Cómo tratar la lumbalgia con ejercicios y remedios hechos en casa


Saber cómo tratar la lumbalgia es fundamental para que nada nos detenga en el quehacer diario. Si sufres de ella, bien sabes que resulta un impedimento para caminar y hasta para estar sentada.

Aunque es un mal común, la lumbalgia tiene múltiples causas y cada una cuenta con una posible solución. ¿Sabes cuál debes aplicar en tu caso? Si la respuesta es negativa, entonces necesitas leer las recomendaciones que tenemos para ti.

cómo tratar la lumbalgia y molestias
Sufrir de lumbagia es una auténtica molestia.

Cómo tratar la lumbalgia

El reposo es necesario cuando se busca cómo tratar la lumbalgia. Dejar de realizar actividades durante unos días para que los tejidos lesionados descansen es un primer paso para aliviar la molestia.

Descansa aplicando pañitos de agua calientes. Estos reducen la inflamación localizada. Hay quienes prefieren solo tratarse con una temperatura pero es preferible alternar frío y calor. En cuanto a los medicamentos, existen una gran variedad pero deben dosificarse con supervisión.

Medicamentos efectivos

Diversas soluciones farmacológicas tienen una buena efectividad. No obstante, es importante que las cumplas con estricta supervisión médica para evitar efectos secundarios. Además, es importante elegir el medicamento correcto que ataque la raíz del problema.

Ahora bien, si ya cumpliste con estos pasos y quieres procurar una mejoría a largo plazo, pon en práctica estos tips. Te aconsejaremos acerca de ejercicios y algunos remedios caseros para que sepas cómo para tratar la lumbalgia de manera adecuada.

¿Qué es la lumbalgia?

Aquel dolor que nace en la zona lumbar ubicada en la parte baja de la espalda es lo que define al mal de lumbalgia. Este malestar puede extenderse desde el inferior de las costillas posteriores hasta debajo de los glúteos. Incluso, llega a afectar las piernas.

Esta dolencia es tan común que está entre los principales motivos de consulta médica. Afecta al 80% de las personas al menos una vez en su vida. Para conocer la causa, es necesaria una evaluación exhaustiva del paciente ya que son muy diversas:

  • Afecciones en raíces nerviosas.
  • Lesiones musculares o de ligamentos.
  • Daños en vértebras y discos intervertebrales.
  • Dolencias en órganos de la cavidad abdominal.

Las causas principales se asocian al traumatismo biomecánico tal como la sobrecarga muscular. Sin embargo, también resulta común la lumbalgia por enfermedades inflamatorias. Por ello, es tan importante contar con un diagnóstico para atacar desde la raíz ese problema.

Síntomas de la lumbalgia

Antes de aprender cómo tratar la lumbalgia, debes conocer los síntomas que se expresan en sus diferentes tipos. Cuando reconozcas el tipo de lumbalgia que te afecta, podrás escoger el mejor tratamiento que se adapta a  tus necesidades.

Por ejemplo, cuando el dolor es persistente y aumenta con el paso del tiempo, puede tratarse de una afección del nervio ciático. Esta se caracteriza por un dolor punzante que se expande hasta los miembros inferiores e incluso llega hasta el pie.

cómo tratar la lumbalgia y los dolores
Seguramente sentirás dolores muy intensos.

En cambio, cuando el dolor de la espalda baja comienza después de un mal movimiento o cierta posición inapropiada, suele empeorar al estar sentado. Es levemente persistente y se alivia en algunas posiciones específicas.

Por otra parte, si sufres de lumbalgia cuando estás de pie o caminas, la causa puede ser un deslizamiento de vértebra. Este dolor se irradia hasta la zona de los glúteos y empeora cuando te inclinas hacia atrás.

Tipos de lumbalgia

Ahora que conoces los tipos de lumbalgia más comunes y sus síntomas, debes saber que no son las únicas. Por ello, cuando se trata de diagnosticar el origen del malestar, es fundamental contar con la opinión de un especialista. Entre los otros tipos de lumbalgia están:

  • Lumbalgia de tipo mecánico.
  • Las asociadas a neoplasias primarias y secundarias.
  • Relacionadas con infecciones.
  • Lumbalgias inflamatorias.

Entre las principales lumbalgias mecánicas se encuentran los esguinces y la degeneración de los discos vertebrales. En lo que respecta a las neoplasias primarias y secundarias, estas se deben a una vértebra desplazada o un estrechamiento vertebral.

En otro caso, las relacionadas a infecciones se deben a problemas con los órganos cercanos a la columna vertebral. La causa puede encontrarse en el aparato gastrointestinal, renal o genitourinario. En cambio, entre las causas de las lumbalgias inflamatorias se encuentran la prostatitis y la endometriosis.

Correctas posturas para evitar el lumbago

Debido a que las de tipo mecánico se deben a torceduras, malas posiciones y movimientos, son las más comunes. Una de las primeras herramientas con las que cuentas antes de buscar cómo tratar la lumbalgia es cómo prevenirlas.

En primer lugar, los hombres deben evitar sentarse con la cartera en el bolsillo trasero del pantalón. Esto les hace inclinarse hacia el otro lado generando presión en un lateral de la espalda baja. Como consecuencia, se experimenta el terrible dolor que se conoce como síndrome de la billetera.

Siéntate al fondo de tu silla y no al borde. Es un mal hábito que solo trae como consecuencia una molesta lumbalgia. Es necesario apoyarnos en el respaldo para balancear todo el peso en toda la estructura lumbar.

Entonces, la postura correcta es:

  • Hombros hacia atrás.
  • Pies apoyados en el suelo.
  • Brazos en posición relajada.
  • Espalda recta.

Ejercicios para disminuir el lumbago

Aunque no los creas, ciertos movimientos pueden aliviar la sensación de dolor punzante de este padecimiento. Lo mejor de este tratamiento es que da buenos resultados ante cualquier tipo de lumbago. Conoce cómo tratar la lumbalgia con ejercicios con nuestros consejos.

El primer ejercicio que te recomendamos es apoyar las manos en el suelo tomando como referencia la distancia entre los hombros. Haz lo mismo con las rodillas y sepáralas a la distancia de las caderas. Entonces, encorva la espalda hacia arriba y luego hacia abajo lentamente.

Ejercicio combinado

En la misma posición, levanta suavemente el pie derecho y la mano izquierda a la vez. Bájalos y alterna con el otro lado. Estos movimientos relajan la columna vertebral y alivian la presión entre las vértebras.

También practica otros ejercicios como las planchas frontales, la elevación de la pelvis, o el estiramiento del dorso lumbar. Estos fortalecen la parte baja de la espalda para que le digas adiós a la dolencia.

Remedios caseros para el lumbago

Ahora bien, además de las compresas frías y calientes que te mencionamos, cuentas con otras alternativas caseras. Estos remedios hechos en casa disminuyen el dolor de lumbago en cuestión de pocos pasos.

Leche y col

Para comenzar, deja reposar una hoja de col en leche fría. Esta es una verdura que absorbe rápidamente la temperatura del líquido. Colócala sobre la zona adolorida de la espalda por un lapso de 15 minutos. Después báñate con agua tibia para intercambiar temperaturas.

Jengibre

Si el dolor es inflamatorio, entonces te vendrá bien tomar una infusión de jengibre dos veces al día. Solo usa 5 gramos en 125 ml de agua en cada dosis.

Masajes relajantes

cómo tratar la lumbalgia y el área afectada
Una actividad sencilla relajará el área con dolor.

Por otra parte, si te gustan los masajes, entonces regálate uno con aceite de ruda, cola de caballo o romero. Te relajarán casi al instante y lograrán desinflamar el área con bastante efectividad. Con estos consejos, ya sabes cómo tratar la lumbalgia fácilmente desde casa.

Te puede interesar: Cómo reafirmar los glúteos con ejercicios divertidos