Receta de macarrones con carne al vino blanco y zanahoria


La pasta es uno de los mejores platos que se pueden cocinar. Es nutritiva, barata, fácil de hacer, rápida de cocinar y admite muchísimas elaboraciones. Tantas, como ideas pueda tener tu imaginación. Además, siempre estás a tiempo de preparar un nuevo plato, con alguna variante, incluso si sueles ser fiel a las recetas que siempre preparas y que en casa gustan tanto. ¡Innova, que quizás salga algo aún mejor! Por ejemplo, hoy queremos hablarte de esta receta de macarrones con carne al vino, que quizás no has preparado nunca y que de una forma muy sencilla le da un toque super especial a tu plato de macarrones.

Ojo, decimos receta de macarrones con carne al vino igual que podríamos decir espaguetis, raviolis o fettucini. Hemos escogido macarrones porque en casa somos más de pasta corta, porque es más fácil de pinchar, pero si prefieres escoger otra pasta, puedes elegir la que más te guste. Esta receta va bien tanto con pasta larga como pasta corta, fresca o seca, rellena o sin rellenar. ¡Tú eres el chef, tú decides qué vamos a comer hoy!

Te dejamos a continuación su lista de ingredientes y el paso a paso más completo para que no te pierdas en ningún momento de la preparación.

Sigue leyendo: Receta de pasta a la carbonara para repetir una y otra vez

Ingredientes para preparar esta receta

Las cantidades que vamos a expresar son las que nosotros solemos utilizar para tres personas, pero, por supuesto, puedes modificarlas como quieras, siempre en partes proporcionales. Puedes calcular según la cantidad de pasta que suelas preparar por persona.

En nuestro caso, para tres comensales, utilizamos 500 gramos de macarrones, 250 gramos de carne picada, 100 gramos de bacon, medio vaso de vino blanco de mesa, 1 vaso de tomate frito de bote de cristal, 1 zanahoria, 1 diente de ajo, una pizca de sal, un chorrito de aceite de oliva, especias al gusto y agua.

Como ves, casi todos son ingredientes económicos para que puedas preparar tu receta de macarrones con carne al vino sin dejarte mucho dinero, invirtiendo poco tiempo en cocinarlo y sin que necesites tener las habilidades de un gran chef. Además, es bastante nutritivo ya que lleva carne, hidratos, proteína, algo de hortalizas…

Por cierto, en cuanto a la carne, cuando hablamos de carne picada, nos soléis preguntar qué tipo es mejor. A nosotros nos gusta pedir en la carnicería carne mixta de cerdo y de ternera, porque nos gusta la calidad de la ternera pero el cerdo le da un toque de sabor más suave. Pero escoge tú la que más te guste, ya que, en este caso, da un poco igual el tipo de carne que sea.

Lo importante es que escojas ingredientes de calidad, ya que, en algunos, como la propia carne o el bacon, si optas por ingredientes de dudosa procedencia verás que sueltan mucha agua, aceite o incluso sangre y eso estropeará tu receta. ¡No te la juegues!

beneficios de la pasta

Preparación paso a paso de la receta de macarrones con carne al vino

Lo primero que tenemos que hacer es poner a hervir el agua. En una olla o cacerola grandecita (para que luego puedas mezclar la pasta con la carne) pon agua más o menos dos tercios de la capacidad de la olla, un pelín de aceite de oliva para evitar que se pegue y sal. Ponlo a fuego máximo y ve vigilándolo para ver cuándo comienza a hervir.

Mientras tanto, ¡no estés parado! Tenemos más pasos que hacer para preparar esta receta de macarrones con carne al vino. Lo primero que tienes que hacer ahora es sacar la picadora. Pela la zanahoria y lávala bien. Pártela en cachitos y pícala bien finita con la picadora, junto con el diente de ajo. En una sartén, pon tres gotas de aceite de oliva (no más, que el resto de ingredientes soltarán su propio aceitito) y ponla a dorar a fuego medio – alto.

Ahora pon el bacon también en la picadora y pícalo. Añádelo a la sartén y deja que se doren ambos ingredientes. Cuando veas que el bacon ya está cambiando de color añade la carne picada y manteniendo a fuego medio – alto, sala un poco (no mucho). Remueve bien para que todo se fría a partes iguales y espera mientras se sigue cocinando.

A estas alturas el agua debería empezar a hervir. Añade la pasta y baja un par de puntos la potencia del fuego para que se mantenga casi a punto de hervir, pero sin que se revolucione demasiado el fuego. Ponte un temporizador con el tiempo necesario para terminar de hervir la pasta (esto varía según el fabricante, pero suele estar en torno a 8-10 minutos).

Cuando la carne esté ya cocinada, añade un vaso de vino blanco y pon el fuego casi al máximo para que se evapore el alcohol y se reduzca el líquido. Cuando veas que la carne ya ha tomado el vino, añade el tomate, bajando un poco el fuego, para que todo coja sabor y espese un poco, y en el mismo momento añade las especias al gusto.

Más o menos terminará todo a la vez, quizás la carne tarde un poquito más si el vino ha tardado en reducir. Apaga por completo la vitrocerámica o la placa de inducción y cuela bien la pasta para retirarle toda el agua. Vuelve a volcar los macarrones en la olla (sin nada de agua) y vierte ahora también la mezcla resultante de la sartén. Remueve bien, con esmero, para que todo, tanto la parte superior como la inferior, se impregne con la mezcla. Es posible que te falte tomate. Si es así, añádelo ahora. No importa que no esté cocinado, lo importante es que sea del mismo bote de tomate frito que hayas usado anteriormente para no mezclar sabores y texturas de diferentes marcas que sí te podrían dar un resultado algo menos prometedor.

Una vez esté todo mezclado, sírvelo en los platos, con una generosa capa de queso en polvo rallado y una hoja de albahaca para decorar y darle un toque especial a tu plato.

graduación vino

Así de fácil y rápido es preparar la receta de macarrones con carne al vino. El precio estimado para 3 personas es de unos 6 euros y el tiempo de cocinado menos de 30 minutos. Además, como ya has podido comprobar si has leído con atención nuestro paso a paso, la receta es muy fácil de preparar, por lo que cualquiera, sin grandes conocimientos ni destreza en la cocina, puede ponerse manos a la obra y que le quede un plato digno de los mejores restaurantes italianos.

Así de sencillo es comer rico, barato, fácil y nutritivo. Solo tienes que echarle un poco de imaginación a tus recetas porque ya comprobarás cuando pruebes esta como ese toque de vino blanco que tal vez nunca habías pensado echarle a tu “boloñesa” tradicional consigue un resultado exquisito. Además, como el alcohol se evapora, es apta tanto para niños como para adultos. Si la preparas, ¡cuéntanos en los comentarios o en nuestras redes sociales si ha triunfado en casa y cómo te ha quedado! Nos encantará saberlo. ¡Buen provecho para todos y que la disfrutéis!

Otros artículos de interés: Receta de la mejor lasaña que vas a probar nunca