3 recetas de legumbres que te quitarán el frío de una cucharada


Las legumbres han formado parte de nuestra alimentación desde hace cientos de años. Su alto contenido en fibra y proteína las convirtieron en un indispensable en nuestra cocina. Aunque con ellas se pueden hacer múltiples platos, la forma más tradicional de elaborarlas es en potajes y cocidos, típicos de la temporada de invierno. Tienen gran poder saciante y su coste de elaboración no es elevado, lo que hizo que se convirtiera en un básico de cualquier cocina, desde la más humilde a la más pudiente. Por todo eso, en esta ocasión te traemos 3 tradicionales recetas de legumbres que te ayudarán a combatir el frío de una forma muy sabrosa.

aprende a preparar: ensaladas de legumbres

Recetas de legumbres que son toda una tradición

Legumbres en vaina
En esta ocasión te traemos 3 tradicionales recetas de legumbres que te ayudarán a combatir el frío de forma económica y muy sabrosa.

Potaje de lentejas

Como no podía ser de otra forma, empezamos con una receta de lentejas. Es conocido que las lentejas son una gran fuente de hierro, pero no lo es tanto en que ese hierro no es fácil de asimilar. Para favorecer su absorción lo mejor es acompañarlas con un alimento rico en Vitamina C. Con una ensalada de naranjas combina a la perfección.

Hay varias formas de preparar un rico potaje de lentejas, con sofrito o sin él, con morcilla… Te voy a explicar como siempre se ha hecho en mi casa, que es muy sencillo de preparar y muy sabroso de comer. Vamos con el plato:

¿Qué necesitamos?

  • 1/2 kilo de lentejas
  • 1 cebollas grandecita
  • 2-3 zanahorias
  • 1 tomate
  • 200 gr de espinacas
  • 1 berenjena
  • 1 ñora (pimiento seco)
  • 4 chorizos
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 hoja de laurel
  • Sal
  • Aceite de oliva
Lentejas blancas
Las lentejas son una gran fuente de hierro que nuestro organismo agradecerá

¿Cómo lo preparamos?

En primer lugar debemos poner la noche anterior las lentejas en remojo con abundante agua. Ahora puedes encontrar en el supermercado un tipo de lentejas que no necesitan ponerlas en remojo la noche anterior. Si eres despistado te pueden sacar de un apuro, pero personalmente las de toda la vida me gustan más.

Preparamos las verduras. Lavamos las zanahorias y la berenjena. Las zanahorias las pelamos y troceamos en rodajas, las berenjenas solo estarán troceadas en cuadraditos. Si quieres puedes quitarle la piel a la berenjena también, yo se la dejo. Al tomate solo le quitaremos el tronquito que lo une a la rama y la cebolla la pelamos. Lavamos y reservamos. La cabeza de ajos la pondremos entera, pero sí le vamos a quitar la piel exterior.

A continuación cogemos la olla exprés y echamos las lentejas escurridas (ese agua se desecha) y encima ponemos las verduras troceadas y el tomate, la ñora, la cebolla y la cabeza de ajos enteros. Añadimos los chorizos y la hoja de laurel. Cubrimos de agua a ras de las verduras, echamos sal y tapamos la olla. Ponemos al fuego y, cuando empiece a dar vueltas, dejamos 20 minutos.

Guiso de lentejas
El potaje de lentejas es de las recetas de legumbres que más prepararás

Cuando podamos abrir la olla retiramos la cabeza de ajos, que la desecharemos (aunque hay a quien le gusta comerla). Por otro lado, sacaremos el tomate, la cebolla y la ñora, que pondremos en un vaso de batidora con un chorreón de aceite de oliva y batimos bien. Incorporamos esta pasta a las lentejas. Sacamos también los chorizos, cortamos en rodajas y volvemos a echar. Mezclamos todo y damos un último hervor, corrigiendo de sal si fuera necesario.

Recetas de legumbres: Fabada asturiana

A pesar de la creencia popular, las alubias tienen mucho más hierro que las lentejas y aportan muy pocas calorías.

¿Qué necesitamos?

  • 350 gr de alubias
  • Panceta de cerco
  • 1 chorizo
  • 1 morcilla
  • Lacón
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • Agua
  • Sal
  • Pimentón dulce
Alubias
En las recetas de legumbres no podían faltar las alubias, además contienen mucho más hierro que las lentejas

¿Cómo lo preparamos?

Lo primero es dejar las alubias en remojo con agua fría la noche anterior al cocinado. Cuando vayamso a comenzar la preparación, escurrimos bien las alubias desechando ese agua. Las pondremos en una cazuela con agua fría (nueva), que las cubra unos dos dedos, y las cocemos. Se formará una espuma en la superficie del agua, ve quitándola con ayuda de una espumadera o una cuchara.

Cuando no salga más espuma, añadimos el diente de ajo, la cebolla pelada pero entera, el chorizo, el tocino, la morcilla y el lacón. Ya comenzará la cocina a impregnarse de olores.

De vez en cuento deberás añadir agua fría a la olla, al menos tres veces. Con eso conseguirás que la cocción se pare y vuelva a empezar. Añade también sal y pimentón dulce, que le dará al caldo color y sabor. Prueba de vez en cuando para comprobar que el punto de sal es correcto y corrige si fuera necesario.

plato de alubias
La fabada asturiana es de las recetas de legumbres que más tarda en cocinarse, pero el resultado es inmejorable

Deja cocer unas tres horas para conseguir una auténtica fabada asturiana.

Recetas de legumbres: Cocido madrileño

El cocido es un plato que tiene su propia versión dependiendo de la región en la que nos encontremos. En este caso el protagonista será el cocido madrileño, que tiene como protagonista los garbanzos y el repollo.

¿Qué necesitamos?

  • 1/2 kilo de garbanzos
  • Medio repollo
  • 1/2 kilo de zanahorias
  • 1/4 de gallina
  • 6 patatas
  • 1/2 kilo de morcillo de ternera
  • 1 chorizo
  • 2 huesos de caña
  • 1 morcilla
  • 1 punta de jamón serrano
  • 200 gr tocino veteado
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de perejil picado
  • Sal
  • Aceite de oliva

¿Cómo lo preparamos?

La noche anterior pondremos los garganzos en remojo con abundante agua para que hidraten. Vamso a emplear esos garbanzos escurridos, desechando el agua del remojo.

Garbanzos para cocido
Para preparar este cocido, los garbanzos deberán estar en remojo la noche anterior y cocerlos en una red

Para comenzar con el cocido, pondremos en abundante agua la carne, el tocino, la gallina, el jamón y los huesos atados (de este modo no se saldrá el tuétano). Cuando comience a hervir, quitaremos bien la espuma que se cree y añadimos los garbanzos en una red, para que queden recogidos. En el momento en que vuelva a hervir, bajamos el fuego para que se haga en una cocción lenta. A fuego lento estas comidas saben mucho mejor.

Tendremos esta olla cociendo durante 3 horas y media. Cuando llefue dos horas y media, añadimos las zanahorias límpias y cortadas en rodajas. Media hora después echamos las patatas peladas y cortadas en gajos grandecitos.

Por otro lado, mientras se hace el cocido prepararemos el repollo. Lo picaremos muy finito y coceremos a parte, junto con el chorizo. De este modo el cocido tendrá menos grasa. La morcilla también se cuece aparte. Antes de servir se puede saltear el repollo con un ajo picado y freir la morcilla.

Se sirve por separado. Por un lado el caldo calentito, por otro los garbanzos con las verduras y por último la carne con la “pringá”.

Garbanzos en cocido
El cocido madrileño es una de esas recetas de legumbres con identidad propia, que se sirve de forma diferente

¡Más ideas para cocinar! recetas de altramuces