Meditación y salud: beneficios y mitos


La meditación se define como la práctica de un estado de atención concentrada sobre un pensamiento, objeto externo, la consciencia, o el propio estado de concentración.

Este concepto no puede ser más abstracto, y aunque correcto confunde más de lo que aclara. De hecho, el término se ha usado tan ampliamente que puede aplicarse al contexto religioso, místico, espiritual o laico para definir muchas cosas diferentes.

Entre sus beneficios, ayudarnos a reducir la depresión y otros problemas psicológicos.

Meditación en palabras simples y conceptos profundos

Es un estado en el cual toda la concentración se vuelve hacia uno mismo. Es cuando la persona logra aquietar no solo el cuerpo, sino también el pensamiento. El proceso de meditar es ser y no hacer.

Meditar es una práctica saludable que calma el cuerpo y el alma
Meditar es una práctica saludable que calma el cuerpo y el alma

Beneficios para la salud de meditar

Hay innumerables estudios científicos que demuestran cómo esta técnica favorece a la conservación de la salud. Quienes acostumbran a realizar esta práctica tienden a ser individuos más felices, equilibrados y saludables: la meditación es uno de los pilares principales de los nuevos enfoques de salud como la medicina integrativa.

Salud mental

Enfermedades de la vida moderna como el estrés, la ansiedad y la depresión pueden controlarse sin necesidad de medicamentos, utilizando técnicas de relajación y meditación en combinación con una práctica deportiva adecuada.

En un concepto más amplio, donde salud no es ausencia de enfermedad sino una mejor calidad de vida y rendimiento, está comprobado que el meditar incrementa la creatividad, la concentración, el coeficiente intelectual y la capacidad de solucionar problemas.

Esto podría estar relacionado porque algunas evidencias indican que las personas que realizan esta práctica de forma regular presentan mayores concentraciones hormonales de arginina-vasopresina.

meditación y yoga
La meditación mejora tu salud física y mental

Salud corporal

Algunos estudios muestran evidencias de que el uso regular de la meditación es un método eficaz para regular la hipertensión, la diabetes y enfermedades respiratorias como el asma.

Se plantea que otro de los posibles efectos beneficiosos a largo plazo de esta práctica es el reforzamiento del sistema inmunológico: a pesar de que aún no se ha conseguido establecer las razones de este efecto existen evidencias estadísticas claras de que las personas que meditan son más resistentes a las enfermedades infecciosas.

La meditación ha sido empleada como herramienta eficaz en el control del dolor en pacientes con dolencias crónicas con efectos beneficiosos. Adicionalmente, mientras se medita el tono muscular disminuye, lo que contribuye a reducir la concentración de ácido láctico en sangre.

Basado en lo anterior esta técnica puede ser aprovechada por aquellos que sufran contracturas después de ejercicios intensos, como los deportistas de alto rendimiento. El meditar también mitiga los dolores relacionados a malas posturas y a algunas otras dolencias.

Aplicando las técnicas de meditación puedes beneficiar tu salud
Aplicando las técnicas de meditación puedes beneficiar tu salud

Mitos sobre la meditación

1. Meditar es una práctica religiosa

Aunque todas las religiones la utilizan de alguna forma, las técnicas modernas están completamente desprovistas de significado místico y son 100% efectivas.

2. Meditar es una pérdida de tiempo

La meditación como ejercicio necesita entre 5 a 40 minutos, y una vez que se domina la técnica puede realizarse en cualquier escenario, ya sea natural, público o privado.

3. La gente puede desmayarse meditando

Durante todo el ejercicio el cerebro se mantiene consciente. No ocurren fatigas ni caídas y ni siquiera la persona se duerme, salvo que esté acostada.

4. Meditar da sueño

Aunque hay ejercicios de meditación para combatir el insomnio, el efecto inmediato de la mayoría de las técnicas es de alerta y renovación, no de somnolencia.

5. Meditar es sumamente difícil

Salvo personas seriamente afectadas psicológicamente, cualquiera puede meditar con solo dominar unas pocas técnicas. Para quien no sabe conducir un auto esa tarea puede parecer sumamente compleja, pero no por ello por las autopistas dejan de circular millones de vehículos.

Todo lo que se necesita para practicar la meditación es un poco de tiempo, tu cuerpo y el cerebro, ahora depende de ti.