Bioestimulación: Una técnica que ayuda a regenerar el colágeno natural


La bioestimulación es una solución para recuperar el colágeno natural y está revolucionando a los tratamientos antiage. Porque existen nuevas técnicas que no so invasivas y ayudan al organismo a volver a producir colágeno.

¿Para qué sirve el colágeno?

El colágeno es una proteína que se sintetiza en el organismo. Su función no solamente es estética, sino que también interviene en la formación de tejido muscular, huesos y articulaciones.

Con el correr de los años esta producción va disminuyendo, y como consecuencia de ello, surgen arrugas y problemas de huesos, articulaciones y musculares. La máxima producción de colágeno se da alrededor de los veinte años, luciendo una piel firme y tensa.

Pasados 10 años más comienza a disminuir dando signos de flacidez que se van acentuando a medida que pasan los años. La falta de colágeno también afecta a los músculos aumentando el riesgo de sufrir lesiones, además de pérdida ósea y dolor articular.

Para activar la síntesis natural del colágeno se recurre a la activación del fibroblasto. Por lo tanto, si existe alguna manera de que el cuerpo vuelva a sintetizar colágeno se logra rejuvenecer todo el cuerpo.

Bioestimulación

Alternativas de tratamientos estéticos

Las únicas opciones que se encontraban como tratamientos estéticos eran las cirugías estéticas y la aplicación de bótox. Ambas técnicas endurecen las facciones, dando lugar a una apariencia plastificada.

Con la bioestimulación los resultados son muy diferentes y se encuentran dentro del grupo de los tratamientos no invasivos. Dentro de esta categoría se encuentran los dispositivos que utilizan energía, tales como láser, radiofrecuencia o ultrasonidos.

Otra técnica de bioestimulación es la técnica de inyectables compuestos por ácido hialurónico y toxina botulínica.

Actualmente existe una novedosa técnica que no utiliza agujas, por lo tanto, es un tratamiento estético no invasivo. En su lugar se utiliza un jet de aire de alta presión. Además, el contenido que se trata de introducir en la piel es una mezcla de ácido hialurónico con vitaminas y minerales.

¿Qué es la bioestimulación?

La bioestimulación sigue un procedimiento estético muy sencillo. Se extrae de 20 a 40 mm de sangre a la persona que se va a realizar el tratamiento. Esa muestra se guarda con un anticoagulante para centrifugarla y obtener de ella el plasma rico en plaquetas de crecimiento.

El material es colocado en el rostro en diferentes zonas donde el rostro haya perdido flacidez o hayan aparecido arrugas, para que la piel retome su juventud. Como dicho material proviene del mismo paciente, no presenta problemas de toxicidad ni de alergias.

¿Dónde se puede aplicar?

No solamente se aplica al rostro, también se puede aplicar en la zona capilar para favorecer al crecimiento del cabello. Y en cualquier parte del cuerpo que muestre signos de envejecimiento.

Para realizar el tratamiento no se requiere internación, puesto que la invasión es mínima.

¿Quiénes pueden tratarse con bioestimulación?

Las personas que sean mayores de 30 años que deseen evitar la aparición de signos de envejecimiento en su rostro, pueden tratarse con esta técnica. En casos de embarazo o de tener alguna enfermedad en la sangre, es mejor consultar con un médico antes de realizarla.

Bioestimulación no invasiva

Existen varios tipos de tratamientos que ayudan a rejuvenecer la piel y no son abrasivos.  A continuación, te contamos cuáles son las opciones que tienes para aportar juventud a las células de todos los tejidos.

Thermage

Una técnica no invasiva que sigue vigente por su eficiencia es Thermage. A través de una sesión de radiofrecuencia que dura una hora se logra activar la producción de colágeno. Logrando tensar la piel y disminuir la aparición de arrugas.

Esta técnica utiliza el efecto frío y calor para contraer el tejido y remodelar el colágeno y elastina. Las sesiones no son dolorosas y con una sesión cada dos años es suficiente para lucir una piel joven.

Ultrasonido microfocalizado

Dentro de las técnicas rejuvenecedoras no invasivas se encuentra el ultrasonido microfocalizado a las zonas donde realmente se necesita una mayor producción de colágeno y elastina. Se puede utilizar en todo el rosto.

Jet de aire

Existe un nuevo método que no involucra agujas, se aplica con un jet de aire de alta presión, que genera un microtrauma para la penetración del material que reactivará la formación de colágeno.

Bioestimulación

Nano fat y micro fat

En cuanto a tratamientos de belleza no invasivos existe una nueva técnica que todavía está en estudio. Se trata de extraer material graso de la parte interna de las rodillas e incorporarlas en el rostro.

El objetivo es aprovechar las propias células madres procedentes del tejido adiposo del mismo paciente. 

Rellenos rejuvenecedores

La mezcla utilizada como rejuvenecedor consiste en ácido hialurónico, vitaminas y minerales. Generalmente se aplica en las líneas de expresión como las comisuras y para suavizar algunas cicatrices.

Esta tecnología es reciente y estimula la formación de colágeno desde el interior de la piel. En cuanto a la cantidad de sesiones, se recomiendan tres sesiones por mes.

Otro material utilizado como relleno para los pómulos son las microesferas de hidroxiapatita de calcio. Esta sustancia también está en nuestro organismo, por lo tanto, es biocompatible y degradable. Es utilizado en las zonas del rostro donde se ha perdido volumen.

Este tratamiento solo necesita una sola sesión y su efecto dura por un año y medio aproximadamente.

Otra mezcla utilizada por la mesoterapia francesa incluye ácio hialurónico, vitaminas, aminoácidos y minerales. En total tiene cerca de 54 elementos que conforman esta mezcla tienen la propiedad de otorgar textura y luminosidad a la piel.

Beneficios de la bioestimulación

Gracias a las sesiones de bioestimulación se genera un aumento de la síntesis de colágeno. Esto genera grandes beneficios que se pueden apreciar en el rostro y en las zonas aplicadas.

La apariencia de la piel se ve muy beneficiada porque el colágeno favorece a la reestructuración de la piel, además de retraer la flacidez. La piel luce más joven y saludable, puesto disminuye las arrugas y se nota más firme.

Otra ventaja es la disminución de los efectos de la oxidación y de la producción de radicales libres, evitando el envejecimiento.

Lo mejor de los tratamientos de bioestimulación es que aporta grandes beneficios a la piel y a la salud del organismo en general sin producir efectos secundarios. Porque la mayoría de los rellenos utilizados son parte del mismo paciente.

Otros artículos de interés: Cómo mejorar el estado de la piel