Cómo disfrutar del sauna para potenciar sus beneficios sin riesgos


Dentro de los servicios del spa contamos con el suplemento del sauna. Una práctica muy saludable que aporta muchos beneficios al cuerpo entero. Sin embargo, se debe saber cómo disfrutar del sauna para que no se convierta en un peligro para nuestra salud.

El ambiente de spa nos invita a relajarnos y el sauna es parte de ello con un aporte extra de desintoxicación. Pero existen ciertas reglas que debemos cumplir para no abusar del calor y someter a nuestro cuerpo a una situación de riesgo para nuestra salud.

6 Beneficios que aporta una sesión de sauna

No es casualidad de que el sauna sea uno de los servicios ofrecidos por el spa. El placer de una sesión de sauna tiene grandes beneficios, aquí te contamos algunos de ellos.

Desintoxicación del organismo

Una sesión de sauna es sumamente beneficioso para desintoxicar nuestro cuerpo, por la apertura de poros que se produce como reacción al calor. Por eso, lo primero que notamos es la transpiración.

Piel limpia

Luego de una sesión de sauna nuestra piel estará limpia y preparada para recibir las propiedades de excelentes cremas. Especialmente si son colocadas a través de un masaje.

Pérdida de líquido

Una de las maneras más eficiente de eliminar toxinas es mediante la transpiración, y esto se puede lograr rápidamente mediante una sesión de sauna. Además, de la eliminación de toxinas, se produce una gran pérdida de líquido, por lo tanto, el sauna también tiene un efecto diurético. Ayudándonos a adelgazar, especialmente si tenemos retención de líquido

Dilata bronquios, arterias y venas

El calor también provoca que las venas y arterias se dilaten, activando la circulación sanguínea, lo que ayuda a regular la presión arterial. Esta práctica también es muy buena para los bronquios, puesto que ayuda a dilatarlos.

Cómo disfrutar del sauna

Descontracturante

Como terapia el sauna alivia los dolores con contracturas puesto que el calor logra relajar con mayor rapidez las tensiones musculares por estrés o ejercicios. El alivio del dolor sumado a una mayor producción de endorfinas hace que nuestro humor cambié rotundamente.

Ayuda a descansar mejor

Sentir el cuerpo totalmente relajado también nos ayudará a descansar mejor. Por lo tanto, los beneficios que una sesión de sauna aporta a nuestro organismo son muy valiosos.

Peligros encerrados en el sauna

Con tantos beneficios, es muy probable que pensemos en pasar un buen rato dentro de él y con la mayor frecuencia que podamos. Sin embargo, eso no es posible, porque los beneficios tienen la misma magnitud que los peligros.

Los mayores peligros que corremos en una sesión de sauna se debe al calor al que nos exponemos. La temperatura del interior de un sauna puede estar en el rango de 80º a 100ºC. Con una temperatura tan alta, seguramente estarás pensando en cómo es posible que tu piel no se queme.  Eso se debe a la poca humedad que hay en su interior. El calor seco disminuye los riesgos de quemarse la piel.

Sin embargo, esta situación puede provocarnos una deshidratación o la suba de presión a niveles muy peligrosos. Por lo tanto, no se recomienda por ningún motivo tomar dos sesiones en el mismo día. Como máximo pueden ser dos sesiones por semana.

La excesiva transpiración puede causar una pérdida de líquidos tal que logre espesar la sangre. Esta situación puede generar problemas cardíacos, especialmente si se tienen antecedentes de hipertensión.

La fertilidad también está relacionada con el calor del sauna, puesto que la exposición al calor por mucho tiempo puede provocar que disminuya tanto la cantidad como la calidad del semen en los hombres. Y en las mujeres, las largas sesiones pueden provocar la interrupción de la ovulación y causar hemorragias menstruales.

Cómo disfrutar del sauna sin correr ningún riesgo

Lo primero que debemos tener en claro es que el sauna no es para todos. De hecho, no se recomienda para niños ni para embarazadas. Ante cualquier duda, siempre conviene preguntar a su médico de cabecera cuánto de beneficioso sería para ti, tomar una sesión de sauna.

Cómo disfrutar del sauna

Si te lo recomienda, pues adelante, porque se trata de una sesión placentera que aporta muchos beneficios a nuestra salud. Además, ya conocemos los peligros que encierra, así que ya estamos preparados para potenciar sus ventajas con los consejos de cómo disfrutar del sauna de una manera segura.

Espera una hora después de comer para ingresar al sauna

Una de las precauciones es no entrar a una sesión de calor con el estómago repleto, trata de esperar al menos una hora después de comer para disfrutar del sauna. Tampoco es conveniente entrar si te sientes muy agotado.

Tómate una ducha antes de iniciar la sesión

Una manera de evitar el shock de temperatura en nuestro organismo, es tomar una ducha con agua tibia antes de entrar al sauna. Así comenzamos la sesión con la piel húmeda y limpia. Como el aire caliente sube, es conveniente permanecer en los bancos inferiores hasta transpirar por al menos 10 minutos.

Luego de ese tiempo, conviene salir y darse una ducha con agua que no esté muy fría, para no ofrecer un golpe fuerte de temperatura al organismo. En este momento lo que se busca es refrescar al cuerpo. Después puedes volver al sauna en los bancos superiores durante unos 10 minutos más.

Ahora sí, tu piel tendrá los poros abiertos, así que puedes aprovechar para darte una ducha con una esponja o manopla exfoliante suave. Así eliminarás todo resto de células muertas y otras impurezas que puedan haber quedado en la piel. Al terminar recuerda ducharte con agua fría, para minimizar los poros.

Aquí encontrarás algunos consejos: Cómo limpiar la piel con resultados perfectos

Todo puede estar en cámara lenta cuando sales

Es totalmente normal sentir que te mueves mucho más lento de lo normal, porque la presión baja y tus músculos están súper relajados. Así que no te preocupes, camina lento y tómate todo el tiempo que necesites para recuperarte.

Nunca debes intentes realizar ejercicios, al salir de una sesión de sauna, la idea es relajarse.

Recupera el líquido perdido

Recuerda que durante la sesión de sauna se pierde mucho líquido, así que es importante recuperar líquidos, bebiendo agua de a pequeños sorbos. También puedes probar las bebidas isotónicas.

Con estos consejos de cómo disfrutar del sauna podrás sentir una sesión segura con muchos beneficios extras.