5 hábitos de la pandemia que se van a quedar con nosotros para siempre


Nadie esperaba lo que iba a pasar. Y, sobre todo, nadie esperaba que iba a durar tanto tiempo y que nos iba a cambiar tanto nuestra forma de vivir, de relacionarnos con los demás e incluso de trabajar. No descubrimos la pólvora si te decimos todo lo que ha pasado en este año que llevamos viviendo en mitad de una pandemia, pero sí que queremos enfocar otro artículo de otra forma. Porque la pandemia ha traído ciertos cambios que sí vamos a quedarnos, al menos muchos de nosotros y que nos van a cambiar un poco (o mucho) nuestras rutinas. Estos hábitos de la pandemia no son negativos, al contrario.

De todo se puede sacar algo positivo y un claro ejemplo es lo que venimos a contarte a continuación. Tal vez tú todavía no hayas parado a pensar en eso, pero lee lo que tenemos que contarte y verás como no nos equivocamos demasiado. Hay ciertos hábitos de la pandemia que seguiremos llevándolos a cabo una vez que todo esto pase. Porque, en el fondo, nos han enseñado otro modo de hacer las cosas y, oye, no está tan mal.

Sigue leyendo: Todo sobre la vacuna del covid

¿Mascarilla sí o mascarilla no?

La mascarilla es, para muchos, el gran enemigo. Incluso hay muchas personas que se niegan a utilizarlas o que lo hacen a regañadientes, mal colocada o de cualquier otra forma en la que su uso no es lo que deberíamos hacer con ellas. Sin embargo, la mayoría de las personas están descubriendo los beneficios de llevar mascarilla. Este año hay muchos meses resfriados y gripes, algo que está estrechamente relacionado con el uso de estas mascarillas.

¿Significa esto que las llevaremos siempre? No. Pero tal vez cojamos algo de conciencia y las utilicemos en momentos puntuales, por ejemplo, cuando haya una ola de gripe y tengamos que entrar en un transporte público atestado de gente o cuando seamos nosotros los que nos hayamos levantado un poco pachuchos y no queramos contagiar a los demás. El uso de las mascarillas, bien empleado, puede traernos muchos beneficios tan solo utilizándolas algunos días al año. Por si acaso, no tires esa colección de mascarillas de tela que tienes en casa. Recuerda, eso sí, que todas las mascarillas que compres deben estar homologadas. Sentimos decirte que las que tú haces en casa no sirven para protegerte ni proteger a los demás.

Acné por usar mascarillas

Lavado de manos: Otro de los hábitos de la pandemia que ya no olvidaremos

Todos hemos tenido un padre, una madre, un abuelo o una abuela que, desde que éramos pequeñitos, ponían especial hincapié en que nos lavásemos las manos al llegar a casa o antes de comer. Y también todos hemos tenido nuestra etapa rebelde de no querer hacerlo. ¡Ay, amigo! Cuanto te acuerdas ahora de eso, ¿verdad? Ahora, para la mayoría de nosotros, es impensable entrar en un comercio y no echarse gel hidroalcohólico, o llegar a casa y no lavarse las manos inmediatamente.

Hemos tomado una mayor conciencia de la higiene personal y sobre todo del modo en el que se transmiten ciertas enfermedades y ya hemos aprendido e interiorizado a base de bien que, lavarse las manos es un gesto que exige muy poco trabajo pero que nos puede ayudar muchísimo a tener una buena salud y a protegernos de los agentes externos. Sobre si llevaremos en el bolso una botellita de gel hidroalcohólico como hasta ahora hacemos, está por ver, esto si es uno de los hábitos de la pandemia que creemos que, poco a poco, puede ir cayendo en el olvido, aunque sin duda sea muy práctico y no cueste ningún trabajo hacerlo.

Comer mejor para cuidarnos más: Uno de los mejores hábitos de la pandemia

En esta pandemia la prioridad total y la mayor preocupación ha sido la salud. Y también por esto se ha experimentado un aumento de la compra de comida saludable, como un guiño a nuestro cuerpo para proteger mejor sus defensas, reforzar el sistema inmunitario y, en definitiva, estar más fuerte para tratar de ganar la partida a posibles enfermedades que pudieran tratar de atacarnos.

Consumir más frutas, más verduras, más hortalizas, más pescados, más carnes saludables y, en definitiva, más comida real y menos ultra procesados es un acto que muchos de nosotros hemos interiorizado en esta pandemia. Porque todo suma. Y porque, aunque comer bien no te va a evitar que cojas o no el virus con un cien por cien de efectividad, lo cierto es que estar más sano ayuda y al final todo suma. Si tú todavía no habías reparado en la importancia de una buena alimentación, aún estás a tiempo de hacerlo. Los peligros no se acaban cuando se termine la pandemia y lo importante es que te preocupes por cuidarte, hoy y siempre.

Comer sano

¿Cambiaremos la forma de saludarnos?

Si eres responsable, seguro que ya no saludas a la gente con dos besos y un abrazo, como hacíamos hasta ahora. Era un gesto muy arraigado en nuestras costumbres, en nuestra forma de vida y así lo expresábamos. Los españoles y latinos éramos muy de “tocar”, de expresar cariño físicamente. Sin embargo, ahora, en plena pandemia, hemos cambiado esto por un saludo con el codo, en el mejor de los casos, o simplemente con un saludo a cierta distancia, sin que llegue a existir en ningún momento contacto físico.

Solo hace falta darse una vuelta por las redes sociales o preguntar a nuestro entorno para ver que no todo el mundo está dispuesto a volver a dar dos besos para saludar a cualquier persona cuando termine la pandemia. A fin de cuentas, se trata de un tipo de contacto muy estrecho, con personas que no siempre son de nuestro círculo más cercano. ¿Se mantendrá el saludo con el codo y pasará a ser nuestra nueva seña de identidad? Está por ver. La cuestión es que, pandemia o no, hagas aquello con lo que te sientas más cómodo en todo momento, ya que si bien es cierto que el covid no estará entre nosotros (o eso esperamos), pero sí que hará otros asuntos que, ahora que sabemos cómo evitarlos, tenemos en nuestra mano reducir las posibilidades de que nos ataquen, como resfriados o gripes.

Teletrabajo: Por fin una realidad gracias a estos nuevos hábitos de la pandemia

Hasta hace poco más de un año, el teletrabajo era el gran desconocido de nuestros días. Las personas que teletrabajan se enfrentaban día sí día también a miradas de incredulidad e incluso a acusaciones de que “eso no es un trabajo”. Ahora, el teletrabajo ya es conocido por todos y se ha demostrado que se puede desempeñar cierto tipo de profesiones sin ningún problema desde casa o desde cualquier otro lugar remoto.

Además, cada vez es más frecuente también en ciertos procesos de selección que las empresas ofrezcan la opción de teletrabajar 100% o fórmulas de teletrabajo mixto como incentivo para reclutar a nuevos empleados. El teletrabajo tiene muchos beneficios y por fin, como sociedad, los hemos podido conocer. Algo que, estamos seguros, que seguirá cambiando nuestra forma de trabajar. O mejor dicho, tal vez ya la haya cambiado.

¿Tú qué opinas de todo esto?

Otros artículos de interés: Consejos sobre el teletrabajo