Propiedades del suero de leche


El suero de leche se obtiene como resultado de la coagulación de la leche. La proteína del suero de leche constituye en el orden del 20% de las proteínas presentes en la leche. Esta se obtiene durante el proceso de elaboración del queso al separarla de la caseína, proteína que conforma el otro 80%.

Al lograr la separación de esta fracción de la leche, se alcanza un compuesto  que encierra importantes propiedades nutricionales, fundamentalmente centrados en su alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales.

De la coagulación de la leche se obtiene suero de leche con sustanciales propiedades nutricionales por su alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales
El suero de leche se obtiene como resultado de la coagulación de la leche

Beneficios del suero de leche

Así encontramos que el suero de leche es rico en proteínas de alto valor biológico, incluso si la comparamos con el huevo, que resulta ser el patrón de referencia utilizado por la FAO como la proteína ideal de alta calidad biológica. El hecho es  que el huevo tiene 93 como valor biológico de proteína, en tanto la proteína del suero de leche o “whey  protein”  tiene un valor de 110.

Esta condición que cumplimenta el suero de leche de tener un alto valor biológico significa que satisface los requerimientos o exigencias de aminoácidos esenciales al tener presentes nueve de estos, de ahí que se recomienda ingerir como parte de una dieta ideal.

Esta proteína de suero de leche, también reconocida como “whey protein”, se utiliza como uno de los suplementos dietéticos que con mayor frecuencia es usado si el propósito considerado es incrementar la masa muscular.

Dentro de estos se debe destacar la glutamina así  como los denominados de cadena  ramificada, en particular leucina, isoleucina y valina.

Otra razón esencial para usar el suero de leche es la alta concentración de vitaminas que aporta  Entre las vitaminas que el suero de leche brinda se encuentran las del llamado complejo B (B1, B6, B12); vitaminas C y E así como la llamada vitamina D.

En tanto el aporte fundamental de minerales que te da el suero de leche se encuentra centrado en el fósforo, sodio, calcio, potasio, magnesio y manganeso.

Independientemente de estos incuestionables aportes nutricionales aquellas personas que han hecho intolerancia a la lactosa deben tener presente que pueden reaccionar desfavorablemente con el uso del suero de leche. Y esto es debido a que en los procedimientos utilizados en su preparación, el suero de leche se enriquece con la presencia de lactosa, lo que puede explicar estas reacciones indeseadas que en ocasiones se presentan debido a la intolerancia a la lactosa.

Otro beneficio reconocido del suero de leche es su papel depurador de toxinas de manera absolutamente  natural, lo que favorece y estimula el adecuado funcionamiento del riñón e hígado.

También se le reconoce su relevante papel contra el estreñimiento. Más recientemente se ha reportado su destacada participación como prebiótico, lo que se traduce en que contribuye de forma relevante en estimular la presencia y desarrollo en buen estado de una flora bacteriana en los intestinos.

Otros potenciales  beneficios para la salud que se describen como consecuencia del consumo de proteínas del suero de leche incluyen el contribuir a bajar de peso. Se reporta en revistas especializadas que personas que consumían sistemáticamente proteínas del suero de leche perdieron peso corporal a expensas de la grasa con incrementos sustantivos de la masa muscular, siempre comparándolo contra un grupo control que no consumió suero de leche.

También existen reportes en el British Journal of Nutrition que señalan que el consumo de suero de leche contribuye a regular el nivel de colesterol.  De esta forma se potencializa su uso para bajar  la tensión arterial y por lo tanto disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

En pacientes VIH-positivos se encontró que el uso de la proteína de suero de leche ayudo en la reducción de la pérdida de peso en las personas afectadas.

¿Cómo suplementarse con suero de leche?

El frecuente uso del suero de leche por fisicoculturistas, atletas y aquellos que practican fitness ha definido un conjunto de criterios que debes tener en cuenta si tienes en mente implementar el consumo del suero de leche.

Entre estas observaciones encontrarás que se debe tomar antes, en el transcurso  y después de la práctica de la actividad física. Esto no obvia que dejemos de lado la consideración esencial de que el suero de leche es un complemento en forma de suplemento nutricional y que lo básico es el régimen de entrenamiento que tienes y sobre todo el estado de tu salud; aspectos determinantes en la respuesta de tu organismo.

La cantidad de suero de leche que debes tomar estará en dependencia de diversos factores
Se recomienda tomar entre 20-25 gramos de proteína de suero de leche antes de iniciar la sesión de entrenamiento

¿Que cantidad debes consumir?

Al inicio de la sesión de entrenamiento:

Teniendo en cuenta su rica composición en aminoácidos y su rápida tasa de absorción, se recomienda tomar en el orden de unos 20-25 gramos de proteína de suero de leche antes de iniciar la sesión de entrenamiento. Esto contribuirá en el reforzamiento de tu fuerza muscular, así como la resistencia y  preservar la integridad de tus músculos.

Después de la actividad física

Partiendo de la consideración de que las proteínas presentes en el suero de leche se digieren rápidamente, se explica la razón por la que sientes la necesidad de tomar más suero de leche después de finalizar  la actividad física. Esto ayudará de forma definitiva a que tu cuerpo se recupere más rápidamente, al reponer tú fuerza muscular y restituir la  energía consumida recobrando la agradable sensación de bienestar que da sentirse satisfecho.

La cantidad de suero de leche que debes tomar estará en dependencia de varios factores entre los que se encuentran la concentración del tipo de proteína del suero de leche presente así como el peso corporal.

Si el objetivo es el incremento de la masa muscular, se debe multiplicar por 2,5 tu peso en kilogramos. El resultado será el equivalente en gramos de las proteínas de suero de leche  o “whey protein” que deberás consumir durante el día, distribuidos en las diferentes comidas que realices.

La proteína de suero de leche hidrolizada facilita la absorción de las proteínas lácteas
Proteína de suero de leche concentrada, habitualmente es la más aceptada por su agradable sabor que incluye pequeñas cantidades de lactosa y grasa

¿Que tipos de proteínas de suero de leche encontraras en el mercado?

Encontraras en el mercado diferentes tipos de proteínas de suero de leche. Pudiéramos centrar el análisis en que la diferencia fundamental estriba en el sistema de procesamiento empleado. Así encontramos:

Proteína concentrada: habitualmente es la más aceptada por su agradable sabor que incluye pequeñas cantidades de lactosa y grasa. Al compararla con las otras formas de proteína de suero de leche, esta contiene mayores concentraciones de compuestos bioactivos.

Proteína aislada: este tipo se caracteriza por tener menos lactosa y grasa, fundamentalmente sobre la base del sistema de procesamiento utilizado. Lamentablemente este tipo de proteína de suero de leche  aporta cantidades inferiores de nutrientes si se compra con la concentrada.

Proteína hidrolizada: la hidrolisis de las proteínas de suero de leche facilita su absorción, lo que puede acarrear incrementos notables en los niveles de insulina mostrando valores reportados que oscilan entre un 28 y un 43% superior a los niveles que muestra el consumo del tipo de la proteína aislada de suero de leche.

En términos generales se acepta que la proteína concentrada resulta ser la mejor opción, en función de que este  sistema de procesamiento mantiene buena parte de los nutrientes que se consideran como esenciales al encontrarse  habitualmente  en el suero de leche.