5 preguntas que debes hacerte antes de ir a vivir en pareja


El objetivo de toda pareja es el de compartir una vida juntos. O al menos, esto debería serlo si queremos tener algo en común con esa persona y que llegue a buen puerto. En este sentido, es importante saber cuándo es el momento de dar cada paso y cuándo no, teniendo en cuenta que tanto la prisa como la lentitud pueden ser igual de enemigos para una relación. ¿Estás pensando ir a vivir en pareja? La cosa se está poniendo seria.

Antes de dar el paso y tomar la decisión, te recomendamos que ambos os planteéis una serie de preguntas para ver si estáis preparados para dar el paso, tanto a nivel individual como persona como a nivel de pareja.

Sigue leyendo y te desvelamos algunas de estas preguntas antes del gran paso.

Otros artículos de interés: Problemas que pueden surgir con la convivencia

Vivir en pareja: ¿qué nos debemos plantear antes de dar el paso?

Hablar de términos económicos:

beneficios de irte a vivir con tu pareja

Sabemos que no es nada romántico, sabemos que es un tema difícil de hablar y que probablemente no quieras mencionar, pero es importante que lo habléis ahora que vais a dar un paso adelante y a compartir algo más que el amor. Vivir juntos implica tener ciertos gastos y obligaciones que antes no teníais, por lo que es importante que determinéis cómo lo vais a hacer.

Debéis estar al corriente de la situación económica del otro y aceptar lo que sea, tanto lo bueno como lo malo, sin reproches futuros, siempre que sea de mutuo acuerdo. Evidentemente, ninguno está en la obligación de cargar con el otro, especialmente en etapas tempranas de la relación o la convivencia, pero si así se decide es algo que también hay que aceptar y ser consecuente con ello en el futuro.

También sería conveniente que establezcáis una serie de acuerdos y tratéis de conocer cómo es el otro respecto al dinero. En las parejas en las que uno de los dos es muy gastoso y el otro no, es posible que surjan discrepancias muy feas y que pueden enturbiar la relación.

Por ello, habladlo y sed sinceros, sentad las bases de lo que será vuestra economía ahora que habéis pensado en dar el paso de iros a vivir en pareja.

Debatir qué esperáis de la relación a corto, medio y largo plazo:

Está claro que cuando una pareja decide irse a vivir juntos es porque hay un proyecto de futuro común. O no. No todos pensamos igual, por lo tanto, además de hablar de términos económicos, también es importante que habléis sobre el futuro de la relación, qué esperáis de ella y cómo os gustaría que fuera.

Es posible que uno quiera irse a vivir con el otro simplemente por compartir gastos, mientras que ese otro está pensando ya dónde pondrá la cuna del bebé. Hablar sobre el futuro: boda, niños… Sabemos que son temas que en determinados momentos no procede sacarlos, pero es importante que sepáis cuál es el proyecto vital del otro, cómo encajamos ahí y si concuerda con el nuestro antes de que sea demasiado tarde y veamos que nos hemos empeñado en algo que desde el principio no debería haber sido porque los caminos no iban en la misma dirección.

¿Y por qué planteárselo al ir a vivir juntos? Porque quizás este es el primer gran paso en una pareja y es un momento perfecto para saber en qué punto os encontráis y qué espera el otro y uno mismo de la relación.

Habla contigo a solas, ¿estás seguro/a?

vivir en pareja beneficios de irte a vivir con tu pareja

Pero además de hablar con el otro también debes tener una conversación contigo mismo. Antes de estar bien en pareja, debes estar bien contigo. Antes de decidir por el otro, debes decidir por ti. ¿Captas lo que te queremos decir?

No hablamos de estar seguros sobre si quieres a tu pareja o no (que también) si no estar seguro a un nivel más allá. De nuevo, al igual que decíamos en el punto anterior, lo importante es saber dónde estás y dónde quieres ir antes de hablarlo con tu pareja. Si no lo sabes tú, nadie te va a poder ayudar a conseguirlo.

Por lo tanto, lo primero de todo es estar seguros de lo que queremos y para ello necesitaremos tener una conversación sincera con uno mismo. A fin de cuentas, somos nosotros los que debemos conocernos, saber quiénes somos y qué queremos, qué esperamos tanto de la vida, como de nosotros y de la relación. Teniendo claros estos tres puntos evitarás disgustos en el futuro que te pueden pasar facturas muy feas de pagar.

¿Hasta dónde estamos dispuestos a ceder?

Seguro que ya has escuchado muchas veces que la convivencia es difícil y sin duda lo es. Estamos hablando de dos personas que se pueden querer, sí, pero totalmente diferentes, con sus manías, sus gustos, sus hábitos y sus propias locuras, que deben adaptarse a compartir espacio con el otro.

Es muy posible que lo que antes te resultaba divertido ahora te empiece a poner nerviosa o nervioso. Las manías que antes te parecían pequeñas, se magnifican cuando tenemos que convivir con ellas, por lo que es importante un ejercicio doble en este sentido.

Por un lado, saber que el otro sigue siendo una persona por sí misma y que no tiene que cambiar para satisfacernos. Pero también intentar pulir esas cosas que somos conscientes que son defectos o que, siendo tonterías, pueden molestar demasiado al otro.

Es decir, establecer un acuerdo, un ying y un yang, en el que no tengamos que cambiar en contra de nuestra voluntad, pero sí que nosotros mismos queramos pulir aquellas cosas que pueden molestar y a su vez seamos ser transigentes para respetar las peculiaridades del otro. No podemos pretender que el otro cambie radicalmente, porque si esto es lo que de verdad queremos, entonces la pregunta debería ser otra. Y mejor que lo pienses ahora que después.

¿En tu casa o en la mía?

organizar el tiempo libre con la pareja volver con tu ex beneficios de irte a vivir con tu pareja

Por último, antes de elegir nidito de amor, debéis pensar bien dónde queréis estableceros. ¿Tenéis casa alguno de los dos? ¿Os vais a sentir a gusto utilizando la casa del otro o prefieres una en la que los dos lleguéis de nuevas? ¿Cerca del trabajo de uno o del otro? Elegir la casa también debe ser un tema importante a debatir y sobre todo, debéis tratar que no se convierta en una fuente de discusiones.

El tema se agrava cuando vivís en ciudades diferentes, en ese caso, ¿quién decide que debe dejar toda su vida para ir corriendo detrás del otro? Sea como sea es una pregunta que, si habéis pensado que queréis vivir en pareja os debéis plantear casi en un primer lugar, porque será el punto de partida desde el que comencéis a crear vuestra nueva vida.

Sea como sea, recuerda siempre que vivir en pareja tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero que lo importante es que los dos tengáis ganas, estéis dispuestos a ceder y tengáis siempre claro hacia dónde vais, además de hacérselo saber al otro.

Con esto, tendrás mucho camino andado y la convivencia será todo un éxito.

Si tú ya has probado a vivir en pareja, ¿le quieres dar un consejo a nuestros lectores?

Sigue leyendo: Cómo superar una ruptura de pareja