Avulsión de dientes permanentes por traumatismo, ¿qué es?


Normalmente los dientes se ubican en las arcadas dentarias, insertados por sus raíces, en unas estructuras óseas denominadas alveolos dentarios. La salida completa de los mismos fuera del alveolo óseo que los contiene llamada también avulsión de dientes permanentes, es una de las posibles consecuencias de los  accidentes por traumatismo o golpes en la boca.

Este tipo de lesión constituye entre el 1 al 16% de las lesiones traumáticas de los dientes permanentes, y en particular los incisivos que se encuentran centrando la arcada dentaria.

La posibilidad de limitar los daños, se relaciona directamente con las actitudes y medidas que se  tomen en el lugar de los hechos. Lamentablemente, el desconocimiento sobre la mejor forma de actuar en estos casos, conduce muchas veces a la pérdida de dientes permanentes, con todas las alteraciones que esto puede acarrear a las personas.  

Las consecuencias son mayores cuando la persona afectada es un niño o un adolescente, que pertenecen precisamente a los grupos poblacionales con  mayor riesgo de sufrir este tipo de traumatismo.

Por todo esto, es importante que prestes atención a la siguiente información que te proporcionamos, más que hablar acerca de las consecuencias de la pérdida de dientes quisiera enfatizar en los pasos o etapas que debes seguir para evitar las nefastas consecuencias, fundamentalmente frente a un accidente con traumatismo que provoca la avulsión de dientes permanentes.

¿Qué son los  dientes permanentes y cuáles sufren avulsión con más frecuencia?

La fórmula dentaria de los seres  humanos adultos está constituida por  32 dientes permanentes. Veinte de estos dientes permanentes, sustituyen secuencialmente en la  boca a igual número de dientes de leche o dientes temporales.

De seguro te motivara conocer más acerca de la composición de la arcada dentaria

Los dientes permanentes comienzan a brotar alrededor de los 6 años cuando por detrás del segundo molar temporal emerge el primer molar permanente, diente muy importante denominado la “llave de la oclusión dentaria”.

En torno a los 7 años deben comenzar a brotar los dientes incisivos permanentes y para los 9 años generalmente se encuentran totalmente brotados los 4 incisivos superiores y los cuatro incisivos inferiores. Este grupo de  dientes, es decir los 8 incisivos, por su ubicación en la región anterior de la boca, son los que presentan mayor riesgo de sufrir golpes que provoquen la avulsión de dientes permanentes.

¿Qué funciones tienen los dientes permanentes y en particular los incisivos?

Las funciones de los dientes permanentes no difieren de las de los dientes de leche. Participan fundamentalmente en la alimentación, el lenguaje, el desarrollo de la cabeza y el cuello y en la estética. En particular los  incisivos son importantísimos desde el punto de vista estético y también para la emisión de los sonidos, la pronunciación de las palabras y la deglución.

Una importante función de los dientes permanentes, algunas veces ignorada o subvalorada, es el mantenimiento del espacio que facilita la ubicación de cada diente en la posición adecuada, para que se produzca el cierre normal de las arcadas dentarias, denominado oclusión dentaria.

Los incisivos permanentes y el riesgo de avulsión
Los incisivos permanentes desempeñan importantes funciones, se ubican en la región anterior de la boca y por ello tienen mayor riesgo de sufrir avulsión por traumatismo

¿Qué hacer ante una avulsión de dientes permanentes por traumatismo?

Ante un accidente que provoque  la avulsión de dientes permanentes por traumatismo se deben seguir los pasos siguientes:

  • Localizar inmediatamente el diente y recogerlo tomándolo por la corona
  • Realizar la limpieza cuidadosa del diente sin friccionarlo. Para ello puede utilizar un trozo de tela limpio impregnado en leche, suero fisiológico o agua hervida. También puede enjuagar el diente con los líquidos mencionados y en ese orden de preferencia.
  • Colocar el diente dentro de su alveolo dentario, llevándolo a su posición normal. A esto se denomina reimplantación.
  • Mantener el diente en su posición haciendo que el niño o adolescente muerda un pañuelo limpio o una torunda de algodón o gasa.
  • Acudir inmediatamente a la consulta del odontólogo más cercana al lugar del accidente.
Diente permanente avulsionado y su reimplante
Un diente permanente avulsionado debe sostenerse por la corona, limpiarse y reimplantarse de inmediato

Mientras antes ocurra el implante, preferiblemente dentro de los primeros 15 a 30 minutos de ocurrido el accidente, mejor será el pronóstico para el éxito en la recuperación del diente permanente.

En ocasiones es imposible lograr la reimplantación del diente avulsionado en su lugar en el momento del accidente.  En este caso, debe impedirse que se seque el diente, es decir, debe mantenerse húmedo. Para ello puede introducirse en un frasco que contenga  un medio líquido o colocarlo bajo la lengua del niño o adolescente, o en el espacio entre  los dientes y el labio denominado surco vestibular. En estos casos debe tenerse mucho cuidado de que no se  trague el diente.

¿Cuál es el medio más adecuado para la conservación del diente permanente avulsionado?

Se han recomendado una gran variedad de medios de conservación a utilizar ante una avulsión de dientes permanentes por traumatismo.   Estos se han evaluado en estudios de laboratorio o en reportes de casos. Entre ellos se encuentran:

  • Productos naturales como la saliva, el agua, la leche bovina en sus múltiples variantes, el propóleos, la clara de huevo, el agua de coco y el té verde, entre otros.
  • Soluciones para el cultivo de células y tejidos. Entre ellas la solución salina balanceada de Hank
  • Productos médicos y hospitalarios que se han desarrollado específicamente para el almacenamiento de órganos. Ejemplo de ello es el denominado  Viaspan® y el  Euro-Collins®
  • Medios de cultivo como el Medio esencial mínimo
  • Soluciones de rehidratación como el Gatorade® y el Ricetral
  • Solución salina, constituida por cloruro de sodio
  • Soluciones para lentes de contactos

A pesar de que las soluciones elaboradas especialmente  para cultivar y almacenar células,  tejidos y órganos serían las más adecuadas desde el punto de vista teórico, en la práctica no es probable que estén disponibles en el lugar donde ocurre el  traumatismo.

Entre los productos que frecuentemente pudieran estar disponibles en el momento y lugar del accidente, se reconoce que la leche total de vaca pasteurizada  es la más recomendada y la que mejor pronóstico proporciona, en  comparación con otras soluciones como son la saliva, el agua o la solución salina.

Además de cumplir una alta disponibilidad y accesibilidad, la leche total de vaca pasteurizada  proporciona condiciones de acidez y  concentración de sales compatibles desde el punto de vista fisiológico con las células que se encuentran adheridas a la raíz y que serán las responsables de fijar nuevamente al hueso alveolar por su otro extremo, permitiendo el éxito de la reimplantación del diente que sufrió la avulsión.

Sin embargo, se continúa buscando la solución que reúna todas las características ideales para la conservación ante una  avulsión de dientes permanentes.

La avulsión de dientes por traumatismo afecta la psiquis de la persona
La sonrisa se convierte en un elemento esencial que se puede garantizar si se trata a tiempo la avulsión de dientes por traumatismo

¿Cuáles son las acciones que realiza el odontólogo ante una avulsión de dientes permanentes por traumatismo?

El odontólogo actuará  en dependencia de las características y consecuencias del golpe o traumatismo, y de las condiciones en que se haya conservado el diente avulsionado.   Se realizarán exámenes clínicos y radiológicos para delimitar el estado de la corona y de la raíz  del diente, así como el   de los tejidos que lo rodean.

Si las condiciones son adecuadas se procederá a la inmovilización del diente y probablemente se indicará  la ingestión de fármacos que tienen propiedades como  antiinflamatorios y analgésicos con el propósito de controlar la inflamación y el dolor consecuencia del traumatismo.

También debe ser necesaria la indicación de antibióticos para evitar la infección del diente y los tejidos que lo rodean. Colocar hielo por fuera de la boca puede ser útil en el control del dolor y la inflamación.

Por otra parte, la alimentación será a través de dieta líquida en las primeras horas y blanda posteriormente, en dependencia del grado de inmovilización de las arcadas dentarias.

Una vez que se comprueba que el diente se ha reimplantado exitosamente, es decir, que no presenta movilidad, ni hay infección o inflamación asociada, generalmente se realizará  el tratamiento radical con la extracción del tejido pulpar del diente, a  lo que  popularmente se le nombra  “extracción del nervio”, para así evitar su cambio de coloración  y la aparición de complicaciones posteriores.

En los casos en que haya ocurrido la fractura de la corona, esta deberá ser reconstruida utilizando los materiales adecuados. Otros procedimientos quirúrgicos más complejos pueden ser necesarios para intentar evitar la pérdida dentaria.

Si no es posible recolocar el diente en su sitio o si la reimplantación no es exitosa, puede presentarse infección, inflamación, reabsorción de la raíz y movilidad del diente, entre otras complicaciones.

En estos casos en los que ocurre la avulsión de  dientes permanentes por traumatismo  es posible que la pérdida dentaria sea inevitable, y el diente deberá ser sustituido a través de  un adecuado tratamiento protésico que sustituya sus funciones en la boca, contribuyendo a mantener la salud física y mental del niño o adolescente.

Más información: ¿Cómo tratar los problemas de salud bucal?