¿Puede ocurrir una pérdida del olfato y gusto por Covid-19 o resfrío?


Uno de los primeros síntomas que aparecen ante una infección del covid-19, es la pérdida del olfato y gusto por Covid-19. Para evitar la propagación se aconseja un aislamiento físico preventivo y un hisopado para tener el diagnóstico.

Sin embargo, existen otros virus que también producen anosmia, la pérdida del olfato. Entre ellos se encuentra el de la gripe. Una de las diferencias es que cuando es el sars-cov-2 el causante, no hay congestión nasal.

Pérdida del olfato y gusto por Covid-19

¿Cuál es el peligro de perder el olfato y gusto?

La pérdida del olfato se denomina anosmia y da lugar a la pérdida del gusto. Puesto que el olor o aroma colabora en un 80% del sabor. En el caso del sars-cov-2, provoca una reacción que compite con el ácido siálico de la mucina que se encuentra en la saliva.

Dañando de esta manera los receptores de las papilas gustativas, lo que provoca una pérdida automática del apetito y de peso como consecuencia directa. Si esto ocurre por un tiempo prolongado generará desnutrición o disminución del sistema inmune.

Pero la pérdida del olfato y gusto encierra otros peligros, puesto que el sentido del olfato actúa como alarma en caso de fuego, pérdida de gas, alimentos descompuestos y otras sustancias tóxicas.

La incapacidad de darse cuenta a tiempo que la comida se quema o de la existencia de algún incendio mayor, puede dar lugar a accidentes domésticos que pueden ser graves. Según los estudios realizados la anosmia producida por el sars-cov-2 es transitoria, recuperando su estado normal luego de algunas semanas.

¿Sabías que tenemos neuronas en nuestra nariz?

En la parte superior de las fosas nasales se encuentra una capa, llamada neuroepitelioolatorio, formada por tres tipos de células. Unas de ellas actúan como sostén, otras son basales y las olfativas, que se conocen como la primera neurona.

Estas neuronas son las únicas que no están en el cerebro y tienen la función de comunicar al sistema nervioso central el olfato. Estos receptores son los primeros que se enfrentan al covid-19.

Pérdida del olfato y gusto por Covid-19

Entonces, los olores son estímulos químicos que llegan a estas primeras neuronas para convertirse en estímulos eléctricos que llegarán al lóbulo olfatorio, pasando por el tracto olfatorio hasta llegar al rinencéfalo. En esta última sección es donde se percibe el olor, al cual se le dará una descripción en la zona entorrinal.

Es en esta última zona donde podremos decir que el olor que sentimos es alcohol o tierra mojada. Todo este proceso nos dice que no olemos con la nariz sino con el cerebro.

¿Por qué ocurre la pérdida del olfato y gusto por Covid-19?

Existen varias teorías sobre cómo actúa el virus en nuestro organismo para provocar la anosmia, que es la pérdida del olfato. El cual también puede desencadenar una alteración del sabor que se llama disgeusia o ageusia que es la falta de gusto.

Alteración del neuroepitelio olfatorio

El neuroepitelio olfatorio se encuentra en la parte superior de las fosas nasales de la nariz, ocupa aproximadamente 5cm2. Esta capa está formada por 3 tipos de células. Las olfatorias, que son de 10 a 20 millones en cada persona, poseen cilios que se contactan con la capa del moco.

En estos cilios se encuentran los receptores. Los virus impactan en esta zona, lesionándolas e inhibiendo que las sustancias químicas se transformen en eléctricas. Esta sería una razón por la que el covid-19 afecta al olfato antes que a otros órganos.

Aumento de receptores olfatorios

Las otras células que se encuentran en el neuropitelio olfatorio son las de sostén. Estas tienen la función de regular el medio iónico para que ocurra la ransducción olfatorio. Por ello se encuentran alrededor de las olfatorias.

Otra teoría de cómo afecta el covid-19 a nuestro olfato es que, al entrar en contacto con el virus, estas células se inflaman, produciendo un bloqueo en los receptores. El daño no suele ser permanente. 

Muerte celular

La tercera teoría de cómo afecta el coronavirus al olfato y gusto es que el sistema inmunitario lo detecta y comienza un mecanismo exagerado de defensa. Esta acción puede provocar una muerte celular programada o apoptosis.

La apoptosis celular tiene la función de destruir las células que están dañadas. Esto evita la reproducción indiscriminada de una célula dañada como ocurre con el cáncer. La diferencia con la necrosis, es que este último ocurre después de la muerte del tejido.

Pérdida del olfato y gusto por Covid-19

El proceso de apoptosis ocurre de manera ordenada y ocurre para dar una ventaja a nuestro organismo. Un claro ejemplo de su beneficio ocurre en la etapa embrionaria cuando las células de las membranas entre los dedos se eliminan para dar lugar a la formación de los dedos de las manos y pies.

Cuando una célula ha sido infectada por un virus, la misma célula o el sistema inmunitario puede iniciar el proceso de apoptosis. Con la intención de evitar su propagación.

¿Cómo saber si se podrá recuperar la pérdida del olfato y gusto por Covid-19?

Para saber si las papilas gustativas siguen funcionando solo tienes que probar un poco de vinagre, azúcar o sal. En el caso de que no distingas el sabor fuerte de estos alimentos, puede indicar la falta de gusto.

El diagnóstico de coronavirus se obtendrá con el hisopado o serología. En el caso de ser positivo, según la información que han recolectado los científicos, las personas no suelen tener síntomas o no son graves. Pero igual se recomienda aislarse físicamente para parar el contagio.

El hecho de perder el olfato por una infección no significa que sufriremos de anosmia para siempre. Si dicha pérdida se debe a una inflación en las células receptoras que se encuentran en la nariz, cuando pase se recuperará el olfato.

Cuando se trata de un daño conductivo, una barrera física, es posible recuperar el olfato en un mes. En cambio, si el daño es neurosensorial el proceso puede llevar años. Esto es posible gracias a la posibilidad de regeneración que tienen las células nerviosas que se encuentran en la nariz.

¿Cómo recuperar el olfato y gusto?

La pérdida de la vista y del oído son temas más relevantes para todos. A partir del coronavirus, comenzó a tomar relevancia los tratamientos que se utilizan para recuperar el olfato y gusto. Un tratamiento muy efectivo se denomina entrenamiento olfativo.

Su objetivo es aumentar o recuperar la sensibilidad del olfato ayudando al cerebro a procesar correctamente las señales enviadas desde la nariz. El entrenamiento consiste en elegir cuatro elementos con olores bien definidos como menta, limón, clavo y rosa. Se deben oler todos los días durante tres meses y luego cambiar por otro grupo de elementos, tales como café, jazmín, moneda y eucalipto.

En lugar de los objetos se pueden utilizar aceites esenciales, solo se debe leer la etiqueta para agilizar la relación en el cerebro.

En el siguiente artículo te contamos: Envejecimiento de los sentidos