PSICOLOGÍA: ¿Se puede ser amigo de un ex? ¿Es sano?


Las relaciones son un tema muy complejo, básicamente, porque dependen de dos. Y, por muy compenetrados que estemos, no hay dos personas iguales. Cada cual tiene sus características particulares, sus propios deseos, sus motivaciones, su forma de afrontar las cosas (tanto las buenas como las malas) y sus ideales. Por ello, mientras que el amor dura, todo es perfecto, pero cuando llega el momento de separar los caminos es cuando pueden venir los problemas. La mayoría de las parejas terminan mal, cada uno por su lado, en muchas ocasiones peleados y en otras tantas ignorándose totalmente. Pero hay un pequeño grupo de la población que decide ser amigo de un ex. ¿Se puede? ¿Es difícil? ¿Es sano?

Vamos a tratar de dar respuesta a esta pregunta, a continuación. No te pierdas este interesante artículo si estás tratando de ser amigo de un ex.

Otros artículos de interés: Las fases del duelo de una ruptura

Ser amigo de un ex: difícil pero no imposible

ser amigo de tu ex celebrar San Valentín en pareja

Es evidente que no hay dos relaciones iguales y que no siempre podemos ser amigos de un ex. De hecho, para que esto pueda suceder, debe darse algo imprescindible: que los dos quieran.

El ser humano es muy orgulloso normalmente y si has estado con una persona así, orgullosa, probablemente le cueste mucho seguir siendo tu amigo, especialmente si ha sido él o ella el abandonado.

Lo cierto es que no es fácil y que factores como la duración de la relación que hayáis tenido o el motivo de la ruptura son cosas que condicionan que puedas ser amigo de tu ex. También el tiempo que haya transcurrido desde entonces y, por supuesto, la psicología de cada uno. Hay quien necesita alejarse de la otra persona, mientras que otros necesitan contar con su apoyo, aunque sea a modo de amistad.

Ser amigo de tu ex, ¿es una buena idea?

Ni siquiera los psicólogos se ponen de acuerdo en esto. Pero vamos a intentar dar un tipo de respuesta. Por supuesto, depende de la persona. Hay quienes no van a poder ser amigos de sus ex nunca, mientras que otros conservarán una buena relación con todas sus ex parejas si ellos también ponen de su parte.

Y es que cuando se ha amado de verdad, el amor nunca termina, solo que a veces debe evolucionar a otros tipos de amor, de cariño, y la amistad no es otra cosa que un tipo de amor. Si has querido a alguien tanto como para ser tu pareja, ¿por qué vas a querer echarle de tu vida?

Por ello, abogamos siempre por un tipo de ruptura amistosa, siempre que las dos partes hagan esfuerzos para ello. Eso sí, no es lo mismo haber salido de una relación tóxica, en la que uno de los dos ha sido cruel con el otro, que salir de una relación en la que simplemente se ha acabado el amor y que siempre se ha cuidado de la otra persona.

En este caso, si tu ex es una de esas personas bonitas que te gustaría tener en tu vida, sin duda debes luchar por ello y poner los dos de vuestra parte.

relación tóxica

¿Es sano ser amigo de un ex?

Sí, es absolutamente sano. Es cierto que al principio puede doler y puede dar la sensación de que la ruptura se supera de una manera más lenta y probablemente sea así. Pero a la larga es lo más sano y habrás ganado algo de esa relación que ha sido tan importante para ti.

Obviamente, cada persona lo lleva de una manera. Cada cual lo enfoca y lo vive de una forma distinta. Hay quienes, para curarse, necesitan alejarse. Otros, como ya hemos comentado en párrafos anteriores, pueden necesitar la ayuda de esa persona que ha sido tan especial. A fin de cuentas, que tu ex pareja se quede a tu lado para ayudarte a salir es una demostración de amor, de cariño y de lealtad, haya ocurrido lo que haya ocurrido. Si los dos lucháis por ello, sin confundiros, puede ser muy beneficioso y sano.

¿Qué tipo de amistad podéis llevar?

Este es probablemente uno de los puntos más controvertidos. Hay quienes, por ser amigos de sus ex, recaen continuamente, física y mentalmente. En este caso, solo sois vosotros los que podéis decidir qué tipo de amistad llevar.

Podéis ser mejores amigos, podéis ser solo conocidos o podéis ser amigos con derecho a, pero siempre debe quedar claro cuál es la perspectiva de futuro de cada uno. Si uno de los dos está llevando este tipo de amistad para, a corto o medio plazo, hacer que la otra persona vuelva con ella, debe decirlo. Si el otro solo quiere jugar, también debe decirlo. Con las cartas sobre la mesa, sabiendo bien lo que esperar de uno mismo y del otro, vosotros sois los únicos que pueden decir el tipo de amistad que llevar.

¿Es una puerta abierta a que en un futuro pueda volver a surgir el amor?

Esta pregunta va precisamente relacionada con lo que acabamos de comentar. Si decides ser amigo de un ex es porque queda cariño y un tipo de amor. Pero ser amigo de tu ex no significa que vayáis a terminar juntos. No debes enfocarlo así ni ofrecerle tu amistad como si fueras a agarrarte a un clavo ardiendo, como una última posibilidad para recuperarlo. No. Así, solo te harás daño a ti mismo, no sanarás y con el tiempo esa amistad será imposible.

Si ofreces tu amistad, que sea de una forma sana. Y si con el tiempo ocurre algo, es algo que nadie puede saber. Sánate, sé sincero contigo y con el otro, y ofrece amistad desinteresada.

ets enfermedades

El tipo de relación y el tipo de ruptura condiciona la amistad

Evidentemente, no es lo mismo una pareja de un mes que una pareja de una década. Tampoco es lo mismo que durante la relación hayan habido muchos problemas a que el cariño siempre haya sido el protagonista. El tipo de relación y el tipo de ruptura es lo que va a determinar si puede haber o no amistad.

Ser amigo de un ex te ayudará a despejar dudas y sanarás

A pesar de que muchos expertos recomiendan alejarse totalmente de esa persona que te ha dejado o a la que has dejado, con el tiempo, verás que lo más sano es (siempre que se pueda en base a todo lo que te hemos dicho) ser amigo de tu ex.

Es la única forma de no haber perdido. Si consigues conservar la amistad de alguien a quien has querido tanto, si guardas un apoyo de por vida y si aún puedes disfrutar de buenos momentos junto a esa persona con la que has vivido un amor, conseguirás sanar, quizás tardes más, pero merecerá la pena. Además, conseguirás sentirte más en paz contigo mismo y con el otro y tener su apoyo te ayudará a saber que no ha sido en vano, que os habéis querido de verdad y que, por cuestiones de la vida, no ha podido ser vuestro amor, pero sí habéis querido quedaros para siempre en la vida de esa persona. Y no hay nada más bonito que eso.

Y tú, ¿has conseguido ser amigo de un ex o rechazas totalmente esta opción?

Sigue leyendo: ¿Cómo olvidar un amor?