¿Por qué la televisión es un gran enemigo de nuestra salud?


A la mayoría de nosotros nos gusta consumir televisión. Incluso aquellos que antes no la veíamos mucho, ahora poco a poco vamos cayendo en sus redes. Y es que con el boom de los servicios de contenidos visuales en streaming (tipo Netflix, HBO, Amazon Prime Video, Movistar+, DAZN, Sky… hay para todos los gustos) hemos vuelto a engancharnos a esa caja tonta que, aunque no es nada tonta, para muchas personas representa una forma de gastar su tiempo libre. Una forma que, desafortunadamente, no siempre es buena para nuestra salud.

Sigue leyendo: 5 series que te ayudarán a superar una ruptura

¿Es de verdad la televisión un gran villano para nuestra salud? Depende. Depende de nosotros, del tiempo que le dediquemos, de la falta de otras actividades, de lo que signifique para nosotros ver la tele o de la importancia que le demos.

En general, la televisión podría ser considerado un hábito perjudicial para nuestra salud ya que fomenta el sedentarismonos aleja de otras actividades más saludables para el cuerpo y la mente, como leer o salir a pasear. Sin embargo, si le destinamos solo un ratito al día y siempre que no sea la excusa para dejar de hacer otras cosas (como, por ejemplo, salir a tomar algo con unos amigos porque prefieres estar solo en casa mirando la televisión) no existe ningún problema en que encuentres otro modo de divertirte viendo TV.

La televisión no es el enemigo de nuestra salud, el enemigo somos nosotros mismos

consumir television
Con los niños sí debemos tener cuidado y ser los adultos los que dosifiquemos el consumo de televisión, además de no utilizarla como un premio o un castigo

Este es un punto que debes tener claro y que está relacionado con lo que acabamos de decir. Ni la televisión, ni la tecnología, ni los teléfonos móviles (esos a los que tanto atacamos muchas veces) son los responsables de nuestras actitudes. Los únicos responsables somos nosotros. ¡Tenlo claro!

Tú eres quien debe saber y ser consciente del uso que se le da a cada herramienta. Por tanto, podemos hacer que la tele se convierta en un gran aliado o todo lo contrario, podemos conseguir que sea un villano y nos perjudique más de lo que nos beneficia.

¿Cómo podemos detectar si la televisión está causando un mal en nuestra vida? Lo primero es percibir si es un limitante, es decir, si estamos dejando de hacer otras actividades por ello. Obviamente siempre vamos a dejar de hacer otra actividad, pero sabes bien a lo que nos referimos. Si te pasas horas y horas y esto te impide ir al gimnasio, leer, salir con tus amigos o familia o incluso te perjudica en tu trabajo, revisa bien cuáles son tus hábitos porque probablemente estás teniendo un fallo en el modo en que consumes la televisión y sobre todo la cantidad.

Si nos sentimos nerviosos si un día no podemos verla o si la ponemos por delante de cosas que deberían ser más importantes (trabajo, familia…), empieza a pensar que quizás tienes problemas de adicción con ella.

¿Cuáles son las principales implicaciones de consumir mucha televisión?

Nos sorprendería saber la de horas que dedican diariamente muchas personas a ver televisión.

Esto tiene unas consecuencias físicas y psicológicas.

Entre las consecuencias físicas, están todas aquellas asociadas al sedentarismo. Ver demasiada televisión puede acarrear pérdida de forma física, obesidad, colesterol, problemas de circulación…

Por su parte, entre las consecuencias psicológicas, encontramos las de aislamiento de la sociedad, depresión, baja autoestima…

Busca alternativas

television salud
La televisión es uno de los enemigos de la salud si no sabemos utilizarla bien, pero con equilibrio puede aportar también una fuente de entretenimiento gratuita

Si quieres cuidar tu salud y crees que estás consumiendo demasiada televisión, deberías tratar de ponerle solución hoy mismo.

Hay tres cuestiones fundamentales para conseguir apartar este vicio de tu vida. Y todas pasan por un denominador común: mantener tu mente ocupada.

Mientras que estés ocupado haciendo otra cosa no te acordarás de lo que estás dejando de hacer y conseguirás sentirte mejor y poco a poco ir dejando atrás la adicción (mayor o menor) que tenías con la televisión.

Entre estas alternativas, la principal es la de hacer deporte. Se suele recomendar hacer deporte para distraer la mente, sentirnos más enérgicos, segregar endorfinas (la hormona de la felicidad) y lograr apartar ciertas enfermedades como el colesterol, la obesidad, la mala circulación, la hipertensión, la artritis… No te imaginas la de beneficios que tiene el deporte. Además, también mejora el autoestima ya que, en general, es algo que de primeras cuesta conseguir, es algo difícil si no tienes forma física, pero conforme vayas viendo tus avances notarás la diferencia. No intentes hacerlo todo en un día, sé constante y disfruta de esta nueva vida.

Otra forma de evitar ver tanta televisión, si quieres una actividad reposada es buscar una afición para practicar en casa. El principal motivo por el que mucha gente consume televisión es porque se aburre en casa, pero puedes hacer muchas cosas. Desde mejorar tus dotes como cocinero hasta aficionarte a la lectura. Ambas nos dan beneficios psicológicos y en el caso de la cocina también te mantiene en movimiento.

Otras opciones son rescatar algún viejo hobby, como escribir o pintar. Da igual que lo hagas mejor o peor, lo importante de todo esto es mantener la mente activa y disfrutar con una actividad sana.

Por último, una gran alternativa a ver televisión es salir a la calle y sociabilizar. Esta ausencia de caracter social que tiene la televisión, cuando la vemos solos en casa de forma compulsiva, se puede contrarrestar teniendo quedadas semanales con tu grupo de amigos u organizando actividades en familia. Salir con tus seres queridos y disfrutar de ellos al aire libre es muchísimo más gratificante que hacerlo sentados en el sofá viendo la tele. Compruébalo.

¿Y cuando vea la televisión, qué contenido es mejor?

television salud
En plataformas tipo Netflix tienes contenido para todos los gustos y edades. Elige el que te haga más feliz, no el que sea más socialmente aceptable

Como ves, a lo largo de todo este artículo te hemos convencido de lo importante que es darle un equilibrio a la tele dentro de tu vida, pero no te decimos que la apagues por completo y nunca más vuelvas a encenderla. La tele no es ningún enemigo para nuestra salud si la usamos bien, de forma equilibrada y si no nos limita a hacer otras cosas.

Dentro de esto, ¿qué contenidos son mejores? Quizás estás esperando a que te digamos que los documentales, o los reportajes de investigación, incluso los canales de cocina o de viajes. No. Nada más lejos de la realidad. El objetivo de la televisión es entretener y desconectar la mente, por lo que debes ver exactamente lo que te apetezca ver. ¿Te gustan los realitys o los programas del corazón? Adelante, no hay ningún problema en que los veas.

Es importante que aprendamos a respetar a los demás y sobre todo a nosotros mismos. Esto no te hace ni más inculto ni peor persona, ni muchísimo menos. Por lo que deja de escuchar opiniones ajenas y consume exactamente el tipo de televisión que te gusta ver. Aunque, recuerda, que siempre con moderación y sin que te impida llevar una vida sana.

Otros artículos de interés: Planes para hacer en casa