Hipotiroidismo, la cuerda floja del metabolismo


El hipotiroidismo o mixedema se produce como consecuencia de la alteración de la glándula tiroides y una producción insuficiente de las hormonas tiroideas, lo que conduce a variadas manifestaciones clínicas.

En España se estima que entre un 25 y un 50% de los casos de hipotiroidismo no se diagnostican y la persona convive con esta enfermedad sin darse cuenta de que la padece.

El hipotiroidismo es mucho más frecuente en las mujeres (2%) que en los hombres (0,1-0,2%). Es más común después de los 50 años, pero hay una forma denominada hipotiroidismo congénito que se puede diagnosticar en el recién nacido o en las primeras etapas de la vida y que afecta el desarrollo y el crecimiento del pequeño.

Glándula tiroidea y hormonas asociadas a su función

Glándula tiroidea

La glándula tiroidea está situada en la región anterior del cuello, mide alrededor de 5 cm, tiene dos lóbulos unidos por su parte central. Algunos la describen como una mariposa alada, otros la asocian a la letra H.

Normalmente la glándula no es palpable, pero cuando está aumentada de tamaño puede ser palpable y en algunas personas puede llegar a ser tan visible con solo mirar a la persona la podemos apreciar.

El funcionamiento de la glándula tiroidea, es de gran importancia para la salud de tu organismo
El funcionamiento de la glándula tiroidea, es de gran importancia para la salud de tu organismo

Hormonas tiroideas

Los niveles de hormonas tiroideas, es el resultado de una acción concertada entre el hipotálamo, la hipófisis, la glándula tiroidea, las proteínas transportadoras de la sangre y la disponibilidad de iodo. De la interacción entre todos estos factores dependerá el funcionamiento normal, elevado o deficiente de la glándula tiroidea.

En el hipotálamo una de las partes del encéfalo se produce un factor liberador de hormona tirotropa (TRH), este actúa sobre la adenohipófisis para que se libere la hormona estimuladora de tirotropina o TSH.

Esta última ejerce una actividad directa sobre la glándula tiroidea para que se produzca la tiroxina o T4, esta a su vez es convertida en el hígado y otros tejidos en una forma activa metabólicamente llamada triyodotironina o triiodotironina (T3).

Uno de los elementos básicos para la producción de las hormonas tiroideas es el iodo, que está contenido en el agua, la sal iodada y los alimentos.

Funciones de las hormonas tiroideas

Las hormonas producidas por la glándula tiroidea, ejercen acciones muy importantes en el metabolismo, por una parte estimulan la producción de proteínas por parte de los tejidos del organismo y por otra favorecen la utilización del oxígeno para el metabolismo celular.

Por todo lo anterior son necesarias para el crecimiento físico, el desarrollo mental y para las funciones metabólicas, digestivas, cardiovasculares y neuronales del organismo.

Causas del hipotiroidismo

Las causas del hipotiroidismo son numerosas pero entre las más comunes se encuentran:

  • Autoinmunitaria: el organismo no reconoce a su propia glándula tiroidea y comienza a defenderse contra ella, mediante la producción de anticuerpos que la van destruyendo. Se le conoce como Tiroiditis de Hashimoto.
  • Tiroiditis postparto: Puede pasar inadvertida, pero en otros casos la mujer atraviesa por una etapa de hipertiroidismo y después hipotiroidismo.
  • Alteraciones congénitas de tiroides: en estos casos se puede manifestar desde el propio nacimiento o inmediatamente después. Causa retraso mental grave cuando no es tratada desde temprano.
  • Déficit de iodo: cuando la dieta contiene insuficientes cantidades de iodo. Hay numerosas áreas del planeta que son deficientes en este oligoelemento.
  • Infecciones virales: se presentan posteriores a una infección viral, y generalmente no presentan fiebre muy alta.
  • Alteraciones en la hipófisis: la destrucción, tumores o cirugías de la hipófisis puede conllevar a un déficit en la producción de TSH y por tanto falta la estimulación para producir las hormonas tiroideas.
  • Consumo de medicamentos: algunos medicamentos actúan contra la propia glándula deteniendo la producción de hormonas o generando anticuerpos.
  • Radiaciones: terapias con yodo radiactivo u otras radiaciones en el cuello para el tratamiento contra el cáncer, pueden provocar afectaciones en la capacidad funcional de la glándula tiroidea.

Conoce los síntomas de hipotiroidismo

Entre los signos evidentes de hipotiroidismo, están la uñas y el cabello seco, delgado y quebradizo, la cara presenta rasgos faciales toscos, la piel es pálida y está fría al tocarse.

Las heces se endurecen y se presenta estreñimiento, dolor muscular, fatigas, irregulares en la menstruación y hay una capacidad de respuesta más lenta y demorada.

Posteriormente se presenta inflamación en los brazos, piernas y cara. Los reflejos están disminuidos, ronquera, disminución del olfato y del gusto. La piel se engruesa, las cejas son más finas.

Puede conducir a aumento de peso, tristeza, depresión, debilidad y un deterioro en la calidad de vida.

Diagnóstico del hipotiroidismo

El diagnóstico de hipotiroidismo, requiere el examen clínico, así como pruebas complementarias de sangre y también de imágenes. Al examen de la región del cuello puede encontrarse la glándula tiroidea normal, pequeña o aumentada de tamaño.

Para comprobar la presencia de hipotiroidismo, un elemento básico es la determinación de TSH, sus niveles elevados es un indicador de un deterioro en el funcionamiento tiroideo.

Y el incremento de la TSH se manifiesta aún antes de que disminuyan los niveles de T4. Hay una sobreproducción de TSH para asi tratar de estimular la producción de hormonas torideas.

En el caso del hipotiroidismo congénito, en muchos países se hacen mediciones de TSH neonatal para determinar la posible presencia de hipotiroidismo congénito.

De acuerdo a la posible causa se podría indicar una prueba para detectar la presencia de anticuerpos antitiroideos. En otras el ultrasonido de la glándula tiroidea está indicado o la gammagrafía siempre en correspondencia con las posibles causas asociadas. Pueden requerirse otras pruebas complementarias, todo será determinado de acuerdo a cada caso.

Resultados de las mediciones de TSH, T3 y T4 en el hipotiroidismo

Lo más probable es que al acudir al médico te indique la determinación en sangre de TSH basal, T4 y T3. Siempre los exámenes complementarios son indicativos y para llegar a un diagnóstico certero hay que evaluar al paciente en su totalidad.

TSH

La determinación de esta hormona se realiza extrayendo sangre y es mejor en la mañana a lo que se le llama TSH basal. Lo primero que llamará tu atención es que en el caso del hipotiroidismo, los niveles altos de TSH son un indicativo de esta enfermedad.

Los niveles normales pueden encontrarse entre 0.4 a 4.0 miliunidades internacionales por litro (mlU/L). También las determinaciones de esta hormona son muy empleadas como un indicador de la buena marcha del tratamiento contra el hipotiroidismo.

Tiroxina (T4)

La determinación de Tiroxina, pueden expresarse en diferentes medidas de acuerdo al laboratorio que se trate. Los niveles en el rango normal se encuentran entre 4.5 y 12.5 microgramos/decilitro (mcg/dL) o si es expresada en nanomoles/Litro seria entre 55 y 160 nmol/L.

Triodotironina (T3)

Los valores considerados normales se ubican entre 100 a 200 ng/dL (nanogramos por decilitro).

Interpretación de los estudios hormonales tiroideos

Estos datos son solo orientativos siempre es necesario evaluar todos los elementos en su conjunto, partiendo del axioma médico que no hay enfermedades hay enfermos.

De manera general en los casos de hipotiroidismo, los niveles de T4 y T3 se encuentran bajos, pero podrían ser normales en los primeros estadios de la tiroiditis de Hashimoto, una de las causas de esta enfermedad.

Por su parte los niveles de TSH elevados son característicos de la tiroiditis de Hashimoto en sus estadios tempranos o tardíos, pero si la causa del hipotiroidismo es hipofisario pues los niveles de TSH estarán bajos.

Así que siempre los niveles hormonales son instrumentos complementarios muy valiosos. Y para poder ajustar la dosis adecuada de la hormona tiroidea sustitutiva es lo que puede ayudar al médico a darle el seguimiento adecuado a cada paciente e indicar la dosis mínima necesaria para suplir los déficits de producción hormonal.

Conducta a seguir ante un diagnóstico de hipotiroidismo

El tratamiento para el hipotiroidismo se basa en sustituir la hormona faltante, para ello el medicamento más empleado es la levotiroxina. En la mayoría de los casos este tratamiento se debe seguir durante toda la vida.

Por lo general se emplea la dosis más baja que puede llevar a la normalidad sus valores de tiroxina. Al inicio las determinaciones hormonales en sangre se efectúan cada dos o tres meses y posteriormente una vez al año.

Durante la medicación con los sustitutos de la función tiroidea se requiere la supervisión médica, evitar el consumo de medicamentos que interfieran con la asimilación de la tiroxina exógena y mantener un consumo de alimentos ricos en iodo.

Pronóstico del hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una enfermedad que tiene solución y su pronóstico generalmente es muy favorable cuando se impone el tratamiento adecuado. Después de comenzar el tratamiento indicado, los niveles de hormonas tiroideas regresarán a la normalidad.

Cuando la baja función tiroidea no es tratada son más propensas las personas a infecciones, infertilidad, cardiopatías e insuficiencia cardiaca, además de los síntomas específicos de la enfermedad.

La complicación más severa es el llamado coma mixedematoso cuando los niveles de hormonas tiroideas descienden marcadamente. Esta no es una complicación frecuente.

Buenas noticias…

El diagnóstico de hipotiroidismo es muy preciso, y su tratamiento es muy efectivo, simple y seguro cuando se establece la dosis ideal para cada caso.

La salud es tu tesoro más preciado, ante los primeros síntomas de hipotiroidismo, acude a un médico, no dejes que sus consecuencias te afecten.