Cómo enseñar a tu hijo a ser un buen ahorrador en el futuro


Gestionar las finanzas es algo que no resulta demasiado fácil. Incluso aunque pensemos que lo estamos haciendo bien, sin duda siempre lo podemos hacer mejor. Sin embargo, solemos asociar una buena gestión de fianzas simplemente al hecho de tener dinero en el banco suficiente para cubrir nuestros gastos actuales y, aunque esto es básico, no es lo más importante. ¿Dónde radica nuestro problema a la hora de gestionar nuestros ingresos? Quizás podríamos echar un vistazo a la infancia y descubrir qué podríamos haber aprendido para ser en el día de hoy un buen ahorrador.

Por ello, hoy queremos ayudarte a hacerlo bien con tu hijo. Te enseñamos algunos trucos y consejos para enseñar a tu hijo a ser un buen ahorrador y tener una gestión responsable de su dinero cuando llegue a la edad adulta.

La infancia es una etapa en la que los niños son esponjas, aprenden todo lo que les enseñemos y por ello es importante que nos concienciemos para hacer de ellos unos adultos futuros responsables, con una vida estable y sin problemas económicos.

Otros artículos de interés: ¿Cómo invierto mi dinero?

Trucos para enseñar a tu hijo a tener una buena relación con el dinero y ser ahorrador en el futuro

Tú eres el mejor ejemplo:

ahorrador ahorrar en la compra del supermercado

Queremos crear adultos responsables, sin duda. Pero, ¿nosotros lo somos? Recuerda que somos el mejor ejemplo que le podemos dar a nuestros hijos. Por eso, si no quieres que sean fumadores en el futuro, tú tampoco debes fumar. Si no quieres que derrochen el dinero, tampoco permitas que te vean a ti haciéndolo.

Controla un poco lo que gastas o al menos que ellos no sean del todo conscientes. Te puedes dar un capricho, evidentemente, pero si lo haces delante de ellos explícales por qué, haz que te vean comparando precios y buscando ofertas antes de comprarte eso que tanto deseas y juega con ellos a buscar los mejores descuentos.

Lo que vean en casa va a condicionar en gran medida lo que serán el día de mañana, por tanto, predica con el ejemplo y, a la vez que les enseñas a ser buenos adultos, reconduce en ti mismo aquellas actitudes que crees que podrías mejorar y que aún no lo has hecho.

Ponle una paga:

Muchos psicólogos y expertos infantiles recomiendan ponerle una paga a los niños. Es cierto que otros adultos se oponen y no quieren darles dinero tan pequeños, prefieren gestionárselo ellos, pero es un error. Darle dinero a un niño (evidentemente, una cantidad adaptada a su edad) le ayudará a comprender que los recursos son limitados, que no pueden comprarlo todo y que deben sacrificar algo si quieren otra cosa.

Gracias a gestionar su propio dinero aprenderán a relacionarse con él y lo cierto es que es la mejor manera de conseguir que sean responsables con él. En este sentido tú debes estar muy atento y ver cómo es su relación. Si se lo gasta todo el primer día sin valorar si realmente quiere eso que ha comprado o no, lo mejor es que interactúes con él y le des lecciones sobre cómo gastarlo mejor. Si lo hace bien, prémiale por su buena responsabilidad.

Lo importante es que entienda qué es el dinero, cómo se gasta y cómo se gana. De este modo, sabrá relacionarse mejor con él y aprender a ahorrar. Algo que vamos a ver en el siguiente punto de nuestra lista de consejos para que tu hijo sea un buen ahorrador.

La importancia de tener hucha:

navidad niños

Efectivamente, junto con la paga debe tener una hucha. Dile que piense en algo más caro que le gustaría tener: un juego, una consola… Algo realista ajustado a su edad y a la paga que recibe. Calcula tú que pueda conseguirlo en, por ejemplo, tres meses. Una cantidad de tiempo razonable para que le cueste un poco de esfuerzo tenerlo y a la vez sea asumible y no se aburra.

Explícale que lo que no necesite gastar de su paga debe ir a la hucha y no tocarlo, de este modo, al ser ahorrador, tendrá la recompensa de poder comprar algo más grande, algo que cueste más dinero, dentro de un tiempo.

Puedes ponerle como ejemplo la compra de vuestro coche o de vuestra casa o incluso tener tú también tu propia hucha y ahorrar con él para algo que también quieras. Al hacerlo en equipo os motivaréis y él verá que todos, incluso los mayores, necesitamos ahorrar para poder conseguir aquello que deseamos.

Conciénciale también de la importancia de marcar un plazo de tiempo para la hucha y de no abrirla antes, por mucho que se vea tentado a ello. Trabajará de este modo no solo su relación con el dinero, también su paciencia.

Explícaselo con juegos:

La mejor manera de explicarle las cosas a un niño es mediante juegos. Podéis ver películas relacionadas con el tema, hacer fichas o incluso inventarte tu propio juego. Siempre adaptado a su edad.

Por ejemplo, en torno a los 5 años es muy buena idea jugar a los supermercados, un poquito más mayor puede entrar en acción el Monopoly. Juegos en los que intervenga dinero de papel y que él relacione que para comprar algo, hay que desprenderse de él y por tanto no podrá seguir comprando más cosas. Es decir, que aprenda a gestionar bien su dinero.

Te invitamos a que revises por Internet las ideas que circulan por la Red de otras madres y padres que han inventado juegos para ayudar a sus hijos a aprender hoy a ser buenos ahorradores en el futuro.

Recuerda que las bases del adulto que será en el futuro se empezarán a trabajar ahora y que tú tienes mucho que ver en este sentido. Un padre o una madre no solo está para vigilar, para llevarles al cole o para darles de comer. Dales unos buenos valores y será un adulto feliz.

Enséñale a disfrutar de todo lo gratis de la vida:

decorar la habitación de los niños

Por último, no caigas en el error de hacer que se obsesione con el dinero. Es importante enseñarle a ser ahorrador, pero hazle entender también que el dinero no lo es todo.

Recuérdale todo lo que se puede hacer gratis y plantea un día en el que dediquéis la tarde a hacer cosas gratuitas, como salir a pasear con los amigos, salir a andar por el campo y tratar de identificar bichos o incluso pasar un bonito día de playa en familia.

El día de mañana, si quieres que sea un adulto feliz, es importante que no sea materialista ni base toda su felicidad en lo que tiene, si no en lo que es y en lo que son los demás en él. Enséñale también a deshacerse de aquello que ya no quiere, a no acumular un cierto síndrome de Diógenes y a valorar el dinero y el papel que juega en nuestra vida sin que se convierta en lo más importante.

En definitiva, para educar a tu hijo, tanto en el tema financiero como en cualquier otro aspecto, trata de hacer de él un adulto responsable, con buenas bases y donde ser feliz sea una de sus prioridades. A fin de cuentas, no hay nada más importante que esto en la vida, ¿no crees?

Sigue leyendo: Gastos hormiga que no te ayudan a ahorrar