5 hábitos perjudiciales que debes desterrar de tu vida YA


Ganar en salud es algo que es un propósito de todos nosotros. O al menos que debería serlo. Hay una serie de hábitos perjudiciales que, consciente o inconscientemente, puedes estar realizando y que el día de mañana te pueden pasar factura.

El estilo de vida que hoy llevemos va a determinar en lo que nos vamos a convertir mañana. Y aunque la filosofía del carpe diem está muy bien y lo de vive el momento es sin duda algo que también debe estar entre nuestras prioridades, vivir el momento no se tiene que convertir en algo destructivo para nosotros.

Recuerda que lo que somos hoy y lo que hacemos hoy nos llevarán al lugar donde estaremos mañana y aunque no lo sepamos, el mañana llega antes de lo que puedes esperar.

Por ello, en este artículo te hemos preparado un listado con 5 hábitos perjudiciales que queremos que cambies hoy mismo.

Otros artículos de interés: Cómo dejar de fumar

5 hábitos perjudiciales que puedes estar haciendo

hábitos perjudiciales Mujer guapa libre sentirte bien

No descansar bien:

A veces creemos que descansar es solo dormir y no. Puedes dormir muchas horas y que no tenga un efecto positivo en tu cuerpo o dormir pocas horas y que sea reparador.

¿Cómo lo podemos saber? Hay dos indicadores básicos para saber si nuestro descanso está siendo suficiente o no. Por un lado, nuestro propio cuerpo nos lo dirá. ¿Te despiertas cansado? ¿Te pasas todo el día necesitando un café? ¿Estás bajo de ánimos sin motivo aparente? ¿Te cuesta hacer actividades simples? Todo esto puede ser resultado de un descanso deficiente. Otra forma de saberlo es gracias a las pulseras cuantificadoras. Estos wearables, que pueden presentarse principalmente en forma de smartbands o smartwatches, nos ayudarán a medir la calidad de nuestro sueño, indicándonos exactamente cuánto hemos dormido y las fases por las cuales hemos pasado.

Si vemos que hay mucho sueño ligero y poco profundo o que seguimos cansados sin motivo aparente te recomendamos que acudas a un médico para que pueda determinar, mediante análisis más exhaustivos, si es posible que haya algo más o la mejor manera de conseguir que descanses bien.

Intenta también seguir una rutina de descanso. Esto incluye marcarte un horario para irte a dormir y para levantarte, evitar las distracciones a última hora y crear un ambiente relajado a partir de una hora antes de dormirte. Esto incluye nada de luces o ruidos molestos. La mejor opción es tumbarte en la cama con una luz tenue a leer algo o simplemente charlar con tu familia.

Comer mal y mucho:

etapa de estrés

A todos nos gusta comer. Mucho. Y además lo que más nos suele gustar en general no es la comida sana, si no que la comida menos recomendable suele ser la que más nos atrae. ¡Cuidado! Puedes darte el capricho de vez en cuando, pero es muy fácil que esta se convierta en una habitual de tu dieta y lo vas a lamentar… No solo por una cuestión de peso (que a lo mejor no lo notas ni hoy ni mañana, pero con el tiempo seguro que se reflejará en tu báscula y en tu peso).

Además, también empeorará nuestra salud: desde colesterol a problemas de huesos, comer mucho y mal no es nada recomendable. Es cierto que en ocasiones nos cuesta trabajo porque no sabemos cómo cocinar los alimentos o cómo preparar recetas ricas y sanas. La solución que te ofrecemos es dedicar un fin de semana completo a hacer un plan nutricional adaptado a ti.

¿Por qué adaptado a ti? Porque solo tú sabes lo que te gusta comer, con lo que vas a disfrutar, el tiempo del que dispones para cocinarlo y el presupuesto que tienes para hacer tus compras de alimentación. Busca recetas y selecciona entre 10-15. Haz una lista de los alimentos que necesitarás. No te olvides también de posibles cenas o meriendas y guárdalo todo en una libreta o en tu iPad. Tú decides dónde pero lo importante es que a partir de este lunes, sin excusas, comiences a comer sano y bien.

No moverte:

Con la rutina se nos puede olvidar algo muy básico pero muy importante: ¡movernos! Sobre todo entre los que tenemos un trabajo de oficina, hay veces que no nos levantamos en todo el día o que simplemente vamos de casa al trabajo en coche y al final del día apenas hemos dado 1000 o 2000 pasos. Esto puede tener unas consecuencias nefastas a medio y largo plazo.

¿Cómo podemos mejorar? De nuevo en un wearable encontrarás un buen aliado. No solo te motivará para que hagas ejercicio, también te avisará cuando lleves demasiado tiempo sin moverte y te enviará alertas para que actives tu metabolismo.

No moverte es uno de los hábitos perjudiciales con más importancia, ya que te causará problemas como sobrepeso, cardiopatías, problemas respiratorios, de huesos, musculares…

Alcohol y tabaco:

razones para dejar de fumar quiero dejar de fumar sin engordar

Si hablamos de hábitos perjudiciales seguro que lo primero que ha venido a tu mente han sido adicciones como el alcohol o el tabaco, ¿verdad? Efectivamente, ambos tienen una incidencia horrible sobre nuestra vida, por lo que te recomendamos que los dejes apartados al 100%.

Hay quien dice que son fumadores y bebedores sociales. Evidentemente, si te fumas un cigarro al mes o te tomas una copa cada 15 días no te va a pasar nada. Pero si lo comienzas a hacer a diario o te das atracones sí que tu salud lo va a notar… Y mucho.

Los efectos del tabaco y el alcohol pueden desembocar en la muerte. No queremos asustarte, solo concienciarte.

No tener una gestión financiera correcta:

Cuando hablamos de hábitos perjudiciales no solo debemos pensar en la salud física. Una incorrecta gestión de nuestro dinero nos puede acarrear serios problemas, también a nivel psicológico. El dinero no da la felicidad, dicen, pero está claro que lo necesitamos para vivir, sea en mayor o menor medida, sin dinero no podemos tener una vivienda, ropa, comida o pagar nuestras facturas.

Una incorrecta gestión financiera es un hábito muy perjudicial tanto para nosotros como para nuestra familia, ya que se verán afectados. ¿Cómo podemos hacerlo? Lo primero, haz un listado de tus ingresos mensuales. Lo ideal es que destines un 50% a gastos para vivir (hipoteca, facturas, etc.), un 20% a ocio y tiempo libres (caprichos, salidas a restaurantes, viajes…), un 20% a inversión (fondos de inversión, bolsa…) y un 10% a imprevistos (multas, electrodoméstico que se estropea…).

Esta proporción está adaptada a todos los bolsillos, ya que no habla de cantidades exactas, si no de porcentajes. Evidentemente, habrá quienes puedan realizarlo y quienes, sin ningún capricho ni extra al que puedan renunciar, se les irá el 100% en gastos. Pero de cualquier modo ten en cuenta que para gastar el dinero lo ideal es repartirlo en estos cuatro pilares.

De esta forma sabrás gestionar mejor tu dinero y por tanto tener un mejor aprovechamiento del mismo que se traduce indudablemente en un mejor aprovechamiento de tu tiempo.

A fin de cuentas, no olvides que lo que hacemos a diario es vender tiempo a cambio de dinero, lo ideal es que este dinero que recibas lo aproveches bien.

Y tú, ¿qué hábitos perjudiciales quieres apartar de tu vida? ¡Cuéntanoslos en los comentarios y podemos realizar una segunda parte de este artículo si te ha gustado!

Sigue leyendo: Cómo hacer ejercicio en casa