Transaminasas, ¿que nos indican?


Las transaminasas son enzimas que se encuentran en el interior de las células, y en particular en el hígado. Al destruirse las células hepáticas se liberan las transaminasas a la sangre, apareciendo alteradas sus valores en las determinaciones de laboratorio.

Las transaminasas evidencian posible daño hepático
El aumento de las transaminasas indica que existe daño hepático

Valores elevados de transaminasas significan que existe daño a las células, y en particular a las células del hígado, como ocurre en las hepatitis u otras causas de daño en el hígado.

¿Qué importancia tiene que las transaminasas se encuentren aumentadas en sangre?

Y es que el hígado esta entre los órganos más grandes del cuerpo de los seres humanos. Pero independientemente de su tamaño, al cumplimentar más de 500 funciones lo hace imprescindible para mantener la salud al ser uno de los órganos más complejos.

Si hay evidencias de daño hepático, obviamente se manifiesta inadecuado funcionamiento del hígado. He ahí la trascendental importancia de estudiar en sangre, mediante análisis de laboratorios, el comportamiento de las transaminasas.

¿Qué son las transaminasas?

Al evaluar la actividad de estas enzimas estamos detectando el adecuado funcionamiento o no del hígado, pues estas transaminasas permiten a nuestro organismo las transformaciones metabólicas de determinadas sustancias esenciales para los seres vivos.

Tipos de transaminasas

Entre las transaminasas más útiles y reconocidas por ser indicadores del funcionamiento del hígado encontramos:

– Transaminasa Glutamato-oxalacetato (TGO), llamada también aspartato aminotransferasa (AST).

– Transaminasa Glutamato-piruvato (TGP), conocida también como alanina aminotransferasa (ALT)

Valores normales de las transaminasas

Para la Transaminasa Glutamato-piruvato (TGP) o alanina transaminasa se reconoce como valores normales entre 8 a 37 UI/L.

En tanto para la Transaminasa Glutamato-oxalacetato (TGO) o AST (aspartato aminotransferasa) el rango normal se encuentra entre 10 a 34 UI/L.

Transaminasas aumentadas

El aumento de transaminasas son características de las enfermedades hepáticas, sin embargo, la TGO también puede aparecer aumentada en circunstancias en las que exista una lesión muscular, como consecuencia de que estas enzimas también se encuentran presentes en el músculo.

También se encuentran modificadas las cifras que se consideran como normales cuando existe hepatitis vírales, bien sean agudas o crónicas, cirrosis, consumo abusivo de alcohol, cáncer hepático, u obstrucciones graves de las vías biliares.

Veamos en particular las posibles causas de que se encuentren aumentadas cada una de estas transferasas por separado:

Ø  Aspartato aminotransferasa (AST)

Esta enzima se encuentra también en altas cantidades en las células del corazón y los músculos, así como en otros tejidos. De ahí que su aumento también puede estar ocasionado por:

  • Ataque cardíaco
  • Falta de flujo sanguíneo al hígado (isquemia hepática)
  • Hemocromatosis
  • Medicamentos hepatotóxicos
  • Trauma o enfermedad muscular
  • Mononucleosis
  • Pancreatitis (inflamación del páncreas)

Los niveles de AST también se pueden encontrar aumentadas después de:

  • Quemaduras (profundas)
  • Procedimientos cardíacos
  • Convulsiones
  • Cirugía

Ø  Transaminasa Glutamato-piruvato (TGP), alanina aminotransferasa (ALT)

Esta enzima se halla en mayores cantidades en el hígado, de ahí que aumentos en los niveles de ALT puede traducir que está presente la enfermedad hepática y se puede considerar que es tributario de diferentes causas entre las que se encuentran:

  • consumo excesivo de bebidas alcohólicas
  • uso de algunos medicamentos que son hepato-tóxicos
  • infecciones vírales,
  • mononucleosis infecciosa
  • hemocromatosis, es decir, un tipo de enfermedad hepática que se caracteriza por presentar sobrecarga de hierro que se deposita en el hígado
  • enfermedades de las tiroides

Medidas a considerar aplicar si las transaminasas están aumentadas…

Existen algunas medidas que podemos considerar como generales si hay aumento de las transaminasas. Entre estas se encuentran:

  • No consumir alimentos ricos en grasas o procesados.
  • Disminuir el consumo de alimentos muy azucarados, muy salados o asados.
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Tomar agua en abundancia.
  • Dieta rica en frutas, tratando de obviar el consumo de aquellas ricas en ácidos orgánicos, como son el melón, las fresas y la sandía, entre otras.
  • Incrementar el consumo de infusiones y tés.

De cualquier manera si aparece en tus análisis de laboratorio niveles aumentados de las transaminasas debes acudir a tu médico. ¡No te descuides!