5 síntomas de tensión alta que te harán sospechar


Seguro que has oído hablar en infinidad de ocasiones acerca de la tensión alta o hipertensión. Una variable que nos da mucha información sobre nuestra salud y que, por tu bien, te recomendamos que la tengas en cuenta. Existen aparatos para realizar mediciones en casa, aunque te recomendamos siempre que sea un doctor quien determine, en base a pruebas objetivas, exploraciones y test de hábitos, tu salud y su tratamiento.

Por nuestra parte, hoy vamos a poner nuestro granito de arena para darte una primera aproximación a todo lo relacionado con la hipertensión. En este artículo, conoceremos qué es, cuáles son las causas y síntomas de tensión alta y cuál puede ser su mejor tratamiento. 

Otros artículos que te van a interesar: La mejor dieta contra la hipertensión la encontrarás aquí

sintomas de tension alta
Conoce los síntomas de tensión alta

¿Qué es la hipertensión?

Como su propio nombre indica, la hipertensión es la presión arterial alta. Es decir, los valores elevados en la fuerza que ejercen las paredes de las arterias cuando el corazón bombea sangre. 

Tanto si los valores son elevados como si son bajos, nuestra salud puede verse comprometida, por lo que debemos vigilar y ante la mínima sospecha de que algo no va bien, ponerle remedio.

Valores de la tensión

La tensión se mide en menos de 1 minuto, ya sea en un consultorio médico o incluso en casa, hay muchos aparatos caseros muy fiables. Al medirla, encontraremos dos números: el primero hace referencia a la presión arterial sistólica, mientras que el segundo trata sobre la presión arterial diastólica.

Para comprender mejor su lectura, podemos tomar estas cifras como referencia:

  • Menor que 120/80: Presión normal
  • Entre 120/80 y 140/90: Principios de hipertensión
  • Más de 140/90: Hipertensión

Por supuesto, hablamos de valores normales. En caso de tener algún problema de salud, estos indicadores pueden variar. De nuevo, te recomendamos consultar con tu médico cuales deben ser los valores en los que debes moverte según tus circunstancias personales.

vegetales en el embarazo
Los vegetales y las frutas son una excelente fuente de potasio y magnesio, y además poseen bajos niveles de sodio.

Causas de los valores anormales en la tensión

La tensión puede variar, como hemos dicho, según circunstancias personales. Unos valores anormales nos indicarán que algo no marcha bien. Por ejemplo, las causas de la variación de tensión respecto a lo que se considera sano y normal, pueden ser las hormonas, algún problema de riñón o de los vasos sanguíneos e incluso la cantidad de agua y sal que tenemos en el cuerpo. También, la edad influye negativamente: cuanto más mayores, más riesgo de hipertensión y por tanto, de sufrir un accidente cardiovascular.

Grupos de riesgo

Asimismo, hay determinados grupos de riesgo si hablamos de hipertensión. La obesidad, el estrés, el tabaquismo o el alcoholismo, inciden de manera muy negativa en esto. Por supuesto, la genética también y ciertas cuestiones de salud como la diabetes. La rutina a la hora de comer también influye: demasiada sal o grasas, incidirá de manera negativa.

Otro caso es cuando la hipertensión está causada por una enfermedad o medicamento. En este caso, la importancia de consultar con un doctor para que nos dé las pautas más adecuadas cobra una importancia mucho mayor.

La insuficiencia cardíaca la puedes prevenir controlando tu presión arterial
Controlar la presión arterial es uno de los pilares para evitar la insuficiencia cardíaca

Síntomas de tensión alta

Una de las preguntas que más nos hacéis está relacionada con los síntomas de tensión alta. Queréis saber cómo se manifiesta y sobre todo, cómo podéis detectarla vosotros mismos. Como ya decimos, con un aparato casero de medición de tensión podéis salir de dudas aunque, eso sí, acude a uno de confianza. En la farmacia te pueden recomendar el mejor según su propia experiencia. Nada mejor que la opinión de un profesional.

Algunos síntomas de tensión alta abarcan confusión, náuseas, vómitos, problemas de visión, sangrado nasal o dolor de cabeza intenso. Pueden aparecer uno, varios o todos. Pero, como siempre decimos, cada persona es un mundo y es posible que incluso no aparezca ninguno de estos síntomas pero tengas hipertensión, por lo que es muy importante que te la midas con relativa frecuencia. A continuación te contamos cuál es la frecuencia ideal según tu edad para que la tengas siempre controlada.

¿Cómo diagnosticar la hipertensión?

Como te hemos ido diciendo a lo largo de este artículo, la mejor forma de diagnosticar la hipertensión (aparte de que con los síntomas de tensión alta) es atendiendo a una medición con un aparato especializado. Puedes hacerlo en el centro de salud o en casa. De hecho, algunos profesionales recomiendan medirla en casa (siempre que el aparato sea de fiar) ya que los resultados pueden ser más confiables. ¿Por qué? Porque así podemos elegir un momento en el que estemos tranquilos, escoger la mejor hora y permanecer sentado tranquilamente unos minutos antes de hacernos la prueba. Si venimos de caminar o agitados por cualquier motivo, los resultados pueden variar.

Te recomendamos que, cuando compres un nuevo medidor, te acerques a tu centro de salud y pidas que te tomen la tensión. A continuación, tómala de nuevo con el tuyo. Así sabrás que está bien ajustado y que puedes fiarte de sus resultados.

Otra de las cuestiones que surgen más a menudo, es acerca de la frecuencia con la que debemos tomarnos la tensión. ¿Cada cuánto tiempo? Si tienes más de 40 años, deberías tomártela al menos una vez al año, mientras que los menores de esta edad pueden hacerlo cada 3 años siempre que los resultados sean normales. Por supuesto, si tienes alguna enfermedad, debes aumentar la frecuencia.

Aparte de reducir considerablemente el consumo de sal, también debes cuidar tu alimentación si tienes hipertensión

Tratamiento para la tensión alta

Y llegamos al final de este artículo, buscando soluciones. Vamos a imaginar, que a estas alturas ya sabes que tienes hipertensión. ¿Qué podemos hacer ahora? Nuestro objetivo será bajarla para no comprometer nuestra salud y evitar riesgos innecesarios. Habla con tu médico y, entre los dos, buscad el valor de tensión en el que debes moverte según tus circunstancias personales.

El tratamiento va desde cambios en los hábitos hasta medicación, según el grupo de riesgo en el que nos encontremos y el resultado de las pruebas médicas.

En cuanto a la medicación, por supuesto, no vamos a recomendarte ningún medicamento concreto, ya que SIEMPRE debe ser tu médico quien te lo asigne. No te automediques.

Pero si quieres saber algunos hábitos que puedes tomar y que te ayudarán con la hipertensión, aquí te dejamos una pequeña lista. Son todos muy sencillos de hacer y pueden ayudarte a marcar la diferencia:

  • Bebe mucha agua
  • Cuida la alimentación: dile no a las grasas, los fritos, la sal en exceso y sí a las frutas y verduras
  • Aumenta el consumo de fibra y potasio
  • El alcohol y el tabaco, prohibidísimos
  • Haz ejercicio, al menos 30 minutos por día y controla tu peso
  • Cuidado con el estrés: es uno de los mayores enemigos de nuestra salud y lo peor, es que ataca lentamente y sin avisar.
La hipertensión arterial se relaciona con altos niveles de consumo de sodio
Se considera que altos consumos de sodio se relacionan con la hipertensión arterial

Y tú, ¿cuál es tu experiencia con la tensión alta? ¿Puedes darnos algún consejo o información adicional basado en tu experiencia personal?

Sigue leyendo más sobre el tema: 3 zumos para tratar la hipertensión