El apego en adultos y su incidencia en las relaciones de pareja


Cada uno de nosotros vivimos las relaciones de pareja de una manera, aunque también es cierto que el carácter del otro influye muchísimo en nuestra propia actitud. Esto no significa que tengamos una personalidad débil o que nos dejemos influenciar. Todo lo contrario. Si echamos un vistazo a lo que dice la psicología, veremos que en nuestras relaciones entra en juego el denominado apego en adultos y cómo encontrar una persona con un apego compatible al nuestro es fundamental para que la relación funcione bien y para que nosotros mismos estemos en paz y felices.

Si te interesa el tema, te ayudamos a comprenderlo mejor a continuación. Sin duda, entender los tipos de apego e identificarte con ellos te ayudará a no caer en conductas negativas y a comprender que tu manera de actuar dentro de una relación está totalmente condicionada por ello. Esto no quiere decir que te excuses y que te niegues al cambio, todo lo contrario. Debes hacer lo posible por entender que tu inseguridad o incluso tu forma de evitar al otro son consecuencia de un tipo de apego y no del amor. Por ello, antes de pensar que no hay solución, sigue leyendo y autoanalízate.

Otros artículos de interés: ¿Cómo superar una ruptura?

¿Qué es el apego y de dónde viene?

El apego es una parte más de nuestra conducta humana y aunque se suele relacionar con niños y bebés, nada más lejos de la realidad. El apego nos acompaña durante toda nuestra vida, pero se manifiesta en diferentes tipos y cada persona es más propensa a un tipo de apego o a otro.

¿De dónde viene el apego? Como muchos factores de nuestra vida y de nuestra conducta, el apego viene de la edad infantil. Esto no quiere decir que no podamos modificarlo con el tiempo, pero sí entender por qué somos así, qué nos ha marcado y cómo podemos modificarlo para que, sin dejar de ser nosotros mismos, consigamos calma y felicidad, dos aspectos fundamentales para tener una vida plena.

Los diferentes tipos de apego se manifiestan tanto en la persona individual, sus lazos afectivos, la intimidad y sus parejas.

 

Tipos de apego en adultos:

Existen tres tipos de apego fundamentales: apego evitativo o evasivo, apego seguro y apego ansioso o ambivalente. Se dice que la proporción es la siguiente:

  • Apego evasivo o evitativo: 25%
  • Apego seguro: 55%
  • Apego ambivalente o ansioso: 20%

    apego en adultos

      Apegos incompatibles puede dar lugar a problemas en la pareja

¿Siempre tenemos un mismo tipo de apego? Sí y no. Normalmente, cada persona tiene una mayor predisposición a uno de estos tipos mencionados, sin embargo, en las relaciones de pareja también influye cómo sea nuestro compañero, su propia actitud y personalidad y la seguridad que nos dé.

Una diferencia del apego en adultos y en niños y en bebés es que en la edad infantil necesitamos reforzar nuestro apego con presencia física, mientras que en la edad adulta la presencia psicológica, el sentirnos acompañados y queridos, es casi más importante que tener físicamente al lado a esa persona amada.

Te contamos a continuación en qué consiste cada tipo de apego:

Apego seguro:

Seguro que piensas que esta es la mejor definición, pero no todos podemos ser iguales y no todos necesitamos las mismas cosas. El tipo de apego seguro es aquel en el que no tenemos problemas para abrirnos a nuestras parejas, el vínculo se realiza de una manera sencilla y se disfruta de la intimidad. Hay facilidad para expresar sentimientos y no necesitan el apoyo constante de la pareja. Suelen ser personas con autoestima alta y no existe el miedo a estar solo.

Apego evitativo o evasivo:

Se trata también de personas con un autoestima alto, pero con una baja percepción del otro. Les cuesta intimar, tanto a nivel físico como psicológico, hay mucha desconfianza y no les gusta depender emocionalmente con sus parejas. Este tipo de personas son incompatibles con las de apego ansioso o ambivalente.

Apego ambivalente o ansioso:

Las personas con apego ambivalente o ansioso necesitan crear vínculos estrechos, depender emocionalmente de sus parejas y sentirlas siempre con ellas, no necesariamente físicamente, si no emocionalmente. No confundamos los celos o la posesión con este tipo de apego, no tienen que estar relacionados. De hecho, al ser también personas con autoestima baja y con un gran miedo al abandono, son también bastante fáciles de complacer, solo necesitamos reconocerlas en nuestras relaciones de pareja y darles a entender que estamos con ellas.

Un ejemplo de este tipo de apego lo encontramos en relaciones a distancia. Una persona con este tipo de apego puede interpretar y vivir con bastante angustia si un día su pareja se muestra raro, esquivo. Pero basta con una llamada telefónica para que entienda que todo está bien y se vuelva a mostrar complaciente y segura.

¿Cómo tratar de reconducir el apego en adultos para tener una relación sana y feliz?

apego en adultos
Conocer más sobre el apego en adultos puede ser una buena manera de llegar a la vejez felices

¿Dónde viene el problema del apego en adultos? Las personas con apego seguro pueden encajar bien con cualquier otro tipo de apego siempre que pongan de su parte y que sus personalidades sean compatibles, sin embargo, una persona con apego evasivo y otra con apego ambivalente lo tendrán más difícil, ya que lo que esperan de la relación no es lo mismo. No es malo una cosa ni la otra, simplemente no encajan a este nivel.

Hay que entender que ningún tipo de apego en adultos es patológico en sí mismo. Lo que se convierte en patológico son otro tipo de conductas, más ligadas a la personalidad en sí que a un apego derivado de la infancia. Sin embargo, entender estos tipos de apego, identificarnos con ellos e identificar a nuestra pareja es importante para identificar situaciones que se pueden dar en la relación.

Lo importante es ser razonable, no dejar que un apego condicione ciertas situaciones y sobre todo que nos absorba. Si notamos que nuestra actitud comienza a no ser la ideal, ni para nosotros ni para el otro, y que nos roba la calma, debemos tratar de identificarlo y saber que estamos siendo víctimas de este apego en adultos y que, aunque no podemos cambiar nuestra naturaleza, sí podemos ser razonables y tratar de enfocar la situación por donde mejor podamos.

¿Dos personas con apegos a priori incompatibles pueden encajar?

apego en adultos
Es importante identificar nuestro tipo de apego y el de nuestra pareja para determinar nuestra compatibilidad

Sí, sin duda. Al final, lo importante es saber ceder por el otro, en ambas direcciones, y tratar de que triunfe el amor, siempre que la relación nos haga sentir bien y que no continuemos forzando la máquina simplemente por el miedo a estar solos.

Como hemos comentado anteriormente, el tipo de apego seguro suele encajar mejor con el resto de apegos, siempre que los dos muestren raciocinio. Sin embargo, el apego evitativo y el apego ansioso es más difícil de encajar ya que ambas personas buscan tipos de relaciones diferentes.

En cualquier caso, hablar del tema, tratar de identificar qué se desea en la vida y en la relación y buscar soluciones en común siempre es el mejor paso para salvar la relación.

Sigue leyendo: ¿Qué hacer cuando te dejan?