¿El pan negro engorda menos que el pan blanco? Tiene una explicación


El pan blanco o el pan negro engorda menos. ¿En cuál podemos confiar para bajar de peso? Aunque te sorprenda, al comparar sus ventajas, no podemos etiquetarlos como el pan que adelgaza o que engorda a ninguno de los dos.

Cada uno de ellos tiene sus propios beneficios para nuestro cuerpo y podemos elegir el que más nos convenga de acuerdo a la dieta que elegimos seguir y a los objetivos que nos planteemos.

Por qué el pan negro engorda menos

Para elaborar el pan llamado blanco se utiliza la harina refinada, la cual es aquella que no contiene la cáscara del grano de trigo. Mientras que el pan que llamamos negro está hecho con harina que contiene dicha cubierta.

Fibra

Además, de aportar color, la cubierta del trigo aporta algunos nutrientes esenciales para nuestro organismo. Entre ellos se encuentra la fibra que nos da saciedad, lo que nos permite sentir que estamos llenos y elegir mejor los alimentos que llevemos a la boca.

Ese puede ser la razón principal por la que se crea que el pan negro engorda menos. Porque además, existe otro beneficio que nos ofrece la fibra y es que mejora el tránsito intestinal, que puede verse influenciado por algunos tipos de dietas. Este mismo beneficio se convierte en un punto negativo para algunas personas que sufren de colon irritable. Por lo tanto, se debe probar si se los tolera.

El pan negro no engorda

Calorías

En cuanto a calorías, los dos tipos de panes tienen la misma cantidad de calorías, por lo tanto, no podemos abusar de ninguno de los dos si nuestro objetivo es bajar de peso. Los mismos nutrientes se encuentran en ambos panes, por lo tanto, no te pierdes de nada esencial si eliges uno u otro.

Así que, aunque en la mayoría de las dietas se recomienda el pan integral es solo por su aporte en fibra. Pero puedes reemplazarlo por pan blanco si no puedes tolerar el negro.

Qué pasa con los carbohidratos en el pan blanco y en el pan negro

Ambos tipos de pan tienen el mismo nivel de carga glucémica, sin embargo, al llegar a nuestro organismo se comparten de manera diferente. Eso es así por el tipo de harina utilizada en su elaboración.

La harina blanca refinada aportará carbohidratos almidonados pero refinados. Eso significa que, al llegar a nuestro organismo, se absorbe fácilmente, provocando una suba rápida de glucosa en la sangre.

Esto puede ocasionar también que aumente nuestra ansiedad por seguir comiendo y seguir almacenando más grasa. En cambio, la harina integral aportará carbohidratos almidonados complejos. Eso significa que el organismo necesita energía para digerirlo, manteniéndolo por unos minutos más en nuestro estómago. Por lo tanto, nos da saciedad y gastamos calorías al digerirlo.

Como su digestión es lenta, el nivel de glucemia en sangre no sube bruscamente, lo que permite controlarlo mejor en casos de diabetes.

Cómo reconocer un pan negro de calidad

Muchas veces pasamos por las panaderías y por el solo hecho de ver un tono oscuro creemos que se trata de un pan integral y lo consumimos creyendo que obtenemos todos sus beneficios. Pues desgraciadamente no es cierto en la mayoría de las veces.

Por ello es necesario averiguar y leer atentamente las etiquetas de dichos productos.

¿Qué debemos buscar en su etiqueta o preguntar al panadero?

Para que se trate de un pan negro integral debe estar elaborado con harina que provenga de granos enteros molidos. Esa característica nos permite disfruta del salvado, que se obtiene de la cáscara y es rico en fibra. Además del germen del grano, donde encontraremos los nutrientes tan buscados en el pan negro. Entre ellos se encuentra el magnesio, proteína y ácidos grasos. Pero también se incluye el endospermo que nos aporta almidón.

Los panes negros ofrecidos en los supermercados suelen tener la etiqueta alto en fibra. Porque posee una mezcla de harina refinada e integral, donde se ha eliminado el germen del grano, por ejemplo.

El color que se le da a los panes negros no significa que se haya utilizado un tipo de harina integral. Para obtener el color se le suele agregar harina de granos de centeno, pero sin su germen.

El pan negro no engorda

Para estar seguros debemos leer con atención la etiqueta. Donde debe estar explícitamente indicado que tiene como ingrediente a la harina de trigo íntegro o de grano entero.

Las mejores panificadoras saben que existen una gran variedad de granos y que no solamente depende de dicha elección, sino también de la calidad de su molienda y del tipo de fermentación utilizado.

El leudado más natural es el llamado masa madre, que consiste en dejar en reposo durante ocho horas como mínimo la harina con el agua. Sin utilizar ningún tipo de levadura extra.

Recomendaciones a la hora de comer pan

No te prives de comer pan, si eliges al blanco o negro está bien. Sólo se recomienda no comerlo solo, sino acompañarlo con proteínas, que pueden prevenir de la carne, huevos o productos lácteos, como los quesos.

En cambio, si optamos por el pan negro por sus beneficios, debemos asegurarnos que sea de calidad. Que la harina utilizada sea realmente integral y comer en menos porciones si deseamos bajar de peso, porque su tenor graso puede ser mayor en relación al pan blanco.

Sea cual sea el pan que elijamos debe ser de calidad y comer porciones que sean adecuadas, teniendo la precaución de no pasarnos.

Si queremos bajar de peso, ya sabemos que la frase el pan negro engorda menos es un mito. Podemos optar por cualquiera de los dos que tienen la misma cantidad de calorías. Lo que podemos hacer es seguir una buena rutina de ejercicios que nos ayude a bajar las calorías extras.

Así podremos tener un cuerpo saludable por dentro que se luzca por fuera. En algunas dietas se recomienda descartar la harina por un tiempo.

Aquí encontrarás: Recetas de pan sin harina