Reiki como curación: pocas evidencias y numerosas anécdotas


En la actualidad, el Reiki ha alcanzado gran relevancia entre los diversos métodos alternativos, complementarios o integrales que proponen prácticas diversas, algunas de ellas utilizadas por miles de años y que cada día son mas  aceptadas por la medicina actual.

Uno de los grupos reconocidos como parte de la Medicina integral o complementaria son las terapias basadas en la energía. En él se agrupa el electromagnetismo, ultrasonido, calor térmico y bioenergía o energía vital. Es precisamente este último tipo de energía en la que se fundamenta el Reiki.

La principal crítica contra la eficacia del Reiki es que no existen investigaciones científicas concluyentes que comprueben su utilidad
El Reiki es un método terapéutico alternativo que se basa en la transmisión de energía

¿Qué es el Reiki?

El Reiki es comúnmente conocido como una forma de terapia energética. Su principio básico es que mediante la superposición de las manos del sanador se transmite una energía vital, que cura a la persona o le proporciona mejoría, relajación  o bienestar.

Se considera que el Reiki puede ser empleado para lograr un balance en el cuerpo humano. Esta práctica no implica manipulaciones directas sobre el organismo, ni tampoco la ingestión o administración de ninguna sustancia.

Para muchos es además una práctica espiritual, y sus defensores creen que mediante este procedimiento canalizan la energía universal a través de sus manos para restablecer el flujo de energía a la persona que la recibe.

Sin embargo, sus principios se basan en teorías o preceptos espirituales, en anécdotas y relatos transmitidos por generaciones. Es muy difícil comprobar la real existencia de esta energía y menos aún evaluar su efecto. Por supuesto todo ello a la luz de los métodos científicos disponibles en la actualidad.

A pesar de estas limitaciones su uso se ha extendido por el mundo y existen numerosas clínicas de gran prestigio en Japón, Estados Unidos, España, Reino Unido, China  y  otras partes del mundo.

Es una práctica  defendida y apoyada por muchos tomando  como base los miles de casos reportados sobre su aplicación exitosa para mejorar diferentes dolencias.

Pero en contraposición a sus adeptos, por otros es catalogada como una pseudociencia, valorando que su uso es una pérdida de tiempo y recursos y más aún que sus posibles efectos beneficiosos son totalmente cuestionables.

El Reiki ha alcanzado gran relevancia entre los diversos métodos alternativos, complementarios o integrales que proponen prácticas diversas
El Reiki es comúnmente conocido como una forma de terapia energética

¿Cómo surgió el Reiki?

La palabra proviene del japonés Reiki que a su vez tiene raíces chinas. La primera mitad rei, significa espíritu o alma. La segunda, Ki, puede traducirse literalmente como aire, energía o atmósfera.

La traducción occidental más común es la de energía vital universal. No obstante, vemos que en realidad los términos son muy similares. Por ello, se recomienda traducirse como una atmósfera o sensación de la presencia de una energía exterior o biológica.

Aunque se reportan antecedentes muy lejanos en el tiempo, este método se le atribuye al Sensei Mikao Usui, en 1922. Este monje budista laico japonés se encontraba en un retiro espiritual en las montañas, cuando se iluminó y desarrollo los fundamentos para el uso de esta técnica.

El Sensei Usui personalmente atendió a más de cinco mil víctimas en tres días, durante un terremoto que asoló Tokio en 1923, sin cobrar en lo absoluto. Falleció en 1926, dejando su legado a 21 maestros reikistas.

Los practicantes de Reiki no tienen contacto directo con el cuerpo del paciente para efectuar la transmisión de la energía
El Reiki no implica manipulaciones directas sobre el organismo, ni tampoco la ingestión o administración de ninguna sustancia

Los dos sistemas de Reiki

A 93 años de fundada la primera escuela por su iniciador, se reconocen dos sistemas principales. Uno es el tradicional, con sede en Japón, que sigue sin desviación las enseñanzas de Usui y tiene como meta final lograr el satori (iluminación).

El otro es el occidental, fundado por Chujiro Hayashi, el cual se separa de la escuela original y toma una vertiente más terapéutica. En su oficio se refiere que curó a Hawayo Takata, nacionalizada en Hawai, quién occidentalizó el Reiki y contribuyó a su extensión por el mundo.

Usos del Reiki

Al transmitir energía vital o Reiki, el receptor puede utilizarla para sanar aquello que esté afectado. Según sus practicantes, sus beneficios son numerosos.

Se postula que puede ser utilizada para acelerar el proceso de crecimiento de los huesos después de sufrir una fractura (siempre que el hueso ya haya sido colocado en su posición correcta), en daños a los órganos internos, e incluso para aliviar las molestias del cáncer.

Sin embargo, su filosofía afirma que, aunque su meta inmediata sea la curación, su objetivo a largo plazo es la iluminación del practicante. Todo lo anterior contribuirá a que la persona tenga un mejor balance interno, armonía y bienestar espiritual.

Ha sido empleado para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados por cáncer. También ha sido asociado a una reducción de la ansiedad, la depresión y el dolor en los pacientes con enfermedades crónicas.

Otros ensayos han abordado el uso del Reiki en la mejoría del dolor después de intervenciones quirúrgicas y específicamente en la odontología. Se han efectuado ensayos tanto en adultos como en niños.

Algunos estudios se han realizado para evaluar la efectividad de este procedimiento en la fibromialgia, en las molestias después de la quimioterapia y el síndrome coronario agudo entre otras. Actualmente se desarrollan nuevos ensayos para evaluar su posible efecto sobre numerosas enfermedades.

Controversia científica alrededor del Reiki

La principal crítica contra la eficacia del Reiki es que no existen investigaciones científicas concluyentes que comprueben su beneficio. Los sanadores deben aclararle a los pacientes que padezcan de una grave enfermedad que no deben sustituir sus visitas al médico y al hospital por este método.

Las diferencias se encuentran también dentro del propio sistema. Ya que existen opiniones encontradas acerca de la manera en que se debe enseñar, aplicar e incluso la tarifa a cobrar por la sesión.

No existen procedimientos estandarizados y regulados sobre las prácticas del reiki de ahí que hay numerosas variantes y modificaciones,  lo que hace aún más difícil las comparaciones de su efectividad sobre determinadas dolencias.

En conclusión, el Reiki

Con el estado actual de la información sobre los beneficios para la salud de la práctica del Reiki podemos extraer las siguientes conclusiones:

  • Hay muy pocas evidencias científicas del efecto favorable de esta práctica en la salud. Los estudios desarrollados son pocos y su diseño no permite llegar a conclusiones.
  • No se han denotado efectos adversos o dañinos de su empleo sobre la salud de sus practicantes.
  • Cuando tiene alguna dolencia no debe de retrasar la visita al médico, acuda de inmediato.
  • No debe sustituir ningún tratamiento convencional o procedimientos reconocidos como eficaces. El Reiki pudiera ser un complemento pero no un reemplazo.
  • En la actualidad se desarrollan ensayos clínicos en diversas enfermedades con vistas a llegar a conclusiones más definitivas de sus posibles beneficios.

A pesar de las insuficientes evidencias científicas cada día es practicado por más adeptos y  prestigiosos hospitales, clínicas y universidades de numerosos países incorporan el Reiki a sus métodos de enseñanza y como complemento de diferentes terapias.