Te gusta el pescado… ¡Cuidado con el anisakis!


El anisakis es un nematodo cilíndrico, de color blanquecino grisáceo que se adquiere cuando se ingiere pescado de mar crudo o alimentos de origen marino preparados al estilo del seviche.

La contaminación con anisakis puede conducir a una enfermedad en los seres humanos
El anisakis se encuentra en pescados y mariscos sin cocinar

¿Cómo se produce la infección por anisakis?

Este nematodo causa la enfermedad denominada anisakiosis consecuencia de comer el pescado contaminado con larvas invasoras que penetran la mucosa y submucosa del aparato digestivo de los humanos ocasionando lesiones de tipo ulcerosas que se caracterizan por una acentuada inflamación.

Desde principios del siglo pasado se describió que los nematodos anisakis infectan a los peces y ocasionan lesiones en el estómago de los mamíferos marinos.

Sin embargo, no fue hasta principios de los años 60 del siglo pasado que se consideró que este parásito entraña un riesgo potencial para la salud de los seres humanos en aquellos países donde está más extendida la práctica de consumir pescado crudo.

De hecho se presenta con mayor frecuencia en Japón, China, Perú, Ecuador, Suecia, Noruega, Holanda, Bélgica, donde comúnmente muchas comidas son a base de pescado crudo.

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas mas frecuentes?

Las manifestaciones clínicas de padecer anisakis están en dependencia del lugar y duración de la infección. Así se describen tres formas clínicas, en correspondencia con la localización de la larva:

  • Gástrica, que a su vez puede ser aguda o crónica. Entre los principales síntomas que con mayor frecuencia aparecen en esta forma clínica se encuentran dolor en el epigastrio (la reconocida popularmente como boca del estómago), náuseas y vómitos. En muchos casos los síntomas aparecen entre 4 a 8 horas después de haber ingerido pescado crudo parasitado.
  • Intestinal, con manifestaciones que comienzan en el transcurso de la primera semana después de haber consumido pescado parasitado. Las larvas se encuentran habitualmente en intestinos, en particular yeyuno e íleon, y las manifestaciones clínicas lucen como un «abdomen agudo«, que se acompaña de dolor abdominal intenso, fiebre, náuseas, vómitos y diarrea.
  • Extraintestinal, que con frecuencia afecta el peritoneo, y se manifiesta, en general, como si fuera una apendicitis aguda. También se localiza en páncreas, hígado y pulmones.

¿Cómo podemos evitar y prevenir la infestación por anisakis?

Si bien la distribución es universal, aparece con más frecuencia en aquellas regiones de los países que son altamente consumidores de pescado potencialmente contaminado con anisakis.

Junto al pescado de agua salada aparece también en los calamares que se comen crudos en algunos casos, en los deliciosos platos de seviche en Latinoamérica, el sashimi en Japón, el “cruce venenoso” en Polinesia, y el arenque en salmuera en Holanda.

De ahí que la mejor forma de evitar contaminarse con anisakis para no tener que dejar de comer y disfrutar de los deliciosos manjares que representan estas formas de presentar el pescado en función de evitar consumir productos que se consideren reservorios de estos nematodos. Y para garantizar la ausencia de infestación con anisakis podemos aplicar las siguientes medidas profilácticas:

  • Control bromatológico de alimentos para el consumo humano.
  • Evitar el consumo de pescado crudo.
  • Congelación a –20 °C durante 24 horas para preparar los seviches, y cocción adecuada de pescados y mariscos al menos a 60 °C, por un periodo de tiempo mínimo de 10 min.

De cualquier manera si aparecen manifestaciones clínicas no dejes de acudir a tu medico tan pronto sea posible. A tiempo se pueden evitar males mayores y así podrás seguir disfrutando de las delicias del mar sin depreciar la atención que amerita el anisakis.