Presión alta: ¿qué debes comer y por qué es saludable para ti?


La presión alta, hipertensión arterial o presión arterial alta, constituye por su elevada frecuencia, un reconocido problema para la salud pública. Establecer medidas que contribuyan a su control mejora la calidad y expectativa de vida.

Frente a la sospecha de padecer de presión alta, el control de las cifras de presión arterial debe ser realizado de forma sistemática
Esfigmomanómetro y estetoscopio para controlar las cifras de presión arterial.

¿Qué representa la presión alta?

  • Es una enfermedad crónica con sus propios factores de riesgo.
  • Factor de riesgo modificable (porque puede controlarse), para el desarrollo de otras enfermedades (especialmente en el sistema nervioso central, corazón y riñones).
  • Riesgo de discapacidad y muerte por sus consecuencias en los órganos que afecta, cuando no se mantiene un buen control.

En la mayoría de los que la padecen se desconoce por qué la presión arterial se eleva, lo que ha llevado a la búsqueda de los factores que favorecen su aparición agrupándolos en:

  • Factores poco modificables: Herencia, sexo, edad, raza
  • Factores modificables: Porque al introducir cambios en estilos de vida como pueden ser alimentación adecuada, control del peso corporal, práctica de ejercicios físicos y menor consumo de alcohol, entre otros, pueden evitar su aparición o lograr su control con un mínimo de medicamentos.

¿Qué debes saber acerca de la presión arterial alta?

¿Cuáles son las cifras normales?

Todas personas, incluyendo los adolescentes y adultos, deben mantener cifras de presión arterial entre 110-120 mmHg de presión sistólica (máxima) y entre 70 y 80 mmHg de presión diastólica (mínima). Los niños deben mantener presiones de 110/70 mmHg.

La hipertensión arterial produce pocos síntomas en sus fases iniciales, excepto que sus cifras se eleven de forma significativa o súbita, o que nuevos síntomas discretos de poca intensidad, se hagan persistentes y en ambos casos obligue a examinar las cifras de presión arterial.

Entre los síntomas más comunes encontramos: dificultad para respirar, presión en el pecho, taquicardia, dolor de cabeza, sangramiento nasal zumbido en los oídos y mareos. En presencia de estos síntomas, debemos precisar las cifras antes de iniciar cualquier tratamiento.

La electrocardiografía se aplica para el estudio del funcionamiento del corazón
El electrocardiograma se utiliza de forma sistemática para conocer el adecuado funcionamiento del corazón

Ya diagnosticada, se hace difícil poder controlarla y reducir la mortalidad y discapacidades asociadas, sin la participación activa, conjunta y continua del paciente y el sistema de salud.

¿Qué factores hacen difícil el diagnóstico y control de la hipertensión?

  • No evaluar periódicamente las cifras de presión arterial.
  • Ignorar por el paciente su importancia y riesgos.
  • Limitado acceso a servicios de salud.
  • Deficiente educación dirigida a promover autocuidado, con escasa promoción de estilos de vida y alimentación saludables.
  • Insuficiente reajuste del tratamiento de acuerdo a enfermedades asociada.
  • Inestable cumplimiento del paciente al tratamiento orientado.
  • Utilizar plantas medicinales para su tratamiento sin previa orientación sanitaria.

¿Qué aspectos incluye el tratamiento de la presión alta?

El tratamiento de la presión alta, se establece clásicamente en tres direcciones:

1. Tratamiento no farmacológico

Es el tratamiento preventivo por excelencia y el indicado inicialmente una vez establecido el diagnóstico. Debe estar siempre presente en el manejo de la enfermedad, e incluye:

  • Cambios en estilos de vida, especialmente los relacionados con la alimentación, adecuado peso corporal, práctica de ejercicios físicos individualizados, control de factores de riesgo y hábitos tóxicos.
  • El uso de medicina alternativa orientada por un profesional que incluye, el uso de plantas medicinales solo o combinado con otras técnicas.

2. Tratamiento Farmacológico

  • Siempre acompañado del cumplimiento del tratamiento no farmacológico antes descrito y evaluada su efectividad.
  • Debe ser individualizado, gradualmente reajustado en su fase inicial, periódicamente evaluado y reajustado siempre que sea necesario.

3. Tratamiento Quirúrgico

Indicado cuando en los estudios iniciales, tras el diagnóstico, se identifica una causa curable, lo que corresponde a muy aislados casos.

¿Qué alimentos resultan aconsejables para contribuir al control de la presión alta?

En el presente artículo centraremos nuestra atención en transmitirte información para que participes de forma activa, de acuerdo a los conocimientos que te aportamos y a tus preferencias, en la selección de los alimentos que incorporarás y eliminarás en su futura dieta.

Además, hacemos referencia sobre algunas plantas medicinales, que pueden ser de utilidad, sin incurrir en riesgo con su uso.

Tan importante como orientar con fundamentos científicos el qué comer, es garantizar empoderamiento del paciente en el autocuidado de su alimentación, permitiendo que, durante el proceso de selección y confección, se responda a las preguntas:

¿Qué debo comer y por qué? ¿Cómo controlan la presión arterial y cuidan mis vasos sanguíneos esos alimentos?

Abordemos dentro del tratamiento no farmacológico de la presión alta recomendaciones relacionadas con la dieta, que comentamos en 3 aspectos:

 Relacionados con efectos beneficiosos en la alimentación diaria.

  1. Fitoterapia (remedios herbales) no relacionadas directamente con la alimentación habitual, pero cuyo uso puede temporalmente ser beneficioso.
  2. Contraindicaciones y orientaciones al uso de la fitoterapia.

Recomendaciones relacionadas con efectos beneficiosos en la alimentación diaria orientada. ¿Qué comer y por qué?

Las tablas que a continuación te mostramos se conforman teniendo en cuenta los diferentes grupos de alimentos, lo que te permitirá seleccionar opciones, como señalábamos con anterioridad, de acuerdo a tus preferencias y posibilidades, para un mejor control de tu presión arterial, proporcionándole además respuestas al ¿por qué?, con algunos comentarios útiles que de forma complementaria añado.

Frutas recomendadas para prevenir-tratar la presión alta

Tabla1. Principales frutas recomendadas

FRUTAS
  • Recomendada cuatro o cinco diferentes frutas /día
  • Puede consumirse como fruta o jugo.
Contenidos de interés específico Efecto
Ciruelas  Alto de Potasio.

Bajo de Sodio.

 Regula presión arterial
Melones y Sandías  Rica en Potasio-Magnesio.

Carotenoides (Licopeno)

 Alto poder antioxidante
 Aguacate (Palta) Rico en Potasio

Grasas monoinsaturadas alcohol graso “avocadene” que reduce la presión.

Alto en calorías.

Consumir con moderación.

Plátano Fruta Rico en potasio

Muy bajo en sodio

Regula presión arterial
Guayaba Ácido Arjunólico

Vitamina C

Disminuye colesterol malo(LDL

Aumenta colesterol bueno(HDL)

Regula Presión arterial

Agua de coco Rica en Potasio y electrolitos Regula presión arterial

Algunas personas, tienen una predisposición genética al aumento de sus cifras de presión arterial por la ingestión de sal, lo que explica su mayor sensibilidad a este ingrediente, presente en muchos alimentos y añadido usualmente en el proceso de elaboración.

Actualmente se agrega a la reconocida orientación de disminuir la ingestión de sal para el control de la presión arterial, la ingestión de alimentos frescos con alto contenido de potasio, como el contenido en algunas frutas (Tabla 1).

La importancia de asegurar esta relación, Sodio bajo / Potasio alto, responde a que, manteniendo alto el consumo de potasio, se limita la elevación y efectos del sodio en el organismo, por mecanismos fisiológicos, frenando sus efectos hipertensivos.

Un artículo de revisión publicado en la revista American Journal of Physiology – Endocrinology and Metabolism por Alicia McDonough, Profesora de Neurobiología en la Escuela de Medicina de la Universidad del Sur de California, profundiza al respecto.

  • Es importante conocer que, a diferencia de los alimentos frescos, los alimentos procesados contienen más sodio que potasio, por lo que se recomienda limitar su consumo.
  • Los frutos secos resultan igualmente beneficiosos, como las almendras crudas que son ricas en grasas monoinsaturadas que contribuyen al control del colesterol, contienen además potasio con sus comentados beneficios y no contiene sodio.

Principales vegetales recomendados.

A continuación, hacemos referencia en la Tabla 2 a los vegetales que comparten con las frutas muchas de sus propiedades y compuestos de interés para contribuir al control de la presión arterial. De hecho, como se comenta, pueden combinarse en la confección de jugos y mezclarse en la confección de ensaladas.

Tabla 2.  Principales vegetales recomendados.

VEGETALES  
Contienen minerales, vitaminas

Alto contenido en fibra dietética

Bajo contenido en calorías.

Pueden consumirse como jugos solos o combinados entre sí.

Se requieren 4-5 porciones/día

Contenidos de interés específico Efecto
Remolacha (betabel o betarraga)  Nitrato inorgánico

Flavonoides

Ácido Fólico

 Dilatación de los vasos sanguíneos

Antioxidante

Protector vascular

Zanahorias  Carotenoides

Potasio

 Antioxidante
Zapallo  Carotenos  Antioxidante
Tomates  Potasio y Calcio

Caroteno (Licopeno)

Vitaminas C, E

 Reduce la presión arterial

Disminuye colesterol malo (LDL).

Alto poder antioxidante.

De hojas verdes

Espinaca

Lechuga

Col

Acelga

Minerales y Vitaminas

Ácido fólico

Fibras

Antioxidantes   Carotenos (Luteína)

Protectores vasculares

Disminuye absorción de grasas

Antioxidantes

Pepino  Rico en Potasio

Muy pobre en Sodio

 Efecto diurético

 

  • La composición de los vegetales, con sus múltiples efectos protectores y reguladores, trasciende su efectividad en el control de la presión alta, para actuar en factores de riesgo como la obesidad y en la prevención de complicaciones a mediano y largo plazo sobre el los sistemas vasculares y celulares en cerebro y corazón.
  • La remolacha contiene nitrato orgánico, que se transforma por acción de bacterias de la saliva en nitrito y posteriormente en óxido nítrico en el estómago, este último dilata los vasos sanguíneos y este mecanismo al parecer, es capaz de disminuir las cifras de presión arterial, incluso de forma inmediata, cuando se consume en forma de jugo.
  • La mejor disponibilidad del organismo al Licopeno (antioxidante contenido en el tomate), se incrementa considerablemente si:
  • Lo consumimos maduros
  • Lo mezclamos con aceite (en el que es soluble) y cocinamos al fuego, para penetrar su estructura y facilitar la absorción del Licopeno, que con el tomate crudo es muy limitada.
  • Los beneficios del tomate, no se limitan al sistema cardiovascular, tienen gran penetrabilidad en otros tejidos como el prostático, donde se señala tiene efecto protector al cáncer.
  • El elevado contenido de fibras de los vegetales de hojas verdes, le otorga un valor sobreañadido, a los múltiples nutrientes que aportan, al obstaculizar la absorción de grasas y transformar la favorablemente flora intestinal, lo que se traduce en más salud.

Otros alimentos

De forma resumida señalamos en la siguiente Tabla 3, otros alimentos que contribuyen al control de la presión arterial, a los pueden añadirse los reconocidos frutos secos, arroz integral entre otros con beneficios similares, que de acuerdo a las preferencias y disponibilidad deben ser incluidos.

Tabla 3. Otros alimentos

OTROS ALIMENTOS
Contenidos de interés específico Efecto
Patata  Vitaminas: C, B1, B2, B3

Minerales: Potasio, Calcio, Magnesio y Fósforo

 Control de hipertensión
Legumbres (Todas)  Proteínas

Ricas en Fibras

Carbohidratos de lenta asimilación

Ácido Fólico

Vitamina B6 y D

Potasio y Calcio

 Proteínas sin grasa

Disminuye colesterol malo.

Saciedad duradera

Antioxidante

Control presión arterial

Cereal (Avena)  Proteínas de alto valor biológico

Grasas vegetales

Antioxidantes

Fibras (β glucano)

Vitaminas B1, B2, B3, B6, E

 Protector cardiovascular

Control de glucosa y colesterol

Control presión arterial

 

  • Las propiedades nutricionales de las legumbres las ha convertido en un demostrado alimento saludable de primera elección, que para preservar sus bondades deben cocinarse:
  • Con la menor cantidad posible de grasa, que debe ser de origen vegetal.
  • Añadiendo vegetales y especias que refuercen su valor nutricional.
  • Sin añadirle productos procesados como tocinos, jamón chorizos y otros productos similares de origen animal y alto contenido de sodio.
  • Sus valores nutricionales pueden completarse si le acompañamos con pan integral, cereales y frutas.

Lácteos, aceites y proteínas

  • Los lácteos bajos de grasa o sin grasa, deben formar parte de la dieta, por su contenido en Calcio, Vitamina B12 y proteínas, pero deben limitarse a los quesos frescos no procesados, el yogurt natural sin aditivos y la leche.
  • Los aceites de origen vegetal, en cantidades limitadas, son los indicados para la confección de los alimentos.
  • Preferir proteínas de origen animal presente en alimentos como el pollo, huevos, pescados grasos (especialmente pescado azul pequeño, muy beneficioso para el control de la presión arterial y a su vez contribuye en mejorar la circulación sanguínea) y en menor cantidad otras carnes magras (sin grasa).

Las especias

Las especias (Tabla 4.), también conocidas como hierbas aromáticas, aunque no se consideran alimentos, son de uso común en su elaboración y por sus propiedades en la salud, pueden potenciar las de los alimentos.

Tabla 4. Especias

ESPECIA
Contenidos de interés específico Efecto
Ajo  Estimula producción de Óxido nítrico

Disminuye colesterol

 Relajante vascular

Estimulante circulatorio

Cardioprotector

Hierbas Aromáticas (cebolla, laurel, tomillo, comino orégano, albahaca, cúrcuma, etc.)

 

 Antioxidantes

Antinflamatorias

 

 Estimulantes circulatorias

 

Limón y Naranja agria  Vitamina C  Antioxidante

Relajante vascular

 

  • El ajo contiene una sustancia (alicina) que como en la remolacha actúa en el sistema del óxido nítrico, relajando las arterias, lo que disminuye la presión arterial (especialmente la presión máxima o sistólica), actúa además en la salud cardiovascular y disminuye el colesterol malo (LDL). Para su consumo con estos propósitos debe conocerse que:
  • Una vez cortado pierde su efectividad 1 hora después.
  • Cocinado o calentado también disminuye su efecto hipotensor, por lo que debe ingerirse de forma natural.
  • Se recomienda consumir 1-2 dientes crudos triturados diarios.

Además el ajo:

  • Tiene otras propiedades como (antinflamatorio, antifúngico y antitrombótico)
  • Debe utilizarse con precaución en pacientes que consumen medicamentos anticoagulantes, porque puede potenciar su efecto.

Una dieta muy difundida para tratar la hipertensión arterial y que puede consultar, es la que se conoce como dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), avalada en un estudio del National Heart, Lung and Blood Institute (NHLBI) de Estados Unidos. Esta dieta precisa: composición y porciones alimentarias diarias recomendadas.

Una dieta saludable contribuye a evitar o coadyuvar en el control de la presión alta
Esta establecido que la dieta influye de forma determinante en la presión alta

Adicionalmente a todos los beneficios comentados anteriormente en cada grupo de alimentos, estos tienen un efecto añadido por su capacidad de normalizar la flora intestinal, que además de estabilizar los procesos digestivos, resulta beneficioso, per se, en la prevención de la presión alta y las enfermedades cardiovasculares.

2. Fitoterapia (remedios herbales) no relacionadas directamente con la alimentación habitual, pero cuyo uso puede temporalmente ser beneficioso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), reporta que el 80% de la población mundial, utiliza plantas medicinales para el manejo de problemas de salud por dos vías: de forma oficial, implementadas por los sistemas de salud y mediante las costumbres transmitidas por oralidad en la población, basadas en experiencias ancestrales o personales, lamentablemente sin orientación profesional, cuya práctica puede resultar en más riesgos que beneficios.

Entre las más utilizadas y difundidas para el tratamiento de la presión alta por proveedores calificados se señalan:

  • Extracto fluido de Caña Santa (Limoncillo) 20-30 gotas en medio vaso de agua)
  • Tintura de Albahaca blanca 20% (30-40 gotas en medio vaso de agua)
  • Extracto fluido de Té de riñón (20-30 gotas en medio vaso de agua)
  • Infusión o tintura de Flor de Jamaica (rosa de Abisinia- Hibiscus)
  • Pepino (Batir, medio pepino + 1 limón + medio vaso de agua)

Esto solo pudiera ofrecer un control temporal de corta duración, por lo que siempre debe acudir a un profesional que verifique las cifras de presión arterial e indique el tratamiento indicado individualmente requerido y defina la causa del descontrol, que en la mayoría de los casos es debido a:

  • Ausencia de tratamiento o incumplimiento del indicado.
  • Transgresión dietética (Dieta inadecuada).
  • Situaciones de stress emocional.

3. Contraindicaciones al uso de la fitoterapia.

Si tenemos en cuenta, que la persona puede tener asociada otros procesos, enfermedades o medicamentos, incluso consumiendo otras plantas medicinales que contraindiquen el uso de la indicada.

Por eso se recomienda, NO utilizar remedios herbales en el tratamiento de la presión alta en:

  • Niños
  • Embarazadas o mujeres amamantando
  • Personas mayores de 65 años
  • Va a ser sometido a intervención quirúrgica en los próximos días.

Asi tenemos que toda indicación de hierbas medicinales para la población en general y para el grupo antes señalado en particular, debe estar precedida de consulta a un proveedor de salud capacitado.

Para finalizar es importante recordar que la dieta es solo un importante aspecto del tratamiento de la presión alta y que tu participación activa en todos los elementos de su control es lo más importante si quieres garantizar una vida saludable.