3 rutinas tóxicas que no te ayudarán a mejorar la productividad


Todos queremos que el tiempo en el trabajo nos cunda cuanto más, mejor. Eso es lógico. Pero mejorar la productividad no siempre es fácil. Bien porque nuestro trabajo no nos motiva, porque estamos desconcentrados o porque hemos adquirido unas rutinas que, sin saberlo, nos perjudican más que nos benefician. Sea como sea, hoy te queremos dar algunos consejos para que consigas trabajar mejor en menos tiempo.

Y es que, a veces, no consiste en trabajar más, si no en trabajar mejor. Y, para ello, te tienes que librar de algunas rutinas tóxicas que tienes ya interiorizadas y que no te están haciendo ningún bien.

Sigue leyendo y te lo contamos todo, a continuación.

Otros artículos de interés: Cómo mantenerte despierto sin tomar más café

3 rutinas que no te están ayudando a mejorar la productividad

Consultar y responder inmediatamente al correo electrónico:

mejorar la productividad
Responder al correo electrónico al minuto no te hace más productivo, todo lo contrario

Contestar inmediatamente a los correos electrónicos que nos llegan sin ninguna duda da muy buena imagen. Sin embargo, para ti y para tu trabajo, puede ser más problemático de lo que piensas. A veces, la respuesta solo nos demora 1 minuto o menos, pero otras veces tenemos que hacer otras tareas relacionadas con lo que nos piden y entonces la fuga de tiempo puede ser mayor.

Tanto si tardas 1 minuto en responder como tardas 15, lo ideal es que te fijes varios momentos al día para el correo electrónico y el resto del tiempo te concentres en tu tarea olvidándote de él (o, como mucho, echando un ojillo al asunto y al remite solo para ver que no se te pasa ninguna cuestión de vida o muerte).

El teléfono, una gran distracción:

mejorar la productividad
¡Cuidado con las llamadas personales en el trabajo! Son un gran ladrón de tiempo

El teléfono es otra gran distracción. No hablamos solo de las smartphones y nuestra tendencia a responder los Whatsapps o consultar las redes sociales a cada minuto, que también. El teléfono de la ofi, especialmente si recibimos continuas llamadas que no tienen relación directa con lo que estamos haciendo, va a ser un gran ladrón de tiempo. Mi consejo es que, siempre que puedas, no lo cojas cuando estés en el momento de más pico de concentración si quieres mejorar la productividad.

Y, por supuesto, nada de llamadas personales. Aprende a gestionar tu vida personal por apps de mensajería instantánea que repasarás en los momentos libres.

No priorizar tareas:

mejorar la productividad
Aprende a repartir el tiempo teniendo en cuenta cómo juega tu memoria y concentración según va pasando el día

Cuando llegas a la oficina, ¿sigues un esquema de tareas o vas «a lo loco»? Date 5 minutos para organizar el trabajo: mira lo que tienes pendiente para hoy y juega con tus niveles de concentración. Comienza con las tareas más pesadas, la concentración está más elevada nada más llegar a la oficina y después comienza a descender, así que ve cambiando por prioridad descendente.

Y tú, ¿qué trucos o rutinas sigues para mejorar la productividad en tu trabajo? Cuéntanos cómo intentas exprimir mejor el tiempo y ayuda al resto.

Sigue leyendo: Otras rutinas laborales que te favorecerán