¿Por qué el bebé grande no siempre es más saludable?


Numerosas personas cuando observan un bebé grande y hermoso, exclaman mi hijo es el más lindo de todos, o es el más bello del cunero. Y esto no deja de ser cierto. Si además nacen por cesárea son bebés que llaman la atención de todos, pero ¡No te confundas! la realidad indica que desde el punto de vista de su salud no siempre hay una correspondencia con su apariencia.

Te interesará leer: ¿El peso al nacer de mi hijo tiene relación con su pronóstico de salud?

¿Bebé grande o con demasiado peso es sinónimo de mejor salud?

En numerosas ocasiones las anécdotas y la sobrevaloración rebasa la realidad y no son pocas las personas que hacen referencia a recién nacidos grandes y hasta se sienten orgullosos de tener descendientes o familiares que han tenido bebés grandes.

Los riesgos maternos y fetales aumentan cuando el bebé es grande
Un bebé grande no es expresión de una buena salud

Pero nada más alejado de la realidad, los bebés grandes no son expresión de mejor salud, virilidad o alguna otra cualidad por la que alguien debería  sentirse orgulloso. Por el contrario numerosos estudios demuestran que son vulnerables a enfermedades, lesiones, afectaciones de la madre y hasta repercute en su pronóstico de salud.

¿Qué es un bebé  grande?

En un artículo anterior explicamos lo que era considerado como un bebé con un peso óptimo o adecuado, es aquel que se encuentra entre los 2500 y los 4 000 gramos de peso. Cuando el peso al nacimiento es superior a esa cifra se cataloga como bebé con sobrepeso, bebé grande  o macrosomia.

Numerosos especialistas defienden el criterio de que se reserve el término de macrosomia para los recién nacidos que pesan más de 4 500 gramos. Se estima que menos del 1% de los niños que nacen alcanzan pesos superiores a este límite.

¿Cuáles son las causas de los bebés grandes?

El conocimiento sobre las causas de los bebés grandes no son completamente conocidas, pero se postulan tres grupos de factores vinculados a este hecho:

Factores genéticos

Cuando los padres son grandes es muy probable que el recién nacido sea también grande, pero no siempre se manifiesta desde el nacimiento, pero no hay dudas que la genética  es un factor asociado.

Obesidad materna

La epidemia de obesidad que afecta al mundo y la sobrealimentación son elementos asociados a la aparición de fetos grandes y por supuesto de bebés con sobrepeso.

Se postula que las madres multíparas y con embarazos prolongados tienen más posibilidades de desarrollar el sobrepeso o la obesidad.

Diabetes gestacional

Cuando la diabetes aparece durante el embarazo, o se descontrola en mujeres ya diabéticas, el feto vive constantemente sometido a una hiperglucemia por lo que se afecta el funcionamiento de los tejidos sensibles a la insulina.

Por otra parte los recién nacidos de madres diabéticas tienen una distribución de la grasa diferente y la relación entre los diámetros de cabeza y el abdomen es mayor y esto dificulta la salida de los hombros por el canal del parto.

Repercusión para la madre y el feto de tener un bebé grande

Un aumento del peso al nacer favorece la aparición de factores de  riesgo que pueden provocar daño fetal y maternal y se evidencian en numerosas afectaciones como:

Lesiones del feto

Entre las alteraciones potenciales que se asocian al parto de bebés grandes se encuentran las distocias de hombros. En un estudio desarrollado en los Estados Unido de America en la medida que feto aumentaba por encima de los 3 000 gramos el riesgo absoluto de distocia de hombros se elevaba considerablemente.

De acuerdo a las raíces nerviosas que estén afectadas puede presentarse parálisis del plexo braquial de forma parcial, total, transitoria o permanente.

Las fracturas óseas como las de clavícula, asfixia al nacimiento y un índice de Apgar menor de lo normal son también complicaciones que se pueden presentar en el parto de un bebé grande.

Desproporción entre la cabeza del feto y la pelvis de la mujer, parto demorado y cesáreas

La existencia de la desproporción feto-pélvica es más común en la misma medida que se incrementa el tamaño del feto y contribuye al aumento de las complicaciones del parto y al incremento en las cesáreas por indicación médica.

Un bebé grande ocasiona mayores complicaciones en el parto y en el feto
Se considera un bebé grande cuando su peso es superior a los 4000 gramos

También se aumenta el uso de las manipulaciones durante el trabajo de parto, como el uso de los fórceps y las extracciones más complejas.

Afectaciones para la madre

Todo lo anterior se relaciona con lesiones en el canal del parto, como desgarros vaginales, o uterinos y otras alteraciones del suelo pélvico, así como las hemorragias puerperales.

¿Puedes hacer algo para prevenir las complicaciones de tener un bebé grande?

Después de llegar hasta aquí y darte cuenta de la importancia que tiene tener un recién nacido con peso normal, de seguro te estarás preguntando ¿Puedo hacer algo para prevenir un bebé grande? Aquí tienes algunas recomendaciones:

Atender tu embarazo de forma sistemática con un médico de la familia o especialista que le pueda dar seguimiento al desarrollo de tu embarazo desde las etapas iniciales.

Asesorarte sobre tu peso y el incremento normal durante las diferentes etapas de tu embarazo, con un adecuado programa de alimentación para que aumentes solo lo requerido.

– Controlar la aparición de síntomas de diabetes gestacional, haciendo un diagnóstico y tratamiento oportuno que permita el control de la glucosa en sangre.

– El médico hará una estimación del peso de tu feto mediante las tablas y la ecografía y en caso de que el feto sea grande, deberá establecer una estrategia para la atención y seguimiento del parto o brindarle la opción de la cesárea en los casos que así sea  requerido.

– En general se recomienda que las embarazadas que traen  fetos cuyo peso se estima en más de 4 500 gramos no deban parir por vía vaginal y deben ser sometidas a cesáreas. Si a esta situación se adiciona la diabetes de la madre es más que justificada esta conducta y respaldada por sólidos criterios técnicos.

– Recordar que la cesárea como toda intervención aumenta el riesgo de complicaciones maternas con relación al parto vaginal en cinco veces.

Ser padres es un gran regalo de la naturaleza
Sigue todas las indicaciones médicas para evitar un bebé grande

Y para finalizar una última recomendación…

Traer al mundo un nuevo ser fruto del amor y el cariño,  es una de los mayores regalos que pueda tener una pareja. Prodigarle las atenciones y cuidados que tu bebé requiere es una responsabilidad de la compleja y feliz tarea de ser padres. ¡No escatimes esfuerzos para lograr que un bebé grande no sea un obstáculo para ti y para el!

Te invito a leer: Alimentos prohibidos en el embarazo