Todo lo que necesitas saber para aprender a montar en patinete eléctrico de forma segura


Los patinetes eléctricos han llegado para quedarse. Suponen un desembolso inicial mucho menor que cualquier moto o coche, permiten moverse por cualquier lugar de la ciudad, son sostenibles y no necesitan ningún tipo de mantenimiento ni gasolina, tan solo recargarlos con electricidad y listo. Pero tal vez dudas en comprar uno porque no sabes si es fácil aprender a montar en patinete eléctrico o si puede ser peligroso.

Hay muchas dudas en torno a ellos, por eso, desde Actitud Saludable queremos contarte todo lo que necesitas saber antes de aprender a montar en patinete eléctrico para que sea más fácil de lo que piensas y puedas hacer kilómetros desde el primer día.

Además, también te contamos acerca de seguridad, normativa y las características en las que te debes fijar antes de elegir uno u otro modelo. No todos son iguales, aunque lo parezcan y no todas las personas necesitan el mismo tipo de vehículo. Esto es importante que lo interiorices: es un vehículo, no un juguete (aunque también se pueda usar por ocio), por lo que debes tenerlo presente antes de decidir.

Qué patinete eléctrico elegir: características y productos

Como te decíamos, tal vez todos los patinetes te parezcan iguales. Estéticamente son casi idénticos, pero lo que varían son una serie de especificaciones o características técnicas que debes atender.

Lo primero de todo es la potencia del vehículo. Tal vez pienses que no necesites mucha potencia porque no quieres ir haciendo el loco, pero ten presente que esto también es lo que te ayudará a acelerar más rápido cuando lo necesites (por ejemplo, si vas a salir de un semáforo y vienen coches detrás) o para subir cuestas. Un patinete de 300W hace perfectamente todas estas funciones.

Otro detalle a tener en cuenta es la velocidad que alcanza y precisamente es algo que va en el mismo sentido de lo anterior. No solo es que quieras correr y hacer el loco, es que en ocasiones puedes necesitar dar un empuje rápido a tu circulación. Eso sí, ten en cuenta que hay limitaciones en las ciudades. Lo normal, con la legislación actual, es que pueda andar hasta 25km/h.

La autonomía también es un factor importante a la hora de elegir vehículo. Ten en cuenta que aunque te indique, por ejemplo, 30 km de autonomía, esta puede ser mayor o menor según la velocidad a la que vayas, si lo enciendes y lo apagas varias veces, si pones control de crucero, si enciendes las luces, si sales más rápido o más despacio…

Y, por último, mírate la carga máxima que soporte el patinete. Hay algunos que son de niños, otros que apenas llegan a 70 kg, etc.

aprender a montar en patinete electrico

Accesorios que puedes necesitar

En la mayoría de ciudades el casco no es obligatorio, aunque sí es muy necesario y sería importante que lo llevaras. Ten en cuenta que te puedes caer o tener alguna colisión y la cabeza tienes que llevarla protegida. Además, te recomendaríamos también que incorporases una luz en la parte trasera del casco, ya que la luz del patinete va muy baja para los coches y así te verán mejor.

Hablando de luces, seguramente te interesará añadirle un faro adicional a tu patinete para que te vean mejor. También puedes añadirle reflectores con la misma intención: ser visto.

Recuerda que también venden pequeñas bolsas para que puedas transportar cosas, ganchos para bolsas o incluso soportes para que puedas llevar el móvil a modo de GPS si no sabes muy bien cómo llegar a un determinado lugar.

Aprender a montar en patinete eléctrico

Una vez tengas tu equipo al completo, llega el momento de aprender a montar en patinete eléctrico. Si sabes montar en bicicleta te resultará muy sencillo, ya que solo tendrás que subir, mantener un poco el equilibrio y circular. Recuerda la misma máxima que con las bicis: mientras estés en marcha no te caerás. Ya sabes que el problema o la mayor dificultad llega cuando intentas mantener el equilibrio casi parado.

Para salir, solo tienes que subir un pie, en posición recta y con el que está en el suelo empujarte hacia delante (echando el pie hacia atrás), ahora sube ese pie y dale al acelerador si vas en llano o cuesta arriba o simplemente deja caer si vas cuesta abajo.

Es interesante aprender primero en cuesta abajo, al menos unos metros, para que te acostumbres a esa sensación. Después ya puedes ir en llano para aprender a mantener el equilibrio, jugar con la velocidad, probar los frenos, girar…

Y ya estás listo. Prueba durante un rato en un lugar en el que puedas hacer todas estas pruebas y consigas sentirte seguro y una vez hecho esto ya puedes salir a ciudad.

aprender a montar en patinete electrico

Aprender a montar en patinete eléctrico: ¡cuidado! Vas a circular

No es lo mismo montar en patinete que circular. Y esto es algo que debes tener muy en cuenta ya que los vehículos, cuando son utilizados como medio de transporte, no son ningún juguete. Tienen unos peligros y concretamente con el patinete puedes atropellar a alguien, dañar otro coche o ser tú el atropellado. Por eso, te pedimos máxima responsabilidad.

Hay ciudades en las que es mucho más fácil circular con el patinete que en otras. Donde se concentra más tráfico, en las grandes capitales, es mucho más complicado, por eso ahí es donde debes estar seguro y no dudar.

Recuerda que debes respetar todas las señales de circulación (stop, ceda el paso, semáforo, pasos de cebra…).

En cuanto a la normativa, hay bastante caos con esto ya que depende de cada municipio. Es decir, no hay una normativa genérica para todo el mundo por igual, si no que cada Ayuntamiento puede establecer sus propias normas sobre circulación de patinetes.

Lo más habitual, sin embargo, es que estos puedan circular igual que las bicicletas, es decir, en carril bici cuando exista o por la calzada cuando no haya carril bici, con preferencia respecto a las aceras donde, por norma general, no se debería circular. La velocidad máxima permitida suele ser de 25 kilómetros por hora y no se permiten dos personas subidas a un mismo patinete.

No debes tenerle miedo, pero sí mucho respeto y saber que no vas tú solo por la carretera. Hay más vehículos y más peatones, por lo que debes tener cuidado y circular con máxima precaución.

Si vas a salir de noche, recuerda vestir de forma que se te vea bien y llevar todas las luces posibles, no escatimes en esto.

Por último, una duda muy habitual es si es necesario llevar seguro. En la mayoría de ciudades no es necesario, pero te recomendamos que eches un vistazo a la oferta de aseguradoras disponibles. Suelen ser muy económicos (en torno a los 3 euros al mes los más básicos) y al menos te cubren responsabilidad civil y daños a terceros en caso de que tengas algún pequeño choque, por ejemplo, si dañas un espejo de un coche aparcado al pasar con el patinete o si le das a una puerta de un escaparate al pasar, por ejemplo. También existen algunos seguros que te pueden cubrir daños a ti mismo o a tu patinete.

Sigue leyendo: Los mejores métodos para ahorrar en los regalos y que funcionan