evitar este tipo de problemas se debe secar bien la axila después de lavarte y utilizar una prenda que sea holgada, para evitar cualquier roce. Si dichos síntomas surgieron luego de cambiar el desodorante deja de usarlo y continua con los autoexámenes para ver su evolución.

Si no es así puede tratarse de la inflamación de un ganglio linfático y en ese caso se debe consultar con un médico para descartar cualquier indicio de cáncer de mama.

Piel del pezón

Si uno de los pechos muestra una apariencia diferente en el pezón, como enrojecimiento, escamas o costras con frecuencia puede ser una señal de una enfermedad llamada Paget o el inicio de cáncer de mama. Consulta con el ginecólogo en tu próxima consulta, él sabrá asesorarte sobre de qué se trata.

Halo en el iris

Examina tus ojos y si descubres un halo blanquecino o gris alrededor del iris de tu ojo puede deberse a un nivel alto de colesterol. Con un laboratorio de sangre el médico podrá determinar exactamente que está sucediendo y tomar las precauciones correspondientes.

Si el colesterol te preocupa comienza una dieta que contenga frutas y verduras, acompañadas de pescado. Disminuyendo el consumo de carnes rojas y evitando los embutidos y productos de panadería.

autoexámenes

Revisa las manos

Cuando la punta de los dedos comienza a ensancharse tomando un volumen mayor puede ser un signo de un problema cardíaco, hepático, pulmonar o la presencia de un tumor. Entonces si la punta es más gruesa que el resto del dedo consulta con un médico para realizar un estudio general.

Si notas que las manos se tornan frías, puede deberse a un problema de tiroides, en el próximo control que te realices incluye un pedido de tiroides.

Revisa las uñas

Algunas manchas blancas pueden aparecer en la misma uña y son totalmente inofensivas. Sin embargo, algunas mancas son blancas y se encuentran en la piel del dedo y se transparentan a través de las uñas.

¿Cómo nos damos cuenta? Muy simple, presionamos la uña con las yemas de los dedos pulgar e índice. Si la mancha desaparece es porque era parte de la piel del dedo y no de la uña. Si es así solicita un turno con un dermatólogo para salir de la duda.

Otra señal que los autoexámenes pueden delatar alguna enfermedad mirando las uñas son las estrías verticales marcadas e irregulares. Si es así podría indicar un problema cardiovascular o de artritis. En el caso de que la estría sea vertical puede deberse a un cambio importante en nuestra nutrición.

Presta atención a tus pies

Sentir que los pies se hinchan por las noches tras un día muy agotador de caminatas o de muchas horas de estar sentadas, en un viaje, por ejemplo, puede llegar a ser normal. Después de mantener unas horas levantadas ese efecto tiene que pasar.

Si esto ocurre con frecuencia puede llegar a ser un problema de circulación sanguínea. Una señal un poco más clara de que nos está faltando oxígeno a nuestra sangre es que las uñas de los pies se tornen gruesas de un color oscuro y frágiles.

Otra señal de una mala circulación sanguínea es sentir frío en los pies. Aunque si está acompañado de otros síntomas como fatiga, subida de peso sin razón aparente puede deberse a un problema de tiroides.

Así que menciona estos signos de los autoexámenes en tu próxima consulta con su médico.

autoexámenes

Mal aliento

Tener mal aliento al despertar acompañado de una sensación de hambre, sed y muchas ganas de orinar, puede ser una señal de un comienzo de diabetes. Algunas dietas también pueden provocar que el organismo comience a quemar las grasas del cuerpo cuando no posee la suficiente cantidad de insulina.

Esto genera un gusto característico a fruta madura por la cantidad de cetonas que el organismo está produciendo. Un control con el médico despejará cualquier duda.

Un problema en las encías también puede provocar mal aliento, por lo tanto, es bueno revisarlas cada vez que te cepillas los dientes. Porque si están rojas e hinchadas puede deberse a una infección y las bacterias que se encuentran en la boca puede pasar rápidamente a la sangre.

En cambio, si notas que las encías tienen un color muy claro puede deberse a una anemia.

Párpados hinchados

Es cierto que el cansancio se manifiesta en unos párpados hinchados por las mañanas, pero si aparecen de manera frecuente se puede deber a un problema renal. Si, además, notas unas pequeñas bolitas de grasa puede estar indicando un nivel alto de colesterol.

Cabello para esclarecer los autoexámenes

Un cabello quebradizo y sin vida que no haya sido maltratado con tinturas ni planchitas puede indicar una falta de algunos nutrientes como vitamina B y algunos minerales como el hierro. Especialmente si te han aparecido algunas canas antes de los 25 años.

Prueba tus pulmones

Como parte de los autoexámenes que puedes hacer para revisar tu estado de salud se encuentra la de inflar un globo en un solo intento. Si logras inflar un buen tamaño, tu capacidad pulmonar está intacta, mientras que, si no puedes inflarlo o es muy pequeño, tienes que ir a una consulta.

Vientre hinchado

Un vientre que aumente progresivamente, acompañado de ganas de orinar, sensación de estar muy llena luego de almorzar o cenar, puede indicar un problema de ovarios. Nunca está demás consultarlo con un ginecólogo para anticiparse a cualquier enfermedad.

Aunque las razones más frecuentes son exceso de gases o retención de líquidos, trata de realizar una consulta para descartar otros diagnósticos relacionaos como hernia de hiato o síndrome de intestino irritable o alguna intolerancia alimentaria.

autoexámenes

Llagas en la boca

Algunos cambios en la dieta o un estado de ansiedad o estrés pueden provocar la formación de llagas. Si aparecen frecuentemente pueden estar indicando un trastorno digestivo o cáncer. En la boca también suele aparecer unas manchas blancas que no son llagas porque no causan molestias. En ese caso se puede tratar de candidiasis oral.

Afonía

Si de repente te has quedado sin voz y no recuerdas una razón aparente como gritar o un estado de ansiedad o nervios reciente, tienes que consultar con un médico. Una afonía que dure más de 15 días sin razón puede ser causado por alguna enfermedad como cáncer de mucosa, laringe u otra zona. El médico podrá sacarte de toda duda en la próxima consulta que tengas con él.

Color de la orina

Dentro de lo autoexámenes que puedes realizar en tu propia casa se encuentra la de verificar el color de orina. Cuanto más clara sea mejor te encuentras de salud. Si notas que tienes un tono ámbar puede tratarse de un problema de hidratación. En cambio, si el color es muy fuerte y está acompañado de un amarilleo en los ojos, se puede tratar de un problema en el hígado.

En el caso de que la orina sea rojiza y no hayas consumido alguna fruta o verdura roja, puede tratarse de un problema en los riñones o en las vías urinarias. Mientras que, si es azul, puede deberse a un exceso de calcio o infección bacteriana.

Forma y color de las heces: otro de los autoexámenes importantes

Lo que despedimos de nuestro organismo también da señales de cuál es el estado de salud de nuestro cuerpo. Las heces deben ser uniformes, si tiene una densidad muy dura o forma de bolitas puede deberse a una falta de agua o estreñimiento.

Una forma muy delgada puede indicar un problema en los intestinos, como pólipos o hemorroides. Cuando es muy blanda puede tratarse de una indigestión o diarrea, si es prolongada en el tiempo puede tratarse de colon irritable. El color también es un indicador de que nuestro sistema digestivo funcione perfectamente.

Si el color es muy oscuro puede deberse a presencia de sangre o algún otro problema en los intestinos o páncreas. Con estos simples autoexámenes que puedes realizar en este preciso momento puedes saber si tienes algún inicio de alguna enfermedad que puedas tratarla a tiempo.

Una de las enfermedades que más posibilidades de éxito tienes cuando la atacas desde sus inicios es el cáncer. En el siguiente artículo encontrarás: Cuáles son los 14 síntomas de cáncer.