¿Es mi embarazo de alto riesgo? Descúbrelo aquí


Si has oído el término embarazo de alto riesgo porque tu médico o alguien te lo mencionó,  de seguro te han surgido numerosas preguntas y preocupaciones. Hoy responderemos algunas de ellas.

TE INVITO A LEER: EL EMBARAZO EL MEJOR REGALO PARA UNA PAREJA

¿Qué es un embarazo de alto riesgo?

Un embarazo de alto riesgo es aquel que puede poner en peligro la salud y la vida del feto, del neonato  o de la madre y por lo general está asociado a condiciones predisponentes que se pueden generar antes o durante el embarazo.

A estas condiciones se les denomina factores de alto riesgo y determinan la conducta a seguir ante cada mujer embarazada y el nivel de especialización médica que es requerido en esta etapa tan determinante de su vida.

Los factores que conducen a un embarazo de alto riesgo pueden ser controlados
Los cuidados médicos prenatales contribuyen a evitar el embarazo de alto riesgo

En la misma medida que en una mujer coincidan un mayor número de  factores de riesgo, aumenta la probabilidad de que su bebé tenga más dificultades en su desarrollo y de que no se logre un parto a feliz término.

Frecuencia del embarazo de alto riesgo

Las clasificaciones para considerar un embarazo de alto riesgo no son compartidas por unanimidad por todos los países,  de ahí que las estadísticas pueden variar, pero en general se estima que ellos están presentes en el 10% de los embarazos y abarcan tanto condiciones sociales como  médicas.

Los embarazos de alto riesgo se asocian con la tasa de mortalidad materna y de mortalidad neonatal y  perinatal. En los Estados Unidos de América , la tasa de mortalidad materna es de 6/100 000 partos y en España se reporta que la mortalidad materna es inferior a 5/100 000 nacidos vivos. Entre las causas que la motivan ocupan las primeras posiciones la preeclampsia y la eclampsia, las hemorragias y las infecciones.

En Estados Unidos de América la tasa de mortalidad perinatal es de 11,5/1 000 partos, la mayor parte (6,7/1 000) asociadas con la mortalidad fetal y el resto se produce en el periodo perinatal antes de los 28 días de nacido.

En España se encuentra en el entorno de los 8/1 000 nacidos. Entre las causas más comunes de se encuentran las malformaciones congénitas y los partos prematuros.

¿Cuáles son las causas que favorecen el diagnóstico de un embarazo de alto riesgo?

Son numerosas las causas que pueden conducir a un embarazo de algo riesgo, en general se pueden agrupar en cuatro grandes grupos, ellos son:

1.- Relacionados con la edad, peso y talla de la mujer

2.- Vinculadas con el embarazo en curso

3.- Enfermedades existentes previamente al embarazo

4.- Adicciones y estilo de vida

Muy brevemente abordaremos algunos de los aspectos fundamentales y algunos por su gran peso serán abordados en artículos independientes en Actitud Saludable.

1.- Relacionados con la edad, peso y talla de la mujer

Sobrepeso y obesidad

Diferentes estudios desarrollados en los Estados Unidos de América, evidencian que las mujeres con sobrepeso y obesidad tienen más posibilidades de padecer de la presión arterial alta, diabetes gestacional, eclampsia y preeclampsia.

Las mujeres con sobrepeso y obesidad tienen menores posibilidades de lograr la ganancia de peso recomendada para que su bebé se desarrolle de forma saludable.

Puedes hacer mucho para evitar un embarazo de alto riesgo
Tener un bebé saludable depende en gran medida de evitar un embarazo de alto riesgo

También se producía un aumento en las complicaciones del feto con mayor riesgo de problemas cardíacos, defectos del tubo neural, partos por cesáreas e incluso el nacimiento de niños muertos.

Edad al producirse el embarazo

Cuando el primer embarazo se produce después de los 40 años, las posibilidades de que sea un embarazo de alto riesgo aumentan  y a esto se une que la tasa de embarazos en mujeres mayores ha aumentado por el uso de las técnicas de reproducción asistida.

Las mujeres que tienen más de 35 años al concebir su embarazo tienen más posibilidades de  ser sometidas a una cesárea.

Igualmente riesgosos son los embarazos que comienzan en la adolescencia en jóvenes de edades inferiores a los 15 años.  Las probabilidades de que presente anemia, preeclampsia,  parto prematuro, son mayores. También en la adolescencia la incidencia de enfermedades de transmisión sexual aumentan.

Talla y peso muy bajo

Las mujeres con muy baja talla (por debajo 1,50 m) tienen más posibilidades de presentar una desproporción feto-pélvica y por tanto ser tributaria de cesárea o tener partos más complicados. Son más propensas a partos prematuros y bebés con menor crecimiento de lo normal.

Un peso muy bajo al inicio del embarazo también está asociado a dificultades con el desarrollo de la gestación y por tanto es otro factor de riesgo.

Se considera que las mujeres con IMC menor de 19,8 kg/m2 al iniciar embarazo tienen mayores posibilidades de que se asocie a un bajo peso del recién nacido por debajo de 2,5 kg.

2.-  Factores de riesgo relacionados  con el embarazo en curso

Embarazos múltiples

Los embarazos de más de un feto es una de las causas que determina un embarazo de alto riesgo y su incidencia ha aumentado en estrecha relación con el incremento en el uso de los tratamientos para las técnicas de reproducción asistida donde es común las gestaciones múltiples.

Los embarazos múltiples conllevan un riesgo mayor a padecer de preeclampsia y partos prematuros. Se estima que alrededor del 50% de los partos de mellizos no llegan a las 37 semanas y de los trillizos el 93%.

Las patologías del embarazo actual

La diabetes gestacional, preeclampsia y eclampsia, están entre las enfermedades que pueden determinar un embarazo de alto riesgo.

Hay otros problemas que pueden afectar el propio desarrollo del embarazo, como el retardo en el crecimiento fetal, las malformaciones congénitas, exceso o defecto de líquido amniótico.

A las anteriores se suma la placenta previa, la ruptura precoz de la bolsa amniótica, la amenaza de parto prematuro, infecciones de la madre o el feto e incompatibilidad de los grupos sanguíneos entre la madre y el feto.

La actividad física y los ejercicios durante el embarazo ayudan a evitar molestias
Los ejercicios durante el embarazo tienen muy poco riesgo en embarazos saludables y sin complicaciones

3.- Enfermedades existentes antes del embarazo

Hay determinadas condiciones de salud que pueden conllevar a un embarazo de alto de riesgo como son: la presión arterial alta, diabetes, síndrome de ovario poliquístico, enfermedades renales, tiroideas y autoinmunes entre otras.

Hipertensión

Se estima que entre el 6 y el 8% de las mujeres en el momento de salir embarazada pueden ser hipertensas y este es un factor que propicia otras complicaciones.

Diabetes

La diabetes gestacional se estima que afecta entre un 2 y un 10% de las mujeres embarazadas. Sobre ella hablaremos en otro post de Actitud Saludable.

VIH positivo

La infección con el VIH es un factor de riesgo porque las mujeres pueden infestar a su feto con el virus durante la gestación, durante el trabajo de parto y por la lactancia materna.

Con los medicamentos actualmente disponibles esta transmisión se puede reducir a solo un 2% pero requiere de una adecuada supervisión, control y tratamiento.

Otras enfermedades

Otras enfermedades como padecimientos del corazón, de los riñones, del hígado, de la glándula tiroidea, de la coagulación sanguínea, trasplantes de órganos así como algunas infecciones entre ellas la toxoplasmosis.

Tambien se requiere una atención especial cuando ha habido exposición al virus del Zika.

4.- Adicciones y estilo  de vida

Los problemas relacionados con los hábitos tóxicos están entre las causas que pueden  propiciar las complicaciones durante el embarazo como son:

Abuso de alcohol

Los resultados de numerosos estudios demuestran que el consumo excesivo de alcohol durante el embarazo conduce a problemas relacionados con la pérdida del embarazo o con dificultades en el desarrollo fetal.

Esto puede conducir a malformaciones, incapacidad intelectual, estatura baja, bajo peso, problemas auditivos y visuales entre otros. El alcohol pasa directamente de la madre al feto y afecta su desarrollo.

Hábito de fumar

El hábito de fumar durante el embarazo condiciona un mayor riesgo de parto prematuros, mayor presencia de malformaciones congénitas y aumenta la incidencia del síndrome de muerte súbita.

Las fumadoras pasivas también están en riesgo de padecer mayores complicaciones en el embarazo y el parto.

Tu salud y la de tu hijo dependen en gran medida de evitar un embarazo de alto riesgo
Evitando el embarazo de alto riesgo tendrás más posibilidades de tener un bebé saludable

Basado en todo lo anterior es que es tan importante que desde que planeas salir embarazada debes comenzar tu chequeo pre concepción y más importante aún después de confirmar tu embarazo: el cuidado médico especializado te ayudará a evitar el embarazo de alto riesgo y tener un bebé saludable y tener  vida para verlo crecer junto a ti.

TE RECOMIENDO LEER: ¿Cómo será mi primera visita al médico durante el embarazo?