Aprovecha los beneficios de la leche de almendras


Sin duda, es un alimento delicioso con una numerosa cantidad de propiedades que favorecen el desarrollo del organismo. La leche de almendras es ideal para el consumo de quienes sufren de intolerancia a la lactosa. Uno de los componentes principales de la leche de vaca.

Consumir este líquido te asegura que no estarás en contacto con conservantes ni aditivos, mucho menos gluten o colesterol. Cabe destacar que contiene calcio, mineral indispensable en cualquiera de las etapas de la vida. Los beneficios que ofrece el consumo de esta bebida son variados y necesarios para el cuerpo.

Leche de almendras y sus beneficios
Su contenido calórico es mucho más bajo que el de otras leches, como la de vaca, arroz o soja.

Leche de almendras y sus propiedades

Tiene consistencia y viscosidad similar a la leche de vaca. Esto significa que puede usarse de la misma manera y aportar un delicioso sabor, nutrientes y vitaminas esenciales. Entre las que destacan las siguientes:

  • Vitamina E, que funciona como antioxidante.
  • Calcio.
  • Vitamina D.
  • Vitamina A.
  • Proteínas.
  • Omega 6.
  • Zinc.
  • Magnesio.
  • Hierro.
  • Potasio.

Su contenido calórico es mucho más bajo que el de otras leches, como la de vaca, arroz o soja. Un vaso contiene apenas 40 calorías y si no se le agrega azúcar, son 30 calorías las que se consumen. Su aporte nutricional puede variar, dependiendo de si su origen es casero o de fábrica.

Beneficios de la leche de almendras

Gracias al contenido de vitaminas y minerales mencionadas anteriormente, la leche de almendras resulta muy beneficiosa. Consumirla diariamente como parte de una alimentación balanceada te ayudará a lucir y sentirte mejor. Estos son los mejores beneficios que obtendrás de esta leche natural:

  • Ayuda a realizar de manera óptima el proceso digestivo.
  • Por ser fuente de potasio, es ideal para tratar vómitos o diarreas.
  • Supera a la leche de vaca en cuanto a su alto contenido de calcio.
  • Sus ácidos grasos mantienen la buena salud del sistema cardiovascular, sobre todo del corazón.
  • Alivia los problemas gastrointestinales, como la gastritis, aportando una mejoría notable a quienes la padecen.
  • Su fibra soluble e insoluble, protege las paredes del intestino y actúa a favor del colon.
  • Regula la absorción de azúcares evitando el exceso de colesterol.  
  • Debido a su contenido de vitamina B2, estimula el crecimiento del cabello y las uñas y, además, hidrata la piel.

Prepara la leche de almendras en casa

Este procedimiento es muy sencillo, además obtendrás una leche de almendras más nutritiva que las que se encuentran en venta. Recuerda que es una buena alternativa y su sabor a almendras es bastante agradable. Te recomendamos preparar la receta en la comodidad de tu casa para evitar que tenga aditivos.

¿Qué necesitas?

  • Leche de almendras (1 taza).
  • 750 ml de agua.
  • 1 rama de canela (opcional).
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional).

Preparación paso a paso

  • En un recipiente hondo se colocan las almendras y se cubren con el agua.
  • Déjalas toda la noche en remojo.
  • Al día siguiente, toma las almendras del recipiente y escúrrelas con cuidado. Entonces, incorpóralas en una licuadora para pulverizarlas.
  • Poco a poco, agrega los 750 ml de agua y comienza a procesar hasta que no queden trozos de almendras.
  • Es momento de colar el líquido.
  • Conserva tu leche de almendras en un envase de cristal en la nevera.
  • Opcionalmente, puedes agregar una ramita de canela dentro del envase para mejorar el sabor y darle un toque diferente.

Tiempo de duración

Cuando se prepara leche de almendras en casa, puede durar dos o tres días como máximo. La leche debe mantenerse en un recipiente de vidrio bien cerrado dentro de la nevera.

Leche de almendras con sus beneficios
Debido a su contenido de vitamina B2, estimula el crecimiento del cabello y las uñas.

Antes de consumir

Pasados unos minutos, es común que el agua y la almendra se separen. Esto no es signo de que algo salió mal. Te recomendamos que agites el envase antes de cada consumo para que retome su consistencia.

La leche de almendras puede consumirse sola, pero también se utiliza en otras recetas. Algunas de las más populares son las de batidos que ayudan en la pérdida de peso.

Batido de leche de almendras y banana para perder peso

No solo ayuda para deshacerse de esos kilos de más, este batido es una excelente fuente de minerales y vitaminas. El contenido de Omega 3 y de grasas saludables encontradas en la almendra aceleran el proceso para quemar calorías. Y eso no es todo, también mejora las funciones del cerebro y la memoria.  

Lee también:CÓMO HACER LECHE DE ALMENDRAS, USOS Y BENEFICIOS

Ingredientes

  • 6 almendras previamente remojadas.
  • 1 banana.
  • ¼ de cucharada de canela.
  • 3 cucharadas de avena.
  • La cantidad de agua al gusto o leche de almendras.
  • Hielo (opcional).

Preparación

  • Mezcla todo en una licuadora. Luego, sirve y disfruta de este delicioso batido que te ayuda a quemar grasas.

Contraindicaciones de la leche de almendras

Aunque esta bebida natural aporta muchos beneficios, puede generar  contraindicaciones que se deben tomar en cuenta antes de su consumo. Este alimento, como muchos otros, debe ser consumido con moderación para evitar cualquier complicación. Evita tomar leche de almendras en estos casos:

Batidos con leche de almendras
Este batido es una excelente fuente de minerales y vitaminas.

Problemas de tiroides

Cuando hablamos de almendras tenemos en cuenta que son bociógenos, lo que implica, ya que contienen elementos químicos totalmente naturales. Esto influye negativamente en los problemas relacionados con la tiroides. Si sufres de alguna de estas complicaciones, te aconsejamos no consumir la leche de almendras.

Niños menores de 2 años

En ningún caso, la leche de almendras debería sustituir a la leche materna con la que se alimenta el niño, pues no es el alimento ideal para el pequeño de la casa. Es importante mencionar que suplir la leche materna o fórmula con ella puede causar desnutrición y complicaciones en su desarrollo.

Incluso, tampoco debe alternarse con la leche materna o la fórmula.
Esto podría ocasionar enfermedades en la tiroides del bebé. La concentración de algunos químicos encontrados en las almendras genera más bocio en los niños que en los adultos.

Por ello, si el niño es menor de 2 años, no es recomendable el consumo de la leche de almendras. En general, es una aliada para quienes desean perder peso y aportar nutrientes a su organismo. Sin embargo, debe consumirse con moderación o podría desencadenar problemas de tiroides y ser contraproducente.