Almorranas o hemorroides: ¿Qué son, cómo se trata y cómo evitarlas?


Quizás uno de los temas más íntimos que nos cuesta hablar trata de las almorranas, las cuales también reciben el nombre de hemorroides. Lo más importante es saber diferenciar que las almorranas o hemorroides no son enfermedades en sí misma. Son venas que se encuentran alrededor y en la parte interna del ano y recto. Al inflamarse o infectarse se puede hablar de una patología o enfermedad hemorroidal.

Qué función cumplen las almorranas o hemorroides

La función principal de las venas es proveer  de sangre a todos los órganos y tejidos de nuestro organismo. En especial, las almorranas o hemorroides también cumplen la función de controla del momento de defecar. Pueden controlar el momento adecuado y en qué circunstancias evacuar las heces.

Hemorroides internas y externas
Cuál es la función principal de las hemorroides

Cuando se inflaman, dichas venas pueden tomar una forma de bolas que se ubican alrededor del ano y suelen provocar dolor. Además de una situación clara de incomodidad.

De acuerdo a la ubicación de la inflamación se puede reconocer dos tipos de patologías hemorroidales.

Almorranas o hemorroides internas

Reciben el nombre de hemorroides internas cuando las venas inflamadas se encuentran en la parte interna del ano. Algunos casos, cuando las inflamaciones son de gran tamaño pueden salir hacia el exterior.

Aunque suelen dolor menos que los trastornos de hemorroides externas, se las suele detectar porque sangran.

Almorranas o hemorroides externas

Se denominan hemorroides externas a la inflamación de las venas que se encuentran alrededor del ano. Suelen dar más molestias que las hemorroides internas.

Por su forma cuesta realizar una buena limpieza de la zona luego de las deposiciones. Esa misma situación puede llegar generar más molestias. Si además, se producen coágulos, el dolor aumenta.

Estados de las almorranas o hemorroides

Cuando las almorranas o hemorroides están inflamadas pueden pasar por cuatro etapas:

Primer grado

Las hemorroides se encuentran en esta etapa cuando la persona tiene las molestias más leves. Incluso las varices no salen al exterior. Es decir, no hay prolapso.

Segundo grado

En esta etapa ocurren prolapsos intermitentes. Generalmente las varices salen hacia el exterior en el momento de la defecación y vuelven a acomodarse naturalmente luego de la misma.

Tercer grado

En esta etapa ocurre un prolapso de las varices, pero no vuelven a su posición de manera natural luego de las deposiciones. Es la persona la que debe reinsertar manualmente.

Cuarto grado

En esta etapa las hemorroides sufren un prolapso inevitable. Las almorranas internas se encuentran en el exterior y no pueden ser reinsertadas a su lugar. El peligro en esta etapa es que puede ocurrir un estrangulamiento de las varices. Generando trombosis por falta de irrigación sanguínea. Por lo tanto las almorranas o hemorroides que se encuentran en esta fase son intervenidas quirúrgicamente.

Síntomas de tener almorranas inflamadas

La sensibilidad al dolor dependerá de cada caso y cada persona. Por ello, se dice que quizás la persona sienta más dolor en caso de tener hemorroides internas. De acuerdo a la etapa que se encuentra dicha inflamación las molestias aumentarán o disminuirán.

Trata de ir al baño regularmente
Realizar defecaciones de manera frecuente.

Sin embargo, lo que no puede variar es que se encuentre sangre en las deposiciones. Lo cual irá aumentando de acuerdo al grado de inflamación.

Por su posición, las más difíciles de diagnosticar son las hemorroides  que se encuentran en el interior.

Tratamientos efectivos de las hemorroides

A la fecha de hoy existen muchos tratamientos para tratar las hemorroides que son muy efectivos y permanentes. Aquí te contamos algunos de ellos:

Ungüentos

Los síntomas de las hemorroides se pueden aliviar con la aplicación de cremas y pomadas. En este tipo de tratamiento se debe cuidar de no realizarlo por varios días. Porque contienen anestesia y pueden  disminuir la sensibilidad en la zona tratada.

Ten la precaución de revisar la composición de las cremas, para estar seguros de que no eres alérgico a alguno de ellos.

Alimentación

El mejor tratamiento consiste en ayudar a que no aumente la gravedad de la condición actual de las almorranas. Por lo tanto tenemos que cuidar la consistencia de las heces a través de la alimentación. Se debe cuidar que las heces no sean ni muy blandas ni muy sólidas.

Los alimentos que son ricos en fibra, por ejemplo, son una muy buena opción para evitar los estreñimientos. Si decides recurrir a los laxantes ten cuidado de que sean naturales, que no sean agresivos. Como así también que no te acostumbres a recurrir a ellos frecuentemente.

Conoce: Algunas hierbas que evitan el estreñimiento

Tonificar las venas

El médico puede recetarte algunos medicamentos que tienen la función de tonificar las paredes de las venas. Mejorando la circulación en las hemorroides disminuirá el dolor y las demás molestias.

Prevenir desarrollar patologías hemorroidales

Por supuesto que siempre es mejor prevenir que curar, pero a veces es difícil, como las patologías de hemorroides, que pueden ser desarrolladas por varias causas. Entre ellas se encuentran algunas que no podemos evitar tales como embarazo, alumbramiento, herencia o enfermedades hepáticas graves como la cirrosis.

Sin embargo, podemos hacer que el daño se minimice y en algunos casos no se desarrollen. Pero para ello tenemos que realizar algunos cambios que deben ser para toda la vida.

Ejercicios

Realizar ejercicios frecuentemente es una opción saludable para todo el organismo. Junto a la alimentación son los pilares de la salud.

Muchas veces el trabajo nos obliga de alguna manera a permanecer mucho tiempo de pie o sentado. Las consecuencias de esas posiciones se pueden revertir con algunos movimientos del cuerpo. Sin que por ello se tenga que perder la concentración o posición general.

Qué ejercicios no hacer

Si bien todos conocemos las grandes ventajas de realizar ejercicios, muchos desconocen las desventajas de hacer algunos tipos de ejercicios. Para las hemorroides, por ejemplo, existe una clase de ejercicios que está contraindicada.

Tratamientos naturales
Consejos para mejorar los síntomas

Se trata de aquellos que requieren realizar repeticiones constantes o movimientos muy violentos. En este grupo de ejercicios se puede incluir al ciclismo y equitación.

Alimentación equilibrada

Aunque el sobrepeso influye negativamente en la hemorroides. No debes comenzar dietas desbalanceadas que prometen sacarte peso de encima. Una dieta basada básicamente en un reducido grupo de alimentos no es buena para el organismo y menos para las hemorroides inflamadas. Porque provocarán estreñimiento o diarrea, lo que tarde o temprano afectará a las hemorroides.

Un alto consumo de grasa es muy perjudicial, y más si lo acompañamos con poco fibra. También tenemos que tener cuidado con algunos hábitos, tales como el exceso de alcohol, picantes, tabaco, café o té.

Tomar abundante agua

Para prevenir la formación de un trastorno hemorroidal no debemos descuidarnos de tomar agua. La dosis diaria recomendada es de 2 litros de agua. El agua ayuda a una buena digestión, hidratación y eliminación de toxinas.

Higiene

La higiene anal es vital para evitar las complicaciones de las hemorroides. Aunque desde niños se insiste en una buena limpieza, la vida moderna a veces no nos permite realizarla como corresponde.

Es necesario que el ano siempre se encuentre limpio, tanto de rastros de papel higiénico como de heces. Así que siempre que puedas recurre a un bidé.

Tips para embarazadas

La inflamación de hemorroides es muy común en las mujeres que están embarazadas. A causa de la dilatación que debe ocurrir en la matriz, la presión del peso va a ser soportado por las venas que se encuentran cerca del ano.

Por lo tanto, se debe tener cuidado y tratar de permanecer de pie o sentada lo menos posible. Trata de quedar en posición horizontal todas las veces que puedas. Ya sea de espaldas o recostada en tu lado derecho o izquierdo. Lo importante es que la presión en la región baja disminuya, mejorando los síntomas de hemorroides.

Lo más importante es que no te avergüences de tener hemorroides. Actualmente es un problema muy común tanto en hombres como en mujeres. Así que ante los primeros síntomas, sea en el grado que sea que se encuentren las hemorroides, concurre al médico.

Las almorranas o hemorroides no ponen en peligro la vida de ninguna persona, pero cuanto antes se inicie un tratamiento más efectivo es.