5 trucos para ser más constante en el gimnasio y mejorar tus resultados


Reconócelo: la Operación Bikini te ha pillado un año más. No queremos ser nosotros los que te desalentemos, pero si pensabas perder todos los excesos de Navidad y todavía no has bajado ni un gramo, ya es mejor que pienses en adelgazar a largo plazo en lugar de querer lucir este verano quince kilos menos en la playa. Tampoco es saludable.

Lo mejor siempre es buscar estar en tu peso ideal por salud y por sentirte mejor, por lo que, ¿qué prisa tienes? Puedes disfrutar del cuerpo que deseas el próximo verano, pero para eso debes comenzar ya.

Con esta introducción no queremos desanimarte ni convertirnos en tu peor coach, solo que comprendas la importancia de estar bien por salud y no por estética.

Dicho esto, ¡vamos al gimnasio! Súbete a las máquinas o entra en clases guiadas y motívate. A largo plazo notarás los beneficios y te habrás alegrado de empezar hoy. A fin de cuentas, si nunca empiezas, nunca lo conseguirás, ¿no?

Otros artículos de interés: Recetas saludables para adelgazar

5 consejos para ser más constante en el gimnasio

Ya te hemos convencido de empezar el gimnasio hoy aunque no llegues ya a la Operación Bikini de este año. Ahora queremos ayudarte a que lo incluyas en tu rutina diaria y no lo dejes a la primera de cambio.

Ser constante en el gimnasio no es tan fácil como parece. Exige un esfuerzo para los que no todos tenemos predisposición natural, además de que al final las obligaciones del día a día terminan comiéndonos y de donde solemos recortar tiempo es del gimnasio. ¡Error!

Ve acompañado para ser más constante en el gimnasio:

constante en el gimnasio
Ir al gimnasio acompañado te ayudará a ser más constante y no dejarlo a la primera de cambio.

El factor social te ayudará a ser más constante en el gimnasio. Si vas acompañado tenderás a saltártelo menos que si vas solo, ya que habrás «firmado» un compromiso con la otra persona y te costará más romperlo. Eso sí, es importante que la otra persona también adquiera bien ese compromiso, ya que puede ser precisamente quien te lleve a saltártelo. Si cada día pone una excusa nueva o no está motivado, por favor, cambia de compañía, pero no te dejes arrastrar por él o por ella.

Además, ir acompañado te ayudará también a que las sesiones en el gimnasio se hagan más llevaderas. Aunque cada uno esté concentrado en su actividad, podréis intercambiar impresiones, aprovechar para charlar en el camino de ida y de vuelta o incluso sentir ese apoyo moral que seguro que te hace falta en más de una ocasión cuando estés haciendo ejercicio.

Haz un ejercicio que te guste:

constante en el gimnasio
Elige bien el tipo de ejercicio que practicas para motivarte más y mejor.

Si siempre has odiado correr, ¿por qué lo primero que miras en el gimnasio es la cinta de correr? Te estás equivocando… El deporte puede llegar a ser muy placentero, pero la clave está en disfrutar de la actividad que vayas a realizar. Y no todos tenemos las mismas características, por lo que no te podemos decir cuál es mejor o peor.

Es cierto que hay actividades que son mejores para desarrollar masa muscular, otras más beneficiosas para perder grasa localizada, otras te ayudan contra la retención de líquidos o incluso algunas favorecen la eliminación de ciertos dolores, como el dolor de espalda.

Pero, si eres principiante en el gimnasio y quieres ser constante, el mayor truco consiste en probar diferentes ejercicios y practicar más a menudo aquel que te guste más, con el que más disfrutes y que, te canse más o menos, te mantenga motivo y te ayude a seguir yendo cada día al centro deportivo.

Algunos prefieren las máquinas de sala, otros las clases colectivas, incluso hay quienes prefieren participar en deportes de equipo. Sea como sea, encuentra tu mejor deporte o ejercicio y a por él.

Márcate metas y no quieras conseguirlo todo en un día:

Seguro que esto también lo has escuchado en más de una ocasión. «No quieras conseguirlo todo en un día». Con el deporte es con una de las cosas de la vida que más sucede. Nos apuntamos al gimnasio con la idea de perder peso, de estar más fuertes o ágiles, pero nos venimos abajo cuando, tres días después vemos que no hemos alcanzado las metas, o cuando el primer día sentimos que no es tan fácil como pensábamos y que si queríamos estar corriendo sobre la cinta durante una hora entera, al final solo hemos conseguido correr cinco minutos y el resto del tiempo hemos ido caminando.

No te preocupes, es totalmente normal. Si tienes una mala forma física (no hablamos solo de peso) es muy probable que todo te cueste bastante al principio. Adapta el ritmo a ello y trata de marcarte pequeños objetivos e ir cumpliéndolos. Si cada semana consigues correr durante un poquito más de tiempo (por seguir con el ejemplo de la cinta) o si ves que la báscula va bajando, aunque sea poco a poco, enhorabuena, vas por el buen camino. No tienes ningún motivo para estar desmotivado.

El tipo de gimnasio también influye:

constante en el gimnasio
¿Eres más de máquinas o de clases? La mayoría de los gimnasios ofrecen ambas opciones.

Otro de los trucos para ser más constante en el gimnasio es el tipo de gimnasio al que vayamos, valga la redundancia. Solemos elegir uno u otro en función principalmente del precio, pero hay otros factores que también debes tener en cuenta.

Uno de ellos es la cercanía con tu casa o tu centro de trabajo. Si tienes que hacerte muchos kilómetros o pasarte una hora buscando aparcamiento, ten por seguro que te desmotivarás y te saltarás muchas clases. Sin embargo, si la «logística» es sencilla, acudirás más veces.

Otro punto importante es la variedad de actividades que tenga el gimnasio, la amabilidad de los preparadores físicos y la modernidad de las instalaciones. Hay algunos gimnasios que tienen tablets con Netflix en cada máquina, otros que te permiten seleccionar tus clases a través de una app, otros que tienen unas vistas espectaculares… Visita varios antes de decantarte por uno solo y no olvides que el ambiente que se respire allí es muy importante para conseguir ser más constante en el gimnasio.

No olvides que el ejercicio por sí solo no te va a dar los resultados que quieres:

El último punto que debes tener en cuenta es que, sea cual sea tu objetivo (perder peso, estar más ágil, tener más fuerza…) debes combinarlo con un estilo de vida saludable y una alimentación correcta.

Si quieres perder peso pero cuando sales del gimnasio cenas todos los días una pizza congelada, ya sabes lo que estás haciendo mal; si quieres sentirte más ágil pero te fumas un paquete de tabaco al día después de gimnasio, también.

Ser constante en el gimnasio depende de ti. Ya verás la satisfacción que consigues cuando logres tus objetivos. No será cosa de un día, eso debes tenerlo claro, pero poco a poco, con un buen plan deportivo y sobre todo con tu mejor motivación verás como lo consigues. Eres capaz. ¡A por ello!

Sigue leyendo: Evita las dietas milagro si no quieres tener efecto rebote