Tarta de piña sin horno, la forma más rica de comer fruta


Si tus hijos te piden siempre postre pero no quieren tomar fruta, cambia el orden de los factores sin alterar el producto. «Engáñales» con un bizcocho u otro postre como una deliciosa tarta de piña sin horno, las formas de fáciles de camuflar la fruta o esos ingredientes que por sí solos no les gustan demasiado y que convertido en un delicioso pastel lo devoran en un minuto.

Por supuesto no siempre debemos recurrir a esto ya que la elaboración final del plato tiene muchas más calorías que la pieza de fruta por sí sola, pero es una buena manera de darles algo más especial sin renunciar a comer alimentos sanos. ¿Quieres saber cómo hacer rápidamente una tarta de piña sin horno? Te lo contamos a continuación.

Receta de la tarta de piña sin horno

tartas de frutas
La tarta de piña sin horno siempre es un postre delicioso, tanto en invierno como en verano

¿Qué necesitamos?

  • 10-12 bizcochitos o sobaos
  • 1 litro de nata líquida para montar
  • 850 gramos de piña en su propio jugo
  • 170 gramos de gelatina de piña en sobres
  • Un poco de mantequilla

¿Cómo lo preparamos?

tarta de pìña sin horno
La combinación piña y fresas es fantástica. El sabor será inigualable

La receta de la tarta de piña sin horno es de lo más fácil y rápido que puedes preparar en tu cocina. Necesitas pocos ingredientes y al no requerir horno también ahorramos tiempo y electricidad, dos recursos que debemos valorar siempre.

Lo primero que tenemos que hacer es elegir un molde (a ser posible desmoldable para que no se nos rompa al sacarlo) y engrasarlo muy poquito con un pelín de mantequilla. Aunque el molde sea desmoldable, este paso nos ayudará a que no se pegue nuestra tarta a las paredes. Una vez preparado el molde, calculamos los bizcochitos o sobaos que entran en su base y los ponemos a remojar unos segundos en el jugo de la piña. Cubrimos la base con ellos y dejamos enfriar en la nevera mientras preparamos el resto de la receta.

Escurrimos el líquido que haya sobrado y lo ponemos a hervir. Mientras tanto, en una batidora, trituramos las rodajas de piña (no olvides reservar unas pocas enteras para decorar) y montamos la nata. Cuando el jugo de piña esté hirviendo, añadimos la gelatina mezclando y apartamos del fuego cuando veamos que esté bien integrado (1-2 minutos es suficiente). Dejamos fuera otros 5 minutos.

Pasado este tiempo, mezclamos la nata montada con la gelatina y la piña que hemos triturado removiendo bien y lo vertemos sobre la base. Volvemos a guardar en la never en torno a 24 horas. Cuando vayamos a servir, decoramos con las rodajas enteras de piña que habíamos dejado apartadas. Si quieres darle un toque especial, podemos decorar con un poco de mermelada de fresa o incluso fresas picadas como topping.

tarta de pìña sin horno
¿Otra idea para decorar? Las guindas, un ingrediente que no deja indiferente a nadie

Si te ha gustado nuestra receta pero eres más de Thermomix, aquí te contamos cómo hacer la tarta de piña sin horno en este robot de cocina.

Tarta de piña sin horno en Thermomix