¿Sabes la relación entre la respiración bucal y el asma?


La respiración normal es la que se realiza  a través de la nariz, y es reconocida como respiración nasal. En determinadas ocasiones podemos vernos forzados a respirar por corto tiempo por la boca y esto no deja de ser normal. Pero si la respiración por la boca se produce de manera continuada durante la mayor parte del tiempo,  tanto despiertos como dormidos, entonces estaremos en presencia de una alteración de la función respiratoria denominada respiración bucal.

Más datos: La respiración bucal

Este problema de la respiración bucal se presenta muy frecuentemente en los niños por diversas causas y puede llegar a constituirse en un hábito muy difícil de eliminar.

Con el tiempo, la respiración bucal puede dar lugar o facilitar  diversas alteraciones de la  salud.  Dentro de los problemas de salud que pueden relacionarse con la respiración  bucal se encuentra el asma.

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad en la que se produce inflamación de las vías respiratorias. Puede ser desencadenada por diferentes estímulos que llevan a una constricción de los bronquios, lo que produce  la falta de aire o disnea, la tos  y la sensación de opresión en el tórax, entre otros síntomas.

Hay una fuerte conexión entre la respiración bucal y el asma
La respiración bucal determina que se inhala y exhala el aire a través de la boca

El asma se presenta afectando sobre todo a los niños de forma alarmante y cada vez más con mayor frecuencia.

¿Cuáles son las causas del  asma?

Al parecer, en el desencadenamiento de las crisis de asma juegan un gran papel los alérgenos que se encuentran en el hogar, que incluyen muy frecuentemente a los ácaros presentes en el  polvo, unos insectos muy pequeñitos que aparecen fundamentalmente en colchones y muebles con relleno.

También otros insectos como son las cucarachas, así como  algunos animales-mascotas y otras sustancias ambientales como el polen, pueden contribuir de forma importante a que se desencadenen cuadros asmáticos.

Otros factores incluyen la dieta, determinados medicamentos y ciertas  condiciones del embarazo y parto.

Sin embargo,  se sigue investigando otras posibles causas y dentro de estas se ha encontrado una fuerte conexión entre  la respiración bucal y el asma.

Los inhaladores bucales son una poderosa herramienta para el tratamiento de las crisis asmáticas
Las crisis de asma en personas que sufren de respiración bucal se pueden aliviar mediante los inhaladores bucales

¿Por qué la respiración bucal puede causar crisis de asma?

Lo normal, como hemos visto con anterioridad, es respirar por la nariz. Esto garantiza un adecuado grado de humedad y temperatura en el aire inspirado. Al respirar por la boca el aire no es calentado ni humedecido correctamente lo que  puede dar lugar a que las vías respiratorias se resequen y enfríen. Y esto puede provocar la contracción de los bronquios en personas que padecen de asma.

Otra función importante de la respiración nasal es la filtración del aire que queda liberado de partículas del ambiente como el  polvo. Al respirar por la boca, no se produce esa función de filtración, ya que la boca no presenta las estructuras pilosas encargadas de hacerlo. Por lo tanto, en los respiradores bucales  el aire llega a los pulmones cargado de esas partículas  ambientales, que van a provocar la reacción alérgica que finalmente llevará   a la crisis de asma.

También se ha comprobado que el respirar por la boca durante la infancia puede provocar una disminución de la fuerza de los músculos respiratorios, con afectación de la función respiratoria en la edad adulta. Esto puede influir en la severidad de los episodios de asma.

El asma se puede relacionar con la respiración bucal
Las personas que respiran por la boca pueden padecer de asma lo que limita su capacidad respiratoria

¿Cuál es la causa la respiración bucal?

Existen muchas posibles causas  de la respiración bucal.  Las más frecuentes son las alergias crónicas, el agrandamiento de las amígdalas y de las adenoides, los pólipos en la nariz, la  desviación del tabique nasal y las vías aéreas superiores estrechadas.

Otras condiciones que pueden llevar a respirar por la boca son los  hábitos como la succión del pulgar, el uso excesivo del chupete  o la  insuficiente estimulación de la succión en los lactantes.

Se les brinda importancia prioritaria, en primer lugar a las rinitis alérgicas  por su alta frecuencia,  y en segundo lugar  a la hipertrofia o agrandamiento de las adenoides.

¿Qué hacer para dejar de  respirar por la boca?

Ante este hábito de la respiración bucal, es muy importante acudir al odontólogo lo más tempranamente posible. Este hará una evaluación inicial de las causas y consecuencias de que esté  respirando por la boca. Probablemente indicará algunas pruebas y pedirá también la opinión de otros especialistas, como por ejemplo los que se dedican al diagnóstico y tratamiento de  las alergias (alergólogos) y los especialistas en garganta, nariz y oído (otorrinolaringólogos).

Una vez identificada la causa de la respiración bucal, se podrá elaborar el plan de tratamiento más adecuado a su caso particular. En  muchas ocasiones, incluso al eliminar la causa de la respiración bucal, como esta se ha convertido en un hábito, se requerirá de técnicas de rehabilitación  especiales que restituyan la forma normal de respiración nasal.

Si usted padece de asma y respira por la boca, el tratamiento temprano e integral de la respiración bucal evitará  que esta tenga efectos perniciosos sobre su salud y en particular contribuirá a evitar que sufra de crisis de asma

Conoce más: La respiración bucal