La experiencia de los años: la vida entre la niñez y la vejez


La vida son instantes, momentos, rachas de buena suerte mezcladas con experiencias, buenas o malas, pero a fin de cuentas vivencias que nos hacen reflotar y componer el puzzle de ese maravilloso juego llamado vida, ese pasadizo que recorremos entre la niñez y la vejez.

Pero, ¿cómo aprendemos en la vida? A base de tropiezos, de tenacidad y de superarnos a nosotros mismos día a día. No le temas a los fracasos, son necesarios para continuar sumando experiencias y vida a los años.

Otros temas que te interesarán: ¿Conoces el mindfulness?

mindfulness
Ponle vida a tus años, no años a tu vida. ¡Sé feliz!

Dale vida a los años

Cuando llegamos a la edad adulta, a la llamada «mediana edad», allá por los 50, es inevitable echar la vista atrás y darnos cuenta que la vida avanza sin paragón, sin frenos. Y es entonces cuando hacemos balance y nos damos cuenta que la edad es algo relativo. Se pueden vivir 30 años a todo pulmón o 100 sin apenas haber encendido la primera mecha.

Por tanto, enfoca tu vida a darle vida a los años, a continuar andando el camino sin miedo. El dolor es imprescindible, nos hace sentir vivos, nos hace aprender y continuar. Y aunque dé miedo, te aseguramos que no hay nada mejor que la sensación de estar vivos.

Porque como dice una popular frase: «Algún día saldrás de la tormenta, y cuando lo hagas, te darás cuenta de que ya no eres el mismo». La vida es eso: darle vida a los años, aprender y seguir. Siempre seguir.

como perder 5 kilos en una semana
Recuerda que tu sonrisa es tu mejor vestido

Cargamos con una mochila

Los terapeutas suelen utilizar el símil de la mochila sobre nuestros hombros para ayudarnos a relativizar y a eliminar peso innecesario de nuestra vida. Y es que tontamente, cargamos con una mochila durante toda nuestra vida llena de cosas que no necesitamos, personas que no nos hacen bien y responsabilidades que no son nuestras.

¿Y si la vaciamos y la llenamos solo de aquello que sí nos beneficia? De este modo, encontrarás tu sitio.

Entre la niñez y la vejez… la vida

La vida no es un camino estable. De hecho, de vez en cuando debemos buscar perder el equilibrio, caer, tropezar y volver a buscar el camino de baldosas amarillas. Vive, sueña, explorar, cae y vuelve a levantarte diciéndole al mundo: «¡allá voy!». Entre la niñez y la vejez, no debemos contar años, debemos contar VIDA, debemos sumar experiencias y restar aquello negativo que nos hace sentir mal, que no nos deja avanzar. No le temas a los fracasos, el único fracaso es vivir a medias. 

Por tanto, aprende, sigue siempre hacia adelante y nunca te rindas. Que tu edad no determine lo que eres o lo que puedes llegar a ser. Porque entre la niñez y la vejez, está la vida.

Otros temas que te van a gustar: Consejos para ser feliz

paz mental
Aprende a ser feliz cambiando tu modo de pensar