Miel y medicina natural: garantía de salud y bienestar


La medicina natural forma parte de una doctrina mucho más amplia.  Una que preconiza el empleo de los agentes naturales para la conservación de la salud y el tratamiento de las enfermedades, pero no solo eso.  Es que en general el naturismo pretende que desarrollemos estilos de vida armónicos con la naturaleza.

No existe nada que la naturaleza sea incapaz de proveernos. Los agentes naturales son infinitos y están disponibles para todos. Sin que ello signifique que debamos llevar esta, o cualquiera otra doctrina al extremo, hay elementos naturales cuyo uso es excelente para la calidad de nuestras vidas y nuestra salud.

La miel

La miel es uno de esos agentes que la naturaleza ha tenido a bien regalarnos. Producida por las abejas, uno de los seres más laboriosos del reino animal, la miel es un producto que ha sido utilizado en la cocina y como medicamento.

Abejas productoras de miel
Las abejas producen la miel y es uno de los ejemplos de laboriodidad del reino animal

Se trata de un líquido dulce y viscoso producido por las abejas con el néctar que colectan de las flores. La miel se obtiene igualmente de las secreciones de partes vivas de plantas y puede ser producida igualmente por avispas.

La miel que acostumbramos a consumir y que tan sabrosa nos resulta, se produce con el polen que recogen las abejas y que luego combinan con la enzima invertasa que contiene su saliva. El resultado de esta combinación es la miel, la que almacenan en los panales para su posterior uso.

Las abejan producen miel de acuerdo al tipo de polen
Las abejas producen el polen que presenta diferentes caracteristicas de acuerdo a las flores que le sirven de materia prima

Por estas razones, desde tiempos remotos el hombre ha intervenido en la producción y explotación de la miel de abeja. A la cría y procesamiento de los productos creados por las abejas se le conoce como apicultura. Y es gracias a este procedimiento que hemos podido disfrutar de los beneficios que este producto nos aporta.

Características de la miel

Las características que posee la miel están determinadas por una serie de factores. Según sea el tipo de flor y el néctar que se adquiera de la misma, serán las características físicas y químicas de la miel que se obtenga.  vienen determinadas por el tipo de néctar que recogen las abejas.

La miel está compuesta por elementos tales como:

  • agua
  • fructosa
  • glucosa
  • sacarosa
  • maltosa
  • otros azúcares
  • proteínas y aminoácidos
  • vitaminas, enzimas, hormonas
  • ácidos orgánicos y otros
  • minerales

entre otros productos. Aunque la cantidad de minerales no es significativa, la miel concentra hierro, calcio, cobre, manganeso, magnesio, zinc y fósforo, entre otros. De igual modo, este producto es rico en aminoácidos y vitaminas, poseyendo además sustancias tales como flavonoides y fenólicos cuya acción es antioxidantes.

La apicultura

La apicultura es la actividad que de manera organizada y con objetivos económicos se dedica a la cría de las abejas. Quienes practican este tipo de actividad les dedican a las abejas los cuidados necesarios con el objetivo de obtener y consumir los productos que ellas generan.

La apiterapia como elemento de la medicina natural
La apolicacion dce la miel en la medicina natural es ancestralmente reconocida

El principal y el más conocido producto que se obtiene de la apicultura es la miel. Sin embargo, las abejas producen mucho más que miel y su actividad puede considerarse como uno de los renglones económicos más importantes de nuestro planeta.

Quieres conocer una combinacion exquisita…

De igual modo, gracias a estas infatigables obreras obtenemos propóleos, jalea real e incluso su veneno, pues tiene aplicaciones farmacológicas.

Propóleos

El propóleos es un producto que las abejas obtienen de los árboles y que al procesarlo lo convierten en antibiótico. Con el propóleos las abejas cubren las paredes de la colmena para combatir las bacterias, virus y hongos que puedan afectar a sus crías o a ellas mismas.

El propóleos contiene sustancias muy activas en la función antiséptica. Pero además contiene resinas y bálsamos, así como la propia cera, aceites esenciales y polen. En él están presente minerales tales como el aluminio, plata, bario, boro, cromo, cobalto, estaño, hierro y muchos otros.

La Cera

La cera es un producto derivado del trabajo de las abejas. La misma se emplea no solo para la fabricación de velas de cera, sino que tiene otras aplicaciones muy versátiles. El uso de la cera va desde la impermeabilización hasta el pulido de superficies. Este producto se obtiene dentro de los panales de abejas, quienes construyen unas celdas especiales para depositar a sus crías.

La Jalea Real

La jalea real es una sustancia que se obtiene de las glándulas hipofaríngeas situadas en la cabeza de abejas obreras.  La secreción de estas glándulas mezclada con las estomacales sirve de alimento a las larvas que darán origen a una nueva reina, siendo estas larvas las únicas que se alimentan con esta jalea.

La miel y sus múltiples usos terapéuticos

La miel puede ser empleada en numerosos tratamientos médicos. Este producto es uno de los más benéficos que pueden ser empleados para aliviar o curar enfermedades. La miel tiene propiedades energéticas, cicatrizantes, antibióticas, entre otras tantas.

Debido a su baja toxicidad y a sus efectos antisépticos, la miel puede ser usada de modo externo y ayuda a la cicatrización de heridas y lesiones dérmicas en general.  De igual modo su empleo es recomendable cuando se trata de quemaduras superficiales y su utilización cosmética es muy apreciada. Particularmente en este aspecto y dadas sus características astringentes, la miel es ideal para ser utilizada en cremas, mascarillas faciales o tónicos.

De igual modo, la miel es un alimento rico en calorías, por esta razón se le puede emplear eficazmente como una fuente de energía rápida.

El resfriado común y su tratamiento con miel

Los refriados son causados por virus y no por corrientes de aire frío o por mojarnos con agua de lluvia, como establece la creencia popular. No obstante, los remedios caseros, muy utilizados en estos casos, por lo general consiguen efectos beneficiosos. Cuando sufrimos de un resfriado padecemos de secreción y congestión nasal, tos persistente, fiebre, escalofríos, dolores de garganta y de cabeza, entre otros.

La miel es uno de los remedios caseros más empleados en estos casos y aunque este tipo de enfermedades virales cursan de un modo breve, lo cierto es que efectivamente la miel puede mejorar algunos de los síntomas que acompañan a la enfermedad.

Las propiedades de la miel pueden sin duda ayudar a combatir las infecciones de la garganta. Existen estudios, realizados en personas cuyas edades oscilan entre 2 y 18 años con infecciones en las vías respiratorias, que han demostrado los efectos terapéuticos de la miel.  Este producto natural es capaz de aliviar las membranas irritadas en la parte posterior de la garganta gracias a sus propiedades antivirales. De hecho, se recomienda el uso de miel para aliviar la tos de los niños mayores de un año.

La miel y la nutrición

Una alimentación sana es una de las fórmulas de probada eficacia a la hora de prevenir enfermedades. La nutrición balanceada puede prevenir enfermedades y en este sentido, la miel, un producto que se emplea habitualmente en la repostería y la pastelería, contribuye notoriamente. Ya sea como acompañamiento del pan o las tostadas, en meriendas o desayunos, la miel puede ser consumida de numerosas formas.

La miel es rica en azúcares, contiene enzimas que ayudan a nuestra digestión, así como diversas vitaminas y sustancias antioxidantes. Si creemos que la frase “somos lo que comemos” lleva razón, entonces nada mejor que consumir la miel como edulcorante en lugar de consumir azúcar sin moderación. Existe numerosas evidencias de que la epidemia de obesidad que hoy azota al mundo está estrechamente vinculado al consumo de azucares, y especialmente a su uso en alimentos procesados industrialmente.

Precauciones

Los procesos naturales pueden introducir substancias tóxicas en la miel de las abejas. La presencia de microorganismos en la miel puede provocar la fermentación de los azúcares presentes en la miel y producir etanol. Por esta razón, hay que ser muy cuidadosos cuando le brindamos este líquido a niños pequeños.

Breve historia del uso medicinal de la miel

La miel es uno de esos productos que nos acompañan desde tiempos inmemoriales. Sus cualidades han sido reconocidas y utilizadas por nuestros ancestros desde tiempos remotos, a modo de alimento y también como remedio para numerosos males.

Existen referencias históricas sobre el uso de este preciado líquido. Quienes han leído la biblia, recordaran como se asocia esta a la abundancia y el bienestar humano. Para los antiguos egipcios o los griegos, por ejemplo, la miel era un producto sagrado, digno de los dioses y bebida de los héroes.

Egipto

En el antiguo Egipto la miel era muy apreciada.  Esta era utilizada por los médicos de un modo muy similar al que se emplea en estos tiempos. No debe extrañarnos que justo ahora, que la medicina natural vuelve a cobrar fuerza, la mirada se vuelva a estos precursores.

De la miel conocemos que su empleo como antiséptico estaba muy valorado por los egipcios. Inclusose consideraba que los ungüentos realizados con miel impedían la infección de las heridas que se producían superficialmente. Esta propiedad era muy importante, sobre todo, en un tiempo en el que la sepsis se convertía en una de las causas más comunes de muerte.

En el antiguo Egipto existían casas especialmente dedicadas a la enseñanza y a la práctica de la medicina. Estas casas se encontraban adjuntas a los templos y en ellas se cuidaba de los enfermos y se entrenaba a quienes ejercerían la profesión de médicos. Por medio de prácticas conocidas y aplicadas solamente por los sacerdotes, los egipcios sanaban de sus dolencias utilizando la miel.

En el llamado papiro de Ebersse describen unas mil recetas cuyos ingredientes incluyen la cebolla, ajos, cerveza, higos, , hinojo, mirra, áloes, azafrán, opio, lechuga y por supuesto a la miel.

La España celtibera

Para los antiguos celtas de España, las ciencias eran practicadas por sabios que se dividían en tres grandes grupos. Estos eran los vates, los basdos y los conocidos druidas. Estos últimos eran considerados como los más sabios de todos y encargados de la ciencia médica.

Para los druidas el estudio de la medicina era un misterio. Para mantener sus escuelas lejos de los curiosos, estas se construían en subterráneos.

Conocido es que el estudio de esta ciencia era oculto para quienes no estaban iniciados. De hecho a quienes practicaban la medicina se les consideraba seres superiores y partícipes de los arcanos divinos. Tambien se les consideraba como intermediarios entre las divinidades y los seres humanos.

Para los druidas, la medicina no trataba solamente de curar la enfermedad, también se hacía hincapié en prevenirla. Por ello aconsejaban mantener un régimen de vida saludable. Y si bien es cierto que mantenían una posición contraria al uso de bebidas alcohólicas, recomendaban el consumo abundante de un cocimiento de cebada mezclado con miel al que llamaban hidromiel.

El hidromiel está considerado como la primera bebida alcohólica que consumió el hombre y el precursor de la cerveza.

La apiterapia

Se conoce como apiterapia al uso terapéutico de la miel. De igual manera se considera el polen, la jalea real, el propóleos y el veneno de las abejas.

El uso de la miel es un elemento esencial en la medicina natural
El amplio uso de la miel en la medicina natural cobra nuevos adeptos de forma sistematica

En el caso de la miel, la apiterapia tiene una larga data. Como bien es sabido, este producto ha sido utilizado desde tiempos inmemoriales. Sus propiedades curativas están bien establecidas por la ciencia. Sin embargo, no ocurre lo mismo con la utilización del veneno de las abejas. De este, hasta el presente, no se tiene un exacto conocimiento. El veneno de abejas parece ser un remedio eficaz contra la artritis e incluso contra la enfermedad de Parkinson.

Si bien es cierto que la eficacia de esta terapia aún no está avalada por estudios clínicos rigurosos.Sin embargo, existen evidencias que sugieren que la misma puede ser empleada para tratar una amplia variedad de padecimientos y enfermedades.

Cada dia seponen de manifiesto nuevas aplicaciones avaladas, en muchos casos, por su uso popular. Es un magnifico ejemplo de la denominada “medicina basada en la evidencia”.

Lo cierto es que la medicina natural considera a la apiterapia como un tipo de medicina complementaria y alternativa. Debido a esto, la medicina natural emplea con fines curativos los productos relativos a la abeja. Dentro de estos encontramos la miel, polen, pan de abeja, jalea real, propóleos, y cera. En otro orden de productos utiles para la medicina natural  aparecen larvas de zángano o apitoxina. Estos se aplican para prevenir, curar o recuperar a una persona afectada por una o más condiciones de enfermedad. Y todo esto desde el punto de vista naturópata.