¿Medicina tradicional, natural, convencional o alternativa?


Imagine por un momento que usted está recién llegado al planeta tierra. Y de hecho no conoce nada en absoluto sobre nuestra historia y apenas entiende el significado de las palabras. Si usted estuviera interesado en conocer alguna forma de tratarse una dolencia buscaría hipotéticamente un diccionario. En este encontraría, entre otras, estas alternativas: medicina tradicional, natural, convencional o alternativa. Y empezaría a ser un ente activo en la guerra de los nombres…sobre todo si quiere entender que hará con su vida.

Y créame, no deliro ni estoy fanatizado con la ancestral “Guerra de las Galaxias”. Aunque parezca que parodiamos esta icónica película que a todos, o en el mejor de los casos, a muchos, en algún momento, nos ha sustraído de la realidad.

Otros artículos de interés: Más sobre la medicina natural

Y es que la vivencia me conduce a recordar. En alguna ocasión, encontrándome por África, como Profesor de una Escuela de Medicina, estudiamos las prácticas de 400 yambacuses o shamanes. Y todos ellos hacían uso común de 27 productos utilizados por la medicina tradicional de la región en cuestión. Escogimos uno. Lo estudiamos con los métodos modernos de caracterización físico-química. Y para asombro de todos, nada más y nada menos que encontramos que el extracto tenía compuestos que resultaban semejantes a la estructura del cloranfenicol.

La etnomedicina africana
El uso de los productos de la medicina tradicional o etnomedicina africana han sido aplicados durante siglos

Moraleja, productos utilizados por siglos por la medicina tradicional, habían sido redescubiertos por la modernidad 400 años después.

Se repite la historia de la aspirina…

La guerra de los nombres

Actualmente existe una verdadera guerra de términos, una que busca definir al campeón absoluto de la Medicina.

Por tal razón es que constantemente escuchamos hablar de medicina tradicional, natural, o alternativa, medicina convencional o medicina basada en la evidencia. En ocasiones oímos o leemos estos términos como si de un mismo cuerpo se tratara. En otras, pareciera que florecen racimos de medicinas diferentes. Lo cierto es que todos quieren convertirse en la verdadera y única medicina, pues, el ganador se lo lleva todo.

Soy quien digo ser

Durante buena parte del siglo XX y lo que va del XXI, hemos acudido “tradicionalmente” a la consulta de un médico para que diagnostique nuestras enfermedades utilizando pruebas clínicas. La práctica de este “tipo” de medicina se ha ido desarrollando durante siglos, por lo que en consecuencia debería llamarse medicina tradicional.

En contraposición con la medicina alternativa, que apela a técnicas novedosas o controvertidas, esta práctica a la que hacemos referencia se rige por una tradición. De ahí que no sería extraño que la llamáramos por ese nombre, pero lo cierto es que no ocurre así. A la práctica médica que hemos descrito se le llama medicina convencional. Existe una “medicina tradicional” que reclama ser mucho más antigua y por tanto más tradicional que esta. Así que, aunque llevamos siglos practicándola la medicina convencional, paradójicamente no se considera tradicional.

Por su parte, la medicina natural, utiliza, de un modo diferente, los mismos recursos que utilizan otras terapias. En realidad, no existen diferencias sustanciales entre tomarse una aspirina o un purgante elaborado con hierbas medicinales. En ambos casos, quien provee, es la naturaleza. Lo cierto es que la llamada medicina natural apela a los remedios “tradicionales” y la emplea de un modo “convencional”. Esto transcurre tal y como han sido utilizados por la humanidad durante siglos.

Aplicacion de las plantas medicinales en la practica medica
El uso de plantas medicinales ha sido practicado casi en paralelo al desarrollo de la sociedad moderna

Otra cara de la misma moneda

Pero donde se complica realmente la situación es con la llamada “medicina alternativa”. Si bien el uso médico de recursos naturales y el empleo de técnicas milenarias, son de hecho alternativas a la medicina “convencional”, cuando se habla de alternativas, sus detractores se refieren a terapias que aún están en controversia.

Lo cierto es que de tan naturales o tan alternativas, algunos sugieren que estas prácticas no merecen el nombre de medicina. Quienes la miran con desdén, sobre todo si tiene particular interés en ellos, sugieren que estas deberían quedar como Natural o Alternativa, a secas.

¿Quién es quién?

Para aclarar un poco tan enrevesada situación, sería bueno conocer cómo se denominan “oficialmente” estas prácticas médicas y porque se caracterizan, o al menos lo que de ellas dicen.

Medicina convencional

La medicina convencional es aquella que, de un modo científico y basada en la evidencia, se dedica al estudio de la salud, la enfermedad y la muerte del ser humano. Para ello se apoya en el desarrollo técnico, aplicándolo al diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades. Hay que destacar que, a pesar de no ser muy conocidos, también existen argumentos contrarios a la práctica convencional.

Quizás el más importante y más estudiado de todos sea la Medicalización. Esto consiste en un proceso al cual debemos que eventos de la vida cotidiana, como pueden ser el parto o la muerte, se conviertan en problemas médicos. Este proceso suele estar asociado a la disponibilidad de nuevos tratamientos que no siempre son necesarios. Pero lo cierto es  que le pueden generar nuevos y mayores gastos a los pacientes.

Medicina tradicional

La medicina tradicional es aquella cuya práctica está asociada a los conocimientos, habilidades y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias de la cultura universal. A este tipo de medicina también se le podría llamar medicina étnica o nacional. A esta se le reconoce popularmente asociada con la medicina tradicional de China. También se le relaciona con la medicina tradicional de la India.

En cierto modo estas prácticas han sufrido el fatalismo geográfico, pues la medicina occidental se basó en sus inicios en principios médicos similares.  No obstante, debemos reconocer que sus preceptos filosóficos son bien distintos.

Este tipo de prácticas está considerada por sus detractores como carente de evidencias. Sin embargo, quienes propugnan su uso, plantean que le avalan miles de años de práctica.

Uso de metodos convencionales
El uso de losmetodos de la medicina llamada tradicional han sido observados y objetos de atencion durante siglos

Medicina natural

Se denomina medicina natural a aquella cuyas prácticas tienen un carácter preventivo o curativo. Para este propósito se utilizan elementos de la naturaleza. En medicina natural se emplean remedios conocidos. De esta forma  se le asocia correctamente con la medicina tradicional y sus nombres suelen ser sinónimo.

Sin embargo, debemos enfatizar que existe una práctica llamada naturismo. Esta propugna, además de la práctica médica, un estilo de vida vinculado a la naturaleza y una filosofía propia.

Multiplicidad de productos naturales aplicados en la etnomedicina
La riqueza extrtaordinaria de productos naturales usados en la practica sobrepasa los limites del conocimiento y dominio de esta gran riqueza que atesora la civilizacion actual

Medicina alternativa

Como medicina alternativa se conocen a una serie de prácticas que en ocasiones no tienen ningún tipo de asociación. Este término se emplea para englobar, entre otros, a la medicina natural o tradicional con prácticas que se encuentran en debate.  Y de ese modo, al estar mancomunadas, son juzgadas en su conjunto. Que es medicina alternativa y que no es siquiera medicina, es un tema que aun cuesta mucho definir.

¿Y ahora que? ¿Será Medicina Natural Tradicional y Alternativa?

Lo cierto es que esto es solo una aproximación a un problema mayúsculo. No hay nada concluido en materia de términos.

¿Qué terapias son efectivas y cuáles no? ¿quién es tradicional y quién no? ¿quién se basa en la evidencia y quién no? Son temas sobre los que aún hay mucho que discutir. Pero más aún, mucho que investigar para acercarnos a definiciones que coadyuven a la salud humana.

Por lo pronto, deberíamos proponer que, al igual que como ocurre con otros temas, como es el del cambio climático, empecemos a lograr consenso. Hay que ponerse de acuerdo en la forma de llamar a estas terapias. ¿Será Medicina Natural Tradicional y Alternativa?, o simplemente, ¿aquellas que cumplan criterios científicos, las llamemos Medicina, a secas?