Moda rápida VS Moda circular: Todo lo que debes saber sobre ellas


¿Te gusta la moda? Tanto si la respuesta es que sí, como si realmente es un tema que no te apasiona ni te quita el sueño, hoy queremos que conozcas dos conceptos que están muy de moda, nunca mejor dicho, y que debes comprender para que tus actos influyan lo mínimo posible en el medio ambiente. Sí, la moda no solo tiene impacto en la economía, si no que también se ha convertido en los últimos tiempos en una de las industrias más cuestionables a nivel medio ambiental. De ahí ha surgido precisamente la necesidad de crear dos términos que, en realidad, representan dos formas de consumirla: moda rápida y moda circular.

¿Cuál es mejor? ¿Qué beneficios tiene una u otra? Hoy te hablamos, en este artículo, sobre qué es la moda rápida y qué es la moda circular y por qué cada vez más personas están más concienciadas con la necesidad de apostar por la segunda. No significa que vayas mal vestido o que no puedas comprarte lo que necesitas (o lo que te gusta), pero sí es un paso adelante para tomar algo más de conciencia sobre las implicaciones que nuestro estilo de vida puede tener en el planeta. Estamos de paso, no lo olvides, pero trata de dejarlo todo tal y como lo encontraste.

Sigue leyendo: Ventajas de quitarse los zapatos al llegar a casa

¿Qué es la moda rápida?

La moda rápida es un modelo de consumo desproporcionado. Ropa con un ciclo de vida muy corto o prendas que compramos y apenas utilizamos una o dos veces, antes de tirarlas directamente al contenedor de la basura porque ya no nos gustan o ya no están a la “moda”. Esto, de forma extrapolada, seguro que te parece una locura, y no es para menos. Pero, si te pedimos que hagas un pequeño examen de conciencia, seguro que te das cuenta que a ti también te ha pasado.

Es posible que hayas comprado prendas que solo te has llegado a poner una vez, y ya sea que las hayas tirado o las tengas aún en el armario mirándote sin que las vuelvas a usar, las has sustituido por otras. Según la persona, este bucle puede ser más o menos preocupante, pero, en cualquier caso, es un error tanto para su bolsillo como para el planeta.

metodo konmari ropa

¿Qué es la moda circular?

Conscientes de que tal vez existe un problema en la forma en que nos relacionamos con la moda, aquellos que más se preocupan por esta situación han puesto en relieve el término de moda circular. Se trata del uso sostenido del producto en cuestión, de moda que se optimicen al máximo los recursos que se han invertido para obtenerlo, tanto económicos como medioambientales e incluso humanos. Este término de moda circular se encuentra dentro de la llamada economía circular, que precisamente sostiene lo mismo, sin que necesariamente se hable solo de ropa o calzado. Aquí entra en juego cualquier producto que compremos.

Por tanto, se trata de utilizar el producto hasta el final de su vida útil, antes de reemplazarlo por otro que nos dé el mismo uso o que tenga las mismas características. Por ejemplo, si te compras un abrigo, utiliza solo ese hasta que se te rompa o combínalo con otros, si necesitas diferentes tipos de prendas de esta categoría, pero no lo dejes olvidado al fondo del armario y compres otro prácticamente igual simplemente porque se ha pasado “de moda”. La moda circular es una tendencia a la que cada vez se suman más adeptos y no pretende castigar a la industria, si no hacerla más eficiente y modificar el modelo de negocio consumista.

Moda circular = ahorro económico para el individuo y ecológico para la sociedad

La moda circular puede tener muchas ventajas, pero principalmente sus beneficios se resumen en dos. Uno de ellos apunta directamente al individuo, como persona independiente, mientras que el otro señala a un cambio positivo para toda la sociedad y, sobre todo, para el medio ambiente, tan necesitado de que le demos una ayuda y le tendamos una mano.

Como te decíamos, uno de los beneficios de la moda circular recae sobre el bolsillo del consumidor, como es obvio. Aunque, déjanos decirte, quizá no tan obvio como crees. La moda circular no te pide que gastes menos, si no que gastes mejor, y que las prendas que utilices tengan la vida útil más larga posible. Por eso, muchas personas que empiezan a ser partidarios de esta tendencia, comienzan a comprar menos prendas, pero a pagar más por ellas, en una búsqueda de la calidad y de poder aprovechar mejor cada una de sus compras.

Por supuesto, para la sociedad también tiene beneficios. Principalmente recala en las ventajas medioambientales. La moda circular es algo así como un nuevo modo de reciclar, al reutilizar, no lo olvides, también reciclas, aunque no del modo que sueles tener en mente. Por supuesto, a menor producción de ropa, menor impacto ambiental, por lo que todos salimos ganando. Los últimos estudios demuestran que la industria textil puede llegar a ser una de las más contaminantes, por eso, es especialmente interesante que empecemos a interiorizar este tema para llevarlo a la práctica lo mejor posible.

limpiar mejor la ropa

Cómo empezar a practicarlo

Lo primero, es tener claro que quieres hacerlo. Esto no es ninguna imposición, nadie te va a señalar por comprar tres camisetas iguales que las que ya tienes, por eso, es algo que, para que lo consigas hacer bien, tiene que nacer de tu convencimiento.

Si ya lo tienes claro, lo primero que te diría es que comiences por hacer limpieza en tu armario. También aplica, por supuesto, a cualquier otro tipo de objeto y producto que tengas en casa. Descarta todo aquello que tengas claro que ya no te vas a poner y valora qué productos te faltan, justificándote bien que sea una necesidad por cubrir. Todo aquello que ya no vayas a usar, busca una segunda vida. Esta segunda vida puede ser donarlo a ciertas asociaciones que las necesitan o ponerlo a la venta en una app de compraventa entre particulares. También hay muchas tiendas que admiten ropa de segunda mano para revenderla, algo que también te ayudará a conseguirle una segunda vida a aquello que ya no vas a usar.

El siguiente paso es tomar plena conciencia de cómo quieres que sean tus futuros actos. No sirve de nada que hagas esta criba y este ejercicio de concienciación si dentro de dos semanas te vas a volver a ir de compras y a llenar las perchas que han quedado vacías en tu armario, sin ningún tipo de criterio. Por eso, convéncete bien de aquello que quieres hacer a partir de ahora y vuelca todos tus esfuerzos en ponerlo en práctica.

Por último, recuerda que, si bien te puede gustar mucho la moda y no hay nada de malo en ello, la mejor compra es aquella que se hace pensando en un largo plazo y no motivado solo por tendencias. Precisamente las tendencias en moda buscan esto, una rotación rápida de la ropa, algo que, como ya has visto, no se alinea demasiado bien con los intereses del medio ambiente y, en definitiva, del planeta en el que vivimos.

Otros artículos de interés: Cómo vender la ropa que ya no usas