Cómo tener un vientre plano con unos sencillos ejercicios


Con el comienzo del nuevo año solemos hacer balance de cómo ha transcurrido el año y si hemos conseguido nuestros objetivos, marcándonos una serie de propósitos para el nuevo ciclo que empieza. Si uno de tus propósitos es mejorar la figura y estás interesado en cómo tener un vientre plano hay tres factores que debes tener en cuenta: una alimentación adecuada para conseguirlo, realizar ejercicios que se centren en esa zona del cuerpo y llevar una vida saludable, evitando vicios perjudiciales y dejando de fumar.

Si estás cansado de hacer abdominales y que el único resultado sea dolor de espalda (por no hacerlos de forma correcta), te vamos a explicar tres ejercicios que podrás hacer en casa para ayudarte a cómo tener un vientre plano en los que aunque se trabaja mucho la zona abdominal son más intensos y sencillos de realizar.

Para tener un vientre plano hay que tener en cuenta diversos factores
Los mejores consejos sobre cómo tener un vientre plano radican en la alimentación, el ejercicio y hábitos sanos

Cómo tener un vientre plano con ejercicios

A continuación te vamos a explicar una serie de ejercicios que podrás realizar sin salir de casa. Solo necesitarás una colchoneta o toalla donde realizarlos para no estar directamente sobre el suelo y ropa adecuada para hacer deporte, que aunque no salgamos a la calle llevar un vestuario adecuado nos ayudará a que transpire mejor el sudor y hacer mejor los ejercicios. Y aunque los ejercicios sean en el suelo es preferible llevar zapatillas de deporte, si los hacemos descalzos los pies podrían sufrir.

Para empezar no te exijas demasiado. Puedes comenzar realizando una única repetición de cada ejercicio e ir aumentando progresivamente. Si después de probarlos todos se te ha hecho corto, realiza uno o dos ciclos más. Por otro lado si no consigues terminar el ciclo o no puedes hacer todas las repeticiones, puedes darte un descanso más largo y media hora después o en otro momento del día volver a intentarlo. Más que machacarte el primer día y al siguiente no poder ni reír es mejor cada día exigir un poco más, márcate un ritmo real y factible. Y recuerda que tan importante como saber qué hacer para lograr nuestros objetivos es tener constancia y fuerza de voluntad.

Ejercicio 1: La plancha

Para este primer ejercicio nos ponemos boca abajo sobre una colchoneta o toalla apoyándonos sobre los codos, que estarán en un ángulo de 90 grados a la altura de los hombros, y las piernas separadas. Vamos a levantar el cuerpo teniendo como apoyo la punta de los pies, que siguen separados y los codos. Procura estar lo más recto posible ya que el trasero tenderá a ir hacia arriba, haciendo forma de pirámide, y no sería efectivo. También ten en cuenta que la espalda no haga curva para no lesionarnos. En esta posición nos mantenemos, teniendo el abdomen apretado todo el tiempo, durante veinte segundos y descansamos otros veinte segundos.

Realizar bien los ejercicios es fundamental
Una correcta forma de hacer los ejercicios es indispensable en cómo tener un vientre plano y trabajar todos los músculos implicados

Ejercicio 2: Plancha balanceada

Este ejercicio es una variación de la plancha anterior. En la misma posición, vamos a a realizar un balanceo hacia adelante y hacia atrás apoyándonos en codos y la punta de los pies. Un balanceo consiste en realizar el movimiento completo, vamos a hacer 50 repeticiones y descansamos veinte segundos.

Después de ese descanso volvemos a la misma postura y esta vez nos balancearemos hacia los lados, intentando que los brazos y la cabeza se mantengan en el sitio, y sea la parte inferior la que se mueva y realice el trabajo. Recuerda tener todo el tiempo el abdomen apretado. De nuevo 50 repeticiones y descansar veinte segundos.

Ejercicio 3: Plancha con rodillas

Para este ejercicio tomaremos una posición similar a las anteriores de plancha pero con los brazos estirados. Nos vamos a apoyar sobre la punta de los pies, en este caso juntos, y ponemos la palma de las manos separadas a la altura de los hombros. Durante todo el ejercicio mantendremos el abdomen apretado y estaremos muy rectos; puede parecer repetitivo que lo digamos a cada uno de los ejercicios pero es sumamente importante tanto para ver buenos resultados como para evitar hacernos daño.

En esta posición vamos a flexionar las rodillas, de forma alterna, y las llevamos hacia el pecho todo lo cerca que podamos, por debajo del cuerpo. Lo vamos a hacer 25 veces con cada pierna.

Si te cuesta mucho realizar este ejercicio con los brazos extendidos puedes hacerlo apoyándote sobre los codos como en las planchas anteriores.

Puedes conseguir tu vientre plano de en sueño con perseverancia y las pautas correctas
Cómo tener un vientre plano de forma real siguiendo unos sencillos pasos y teniendo constancia

Descubre otros modos de tener un vientre plano y consigue tus objetivos.

Te recomendamos: Cómo tener un vientre plano según tu alimentación