Receta de garbanzos al estilo de la abuela


Seguramente a la mayoría de vosotros os han dicho alguna vez eso de «tú lo que necesitas es un buen puchero/potaje«. Y es que, las abuelas y la gente mayor siempre tienden a arreglarlo todo con un buen plato caliente de comida, da igual que sea verano o invierno o el malestar que tuviéramos: un buen potaje o receta de garbanzos lo arreglaba todo.

Y la verdad es que, aunque fuera creencia popular, llevaban toda la razón del mundo. Por eso os dejamos esta estupenda receta de garbanzos para que saquéis a la abuela lleváis dentro y disfrutéis de este plato tan tradicional.

un plato de garbanzos caliente es muy beneficioso
Una receta de garbanzos tan tradicional y sabrosa como la de nuestra abuela.

Receta de garbanzos para animar el cuerpo.

Receta de garbanzos guisados.

Esta receta de garbanzos es la más tradicional de todas. Aunque seguramente no guardes buenos recuerdos de tu infancia cuando piensas en estas legumbres (reconozcámoslo, a ningún niño le gustan los garbanzos), ahora que somos adultas los echamos de menos. Así que, ¡apunta bien la receta para que puedas pasársela a tus hijos!

Vamos a necesitar:

  • 300 gr. de garbanzos.
  • 1 punta de jamón.
  • 1 hueso blanco.
  • 1 cebolla.
  • 1 clavo (¡la especia!)
  • 1 tomate.
  • 1 zanahoria.
  • 1 rebanada de pan.
  • 1 puerro.
  • 2 o 3 hojas de laurel.
  • Un poco de pimentón dulce.
  • Un chorreón de aceite de oliva.
  • Un poco de perejil.
  • Un chorreón de vino blanco.
  • Sal al gusto.
debes dejar en remojo los garbanzos
Esta receta de garbanzos incluye muchos ingredientes que potenciarán su sabor.

Cómo lo hacemos:

  1. Antes de nada tenemos que dejar los garbanzos en remojo durante un día completo para que se ablanden y no nos queden duros. Para saltarte este paso, puedes usar los garbanzos que ya vienen en remojo en cualquier supermercado, aunque el sabor no es el mismo.
  2. Ahora cogemos la cebolla, el tomate, la zanahoria y el puerro y los lavamos y cortamos. Asegúrate de que al cortarlos los dejas lo más pequeños posible.
  3. En una olla, vamos a echar todos los ingredientes anteriores cubriéndolos con agua y dejamos cocer a fuego lento durante media hora aproximadamente, hasta que veas que todo está bien cocido. En caso de que uses olla exprés, déjalos cinco minutos una vez que haya empezado a pitar.
  4. Mientras se cuece todo esto, vamos a echar en una sartén un chorreoncito de aceite de oliva y vamos a freír la rebanada de pan y los ajos. Una vez que estén fritos, lo machacamos junto a un poquito de perejil en un mortero hasta que quede una pasta.
  5. En este paso lo que vamos a hacer es batir todos los ingredientes que hemos estado preparando hasta que quede totalmente homogéneo.
  6. Una vez que tenemos la mezcla,la echamos en la olla exprés junto a los garbanzos, los ingredientes que hemos machacado en el mortero, el vino blanco, el pimentón dulce, las hojas de laurel, el clavo, la punta de jamón, el hueso blanco y la sal al gusto. Lo removemos todo muy bien y añadimos un poco de agua si ves que se ha quedado muy espeso. Si por desgracia no tienes olla exprés deberás esperar una hora y media aproximadamente, hasta que notes que los garbanzos están blandos. Si es con la olla exprés, déjalos una vez que empiece a pitar una media hora.

Como habrás podido observar, esta receta de garbanzos, no es que sea complicada, sino que debes dedicarle bastante tiempo para que te salga totalmente al estilo de la abuela y seguramente muchas de vosotras ahora estaréis pensando «con razón pasaba tanto tiempo en la cocina».

necesita mucho tiempo para su elaboración
El potaje de garbanzos es un plato exquisito para disfrutar, sobre todo, en invierno.

Sin embargo, por suerte o por desgracia, la mayoría de nosotras no dispone de tanto tiempo para dedicarlo a hacer esta receta de garbanzos, por lo que aquí os dejamos un par de trucos:

Trucos para ahorrar tiempo en la receta de garbanzos.

  1. Planifica con tiempo cuándo los vas a preparar.
  2. Un par de días antes, o cuando tengas un rato, aprovecha para hacer la mezcla que tenemos que batir y métela en el congelador. De esta manera, el día de antes de que vayas a preparar la receta de garbanzos, aprovecha que tienes que dejarlos en remojo para sacar la mezcla del congelador y así, cuando los vayas a hacer, sólo tendrás que echarlo todo a la olla.
  3. Si no te gusta congelar los alimentos, otra opción es dejar echa la mezcla por la mañana para ahorrar tiempo al medio día. También puede hacerlo la noche de antes y dejarla en la nevera.
  4. No lo dudes: siempre que puedas usa la olla exprés.

Si te ha gustado esta receta, también puedes probar con otras igual de buenas y tradicionales de las que ya hablamos en nuestro blog.

Lee también: Garbanzos con espinacas, garbanzos con arroz y crema de garbanzos.